Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Morelia
Miércoles 8 de Julio de 2015
A- A A+

Morelia, La Ciudad de las Canteras Rosas; de marchas, plantones y tomas; del comercio ambulante; de las desigualdades extremas; de políticos y partidos que vienen y van; del conservadurismo; de la diversidad sexual; de los baches, basura y ríos atascados, contaminados; de miles de perros y gatos abandonados, en situación de calle.
Claro, Morelia tiene otras caras, agradables muchas, lamentables otras. Los tres partidos grandes la han gobernado, pero en todos los casos sobresalen matices de ingobernabilidad; jugosos negocios, insultantes situaciones de violencia y delincuencia, caóticos desencuentros entre grupos de todo tipo y ciudadanos.
En los últimos 40 años la ciudad creció aceleradamente; transformó rincones, barrios y espacios rurales. Absorbió, pausada o apresuradamente, tierras agrícolas y zonas antes lejanas, emblemáticas algunas, marcando desigualdades en los cuatro puntos cardinales. Planes y programas partidistas han ido y venido.
Sin duda, el presidente municipal electo, de origen políticamente partidista, orillado a prescindir de su militancia panista conservadora, recibirá una ciudad, un municipio que el PRI y el PAN perdieron, el primero por haber cobijado una administración simplona y frívola, mientras el segundo castigó a un militante que finalmente ganó la ciudad.
El caos provocado por marchas, plantones y tomas encabezadas por disímbolos grupos; delincuencia desatada (robos, ejecuciones, asaltos); desatención gubernamental; obras de relumbrón producto de jugosos negocios; desempleo urbano; economía local desplomada; basura incontrolable; mafias peleando el territorio; desencanto turístico.
Son sólo algunos de los problemas que el presidente municipal electo tendrá que enlistar y ubicar en su agenda política. El voto que lo llevó al triunfo no es un cheque en blanco. Si el PRI, con su propaganda de la Morelia de diez que jamás se reflejó en la resolución de problemas ingentes citadinos, hubiese cumplido, hubiese conservado el municipio.
Pero hay problemas graves. Pomposamente se anunció la supuesta renovación de algunas vías importantes (Calzada Juárez, Avenida Periodismo), pero las recientes lluvias nos mostraron que la mentira mediática predominó. ¿Los señores Lázaro Medina y Abud les compensarán cierres, pérdidas, inundaciones a los habitantes de estas zonas?
El señor Lázaro Medina seguirá disfrutando de las mieles del presupuesto público, mientras el señor Abud se retirará a sus negocios privados y su vida privada plena de privilegios, pero los ciudadanos seguirán padeciendo los problemas que ambos no resolvieron. El presidente municipal electo tendrá que remontar sus mediocridades.
Y como cierre emblemático de gobierno, van apareciendo aparentes y apurados negocios privados con recursos públicos; calles, avenidas y calzadas con grietas, sin terminar, con problemas peores o similares por los que se emprendió su supuesta reconstrucción; el servicio de alumbrado público a punto de ser cedido a una empresa privada.
Según diversos medios impresos, pareciera que se busca justificar onerosos gastos, frivolidades (premios patito, eventos deportivos mediocres), nóminas infladas con cuates, ineficacia y uso poco transparente de los recursos públicos. Es la factura de un partido que anunció su retorno con bombo y platillo, y fracasó.
Al igual que el gobierno estatal, el gobierno municipal moreliano tendrá que transparentar el ejercicio público; conformar un equipo de trabajo eficiente, informado y que rinda cuentas; proponer políticas públicas que atiendan los rezagos profundizados, las carencias potenciadas, la inseguridad, el caos de una capital estatal.
Durante la Presidencia Municipal encabezada por el PRI, la apariencia fue la norma, el relumbrón mediático sustituyó al ejercicio público, la frivolidad se aposentó en las oficinas municipales, y predominó la falta de transparencia y la nula rendición de cuentas. Al presidente municipal electo le tocará revertir fracasos, frivolidades e ineficiencia.
Obviedades. 1. El estudio de Oxfam (Gerardo Esquivel Hernández, Desigualdad extrema en México, concentración del poder económico y político, 2015), una organización no gubernamental que combate la desigualdad, es un actualizado acercamiento a los productos y resultados, obscenos y perversos, de más de 30 años de neoliberalismo en México. Mientras el poder económico y político se ha concentrado groseramente en unos cuantos multimillonarios, unas pocas familias, millones de mexicanos apenas tienen para sobrevivir. En ese periodo, el ingreso no sólo perdió su capacidad de compra sino también se convirtió en símbolo de la precarización del trabajo, la salud, alimentación, el bienestar. Michoacán forma parte de esos procesos. Con más del 50 por ciento de sus habitantes en pobreza, una ínfima élite económica se enseñorea sobre miles de michoacanos que apenas tienen para sobrevivir, situación agravada por el crimen organizado que sigue amenazando a los ciudadanos. En Morelia y el estado, las nuevas autoridades tienen, no sólo ejemplos de estas groseras desigualdades sino también de los estragos, presiones y miedos impuestos por la delincuencia. 2. Y como premio a la ineficiencia, ineficacia y falta de transparencia y rendición de cuentas se ordenó hacer extensivo un aumento a mandos medios y superiores del gobiernito de desvergonzados que está a punto de entregar un estado prácticamente colapsado financieramente y por la delincuencia. 3. El Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, AC, publicó un informe que documenta, con información oficial, la cadena de mando de la orden “fue abatir” en el caso de Tlatlaya, donde fueron ejecutados supuestos delincuentes. 4. Según The Washington Post (07/02/2015), la administración del presidente Obama ha iniciado un cambio profundo en su política hacia los inmigrantes indocumentados, enfatizando la importancia de integrarlos a la sociedad estadounidense y no deportarlos, a partir de identificarlos como criminales convictos, amenazas terroristas o de reciente ingreso a Estados Unidos. 5. El flujo de remesas a México de los inmigrantes mexicanos, aunado a la recuperación del empleo en Estados Unidos, mostró mejoría en mayo, al crecer 3.6 por ciento respecto a similar periodo de 2014; son la principal fuente de divisas del país (13.1 por ciento de las generadas por las exportaciones petroleras); el 84 por ciento se concentró en 18 entidades, destacando Michoacán, Jalisco y Guanajuato, además de que el tipo de cambio ha favorecido a los hogares receptores de remesas.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera