Alejandro Vázquez Cárdenas
Telebasura, nuestra realidad
Martes 30 de Junio de 2015
A- A A+

Primero un intento de definición: telebasura es una forma de hacer televisión caracterizada por explotar el morbo, el sensacionalismo y el escándalo como estrategias de atracción de la audiencia, se define por los asuntos que aborda, pero sobre todo por el enfoque distorsionado al que recurre para tratar dichos asuntos y personajes.
Abundando en la descripción: El término \"telebasura\" viene dando nombre a una forma de hacer televisión caracterizada por explotar la vulgaridad, el sensacionalismo y el escándalo como puntos de atracción de la audiencia.
Las televisoras buscan al gran público, por eso, su programación busca ser \"comprensible\" para la mayoría, así los programas terminan siendo productos de escasa calidad y nula creatividad; viejas recetas de enajenación con información intrascendente y mucho amarillismo.
En un país que no lee, la televisión adquiere el papel de formadora de la opinión pública, obviamente los medios defienden sus propios intereses, sus noticieros, no tan tóxicos como la era Zabludovsky no son todo lo objetivos que pudieran ser. Lamentablemente una gran parte de la sociedad no tiene acceso a otro medio de información, que no sea la televisión y la radio, y una sociedad que no lee es una sociedad de analfabetas funcionales.
Los promotores de la telebasura saben del bajo nivel cultural de la teleaudiencia, su pobre nivel educativo y su gran credulidad y, en su búsqueda de un \"mínimo común denominador\" utilizan cualquier tema de interés humano, político o social para desplegar lo que consideran elementos básicos de atracción de la audiencia: sexo, violencia, sensiblería, humor grueso, superstición.
Bajo una apariencia hipócrita de preocupación y denuncia, los programas de telebasura se solazan con el sufrimiento; con la muestra más sórdida de la condición humana; con la exhibición gratuita de sentimientos y comportamientos íntimos. Son programas diseñados para atraer audiencias a cualquier precio, aun a costa de ofrecer informaciones tergiversadas, inventadas o de ínfima calidad.
La \"telebasura\" la encontramos no únicamente en los llamados talk shows, sino también en los programas que hurgan en la basura de las vidas de protagonistas del espectáculo, de la política y de la llamada \"prensa del espectáculo\" que básicamente son chismes y vacuidades de personajes de la farándula. Los escándalos, sus corrupciones, la promiscuidad sexual, en fin, todo lo que mueva a escándalo y que destaque por su inmoralidad, sus desviaciones, su drogadicción, sus crímenes, son llevados a la televisión y la empresa televisiva que presente mayores excesos y humillaciones en la pantalla es la que obtiene mayor rating. La telebasura es un reflejo de la decadencia social, producto de un sistema mediático sustentado en la vulgaridad y la ganancia a cualquier costo.
Evidentemente las televisoras juzgan como buena la idea promover la ignorancia, la pseudociencia y la superstición, retratan en sus medios un universo que no existe, nos venden uno lleno de visitas alienígenas, de fantasmas, de astrología, de cartas de tarot, de adivinaciones imposibles, de engaños, de mentiras, de pseudomedicina, en suma, un universo inexistente destinado a un público inculto.
Al deseo de aprender, la curiosidad y a la inteligencia de su público la televisión responde traicionando su capacidad para discernir lo que es cierto de lo que no. Con cada reporte de \"visita alienígena\" que transmiten, con cada pseudocientífico con afirmaciones sin evidencias que lo respalden al que dan tiempo aire, con cada charlatán al que le venden espacio demuestran lo siguiente: Que a su televisora sencillamente no le importa el bienestar de su público.
La \"telebasura\" únicamente conduce a la mediocridad, la ignorancia y a la degradación cultural, y francamente no tenemos ninguna necesidad de empeorar nuestra ya de por sí depauperada cultura.

PS. Desagradable y peligroso es que medios periodísticos serios permitan la apología de la violencia y el delito que hacen los amanuenses y voceros de la CNTE.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?