Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
¿Es posible un programa del nuevo gobierno?
Jueves 9 de Julio de 2015
A- A A+

El 2015 podría representar una oportunidad para el impulso de cambios importantes en Michoacán, de correcciones y de reformas, que eviten continuar acumulando sus problemas, sus frustraciones y resentimientos, consumiéndose en sus entrañas y teniendo como futuro la resignación.
Los problemas habrá que resolverlos con inteligencia, anticipando lo que debe hacerse, en un ejercicio deliberado de planeación, en tanto voluntad colectiva que se impone objetivos y metas, poniendo en movimiento los medios necesarios y el vigor para su realización.
En Michoacán, por disposiciones legales, el gobierno debe formular un Plan de Desarrollo del Estado, que en la práctica, si acaso, ha tenido un carácter indicativo, de cumplimiento discrecional para los sectores económicos y sociales no gubernamentales y aún, para las mismas instancias públicas, dadas las limitaciones para
otorgar a los planes viabilidad técnica, administrativa y sobre todo financiera.
La época de los planes coercitivos, obligatorios, de cumplimiento forzoso, han pasado a la historia junto con las economías centralizadas. En su lugar, al nivel de las empresas, las rutas críticas, con el señalamiento de metas, actividades, medios y tiempos, han sido suficientes para orientar su crecimiento. En cuanto al gobierno, la identificación de las líneas estratégicas que orientan el conjunto del desarrollo y los programas de gobierno han resultado de mayor utilidad en comparación con los planes generales que resumen un listado de buenas intenciones gubernamentales.
En Michoacán, el Plan de Desarrollo se elabora y aprueba hasta que está constituido un gobierno, disponiendo de un año, el primero de la gestión, para terminarlo y darle vigencia. Esta incongruencia de primero gobierno y después plan, es corregible en la práctica con la integración del Programa de Gobierno, cuyo contenido y formulación se inicia en el curso de las campañas electorales, cuando los planteamientos y demandas de la población son considerados como fuente imprescindible de información y prioridades. Simultáneamente, los eventos de consulta y aportaciones de expertos representan contribuciones importantes en la integración del documento. Finalmente, el pensamiento, intención y compromiso de los candidatos, otorgan coherencia y sentido al Programa de Gobierno de que se trate, en este caso del gobierno comprendido entre el primero de octubre del 2015, al 30 de septiembre del 2021.
Es oportuno en consecuencia, considerar la confección del próximo Programa de Gobierno, comenzando por identificar lo que este programa debería contener, como un gran compromiso entre la sociedad y el gobierno. Hoy existe la oportunidad para racionalizar el ejercicio del poder público, en función de un futuro entendido como un diseño capaz de construirse deliberadamente.
Así como el gobierno federal ha emprendido y consumado importantes reformas estructurales, que tienen como objetivo “mover a México”, en el ámbito de sus competencias constitucionales, Michoacán no sólo tiene la obligación republicana de contribuir y aprovechar el conjunto de las reformas federales, sino de promover sus propias reformas en el ámbito de su economía y de su sociedad. El fin de una época está consumándose y Michoacán podría encontrarse en el principio de retos relevantes para reformar la sociedad, reorganizar el trabajo, la producción de riqueza y el bienestar de sus habitantes.
En primer lugar, en el nuevo Programa de Gobierno, habrá que incluir una reforma económica que redefina con claridad las atribuciones, funciones y responsabilidades de los distintos sectores de la economía, comenzando por lo que corresponde hacer al gobierno del estado, a los gobiernos municipales, al sector empresarial privado y social y, lo que tendría que dejarse a la espontaneidad del mercado.
En segundo lugar, es indispensable considerar una profunda reforma social, que corrija las desigualdades y oriente los esfuerzos públicos y privados, para terminar en definitiva con la pobreza de más de la mitad de los michoacanos.
En tercer lugar, un nuevo Programa de Gobierno debe incorporar la realización de acciones originales y viables para atraer inversiones a Michoacán, en un mundo que compite por ellas, evaluando las experiencias pasadas en costos y resultados.
En cuarto lugar, el Programa de Gobierno tendría que definir la especialización de Michoacán, en un contexto globalizador extraordinariamente competitivo. Distintos indicadores muestran que Michoacán puede tornarse ampliamente competitivo en materia de desarrollo científico y tecnológico, si en forma explícita se lo propone e impulsa.
En quinto lugar es conveniente invertir el procedimiento tradicional de planeación y programación, que deriva de un plan o programa estatal, de donde derivan los planes y programas municipales, para iniciar en lo sucesivo y en primer lugar, con la formulación de planes y programas regionales de desarrollo con enfoque territorial, de modo que el nivel estatal tenga un firme sustento en los planes y programas regionales.
En sexto lugar, la participación social de los diferentes sectores en los compromisos de desarrollo regional es absolutamente indispensable. Se trata de impulsar la participación corresponsable de la sociedad en el comportamiento de las metas de desarrollo, como desafíos que no sólo corresponden al gobierno, sino a todos los michoacanos.
Estos y otros componentes de un Programa de Gobierno están ahí, perceptibles como necesidad y demanda para recomponer Michoacán.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!