Alejandro Vázquez Cárdenas
¿Cuándo se jodió Michoacán?
Miércoles 8 de Julio de 2015
A- A A+

Retomo un artículo de mi autoría escrito hace ya varios años, básicamente porque observo que cada día que pasa, la problemática en Michoacán, lejos de resolverse, da la impresión de que en varios aspectos tiende a empeorar.
La expresión que da nombre a este artículo es ya un cliché en México, aunque algunos no sepan el origen de esta sentencia. La frase original es: ¿Cuándo se jodió Perú?, y es la pregunta que hace un personaje, Zavalita, al inicio de la novela de Mario Vargas Llosa Conversación en la Catedral. Esta frase da origen a una conversación entre el periodista Zavalita y un antiguo chofer y guardaespaldas de su padre, conversación que va reconstruyendo la vida del Perú durante los años de la terrible dictadura del general Odría.
No hace falta mucho esfuerzo para extrapolar diversas situaciones del Perú de Manuel Odría al México del priismo y del post priismo, sobre todo si hablamos de antidemocracia, fraudes, pobreza, marginación, corrupción e impunidad para los poderosos. Pero lo más triste es que tampoco nos costará mucho trabajo extrapolar algunas situaciones de ese Perú jodido con Michoacán y el desempeño de sus últimos gobiernos.
¿Cambió algo en Michoacán con la alternancia?, la verdad no; continuamos siendo un estado pobre, atrasado, corrupto, con una sociedad que vive de las apariencias y un gran número de parásitos en las estructuras del poder; si acaso el único cambio experimentado ha sido en la educación, pues por obra y gracia de la violenta e indefendible CNTE ya pasamos de estar en los últimos lugares al último lugar absoluto. La Universidad, salvo escasas ínsulas, es apenas una medianía, las Normales michoacanas son una fábrica de agresivos iletrados, las escuelas primarias y secundarias excretan anualmente comaladas de analfabetas funcionales. El común denominador de muchos funcionarios estatales es la mediocridad, pero sobre todo el miedo o de plano la cobardía; la ausencia de autocrítica es total. Hay un vacío de autoridad, por incompetencia y corrupción, que los grupos de la delincuencia organizada se han aprovechado para trabajar cómodamente y a sus anchas.
En la dinámica política no hubo ningún cambio concreto, ni con el PRI, luego el PRD y finalmente el retorno del PRI variaron en algo la corrupción y la ineficiencia. El amiguismo, los compadrazgos, los negocios entre \"cuates\" siguen siendo los engranes de la maquinaria estatal. Todo, absolutamente todo, es lo mismo, sólo cambió el color de las pancartas y los emblemas. Es más, para muchos el retorno del PRI empeoró las cosas pues la corrupción, ya establecida, se institucionalizó.
¿Qué nos espera con el próximo gobierno surgido del PRD? Si somos realistas y hemos visto el historial de este partido en México y Michoacán, podemos asegurar cuando menos una cosa, la violenta CNTE seguirá mandando en el estado, su impunidad continuará y para mayor vergüenza los policías municipales o “fuerza ciudadana” seguirán protegiéndolos por si acaso algún ciudadano llegara a intentar defenderse de la ira destructiva de estos personajes; la CNTE continuará deteriorando la de por sí pésima educación y arruinando el futuro de generaciones completas de niños. En cuanto a la seguridad y el funcionamiento del “aparato de justicia” en el Estado, en eso sinceramente no espero mayores (ni menores) cambios, este problema implica la etología y esa tarea rebasa con mucho los alcances de un gobierno estatal.
Así es que, retomando la pregunta ¿Cuándo se jodió Michoacán? La respuesta es, cuando sus ciudadanos decidieron tolerar a sus incompetentes y corruptas autoridades.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos