Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Don dinero rompe cadenas
Martes 14 de Julio de 2015
A- A A+

Como es sabido, tanto nacional como internacionalmente, México está sumido en una guerra de baja intensidad contra el crimen organizado desde hace ya varios lustros. En el principio de los mismos, prácticamente el gobierno nacional hacía caso omiso de la actividad “empresarial” que indiscutiblemente generaba derramas económicas importantes sobre todo en las comunidades de más alta marginación, sin que las operaciones ilegales provocaran ningún desconcierto en la autoridades federales encargadas de perseguirlas y más bien existía cierta concertación, no formal, que facilitaba en todo el país, la producción como el comercio nacional e internacional de estupefacientes.
Otro aspecto que llamaba la atención en años anteriores en diferentes estados era la publicación periodística que indicaba la “buena” relación de varios comandantes, tanto militares como judiciales, con los impulsores de la producción ilegal de enervantes misma era comercializada nacional e internacionalmente, pues llegaba hasta la frontera norteña sin problemas mayores. En estos días y para reafirmar lo anterior, algunos economistas afirman que los recursos económicos generados por el comercio ilegal señalado han sostenido cierta estabilidad en el peso mexicano y no solamente en los años pasados, sino que a la fecha y debido al comercio y tráfico de drogas, en la frontera norte se puede comprar el dólar en mejor precio que en el centro y sur del país.
Realmente la operatividad de los cárteles nacionales no era ningún problema para el país y no se presentaba la serie de asesinatos que en los últimos años han inundado el territorio nacional. Comenzó a generarse este gran problema por la aparición en la Presidencia del país de un triste personaje que quiso “legitimarse” tanto en el estado, como en todo el país y así comenzó el infierno en que vivimos, de tal manera que, poco a poco, las cárceles de México fueron llenándose de hombres y mujeres miserables cuyo crimen cometido fue el de incorporarse como peones, como fuerza de trabajo, en la siembra y producción de los estupefacientes.
Debido a este comercio, enormes cantidades de dinero han sido acumuladas por algunos, precisamente debido por esa gran fuerza campesina e indígena de los desposeídos de todo de tal manera que una de estas fortunas, según informes públicos, es la de El Chapo Guzmán, la que rebasa los mil millones de dólares, cantidad que con mucha facilidad puede fundir candados, romper cadenas y abrir hasta las mismas puertas del infierno o del paraíso, pues todo tiene un precio.
El Chapo, seguramente que es un icono de aquellos que quieren aceleradamente salir de la miseria y que conocen que en dos ocasiones ha logrado abatir (abrir, no matar) con mucha facilidad los candados más seguros, pues para eso sirven unas cuantas centenas de miles de billetes verdes.
En su primera escapada, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias El Chapo Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa hasta ahora, salió en un saco de ropa para la lavandería, por una puerta del penal de Alta Seguridad de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001.
Muy seguro de que tenía el “pase de salida” el fin de la semana anterior, previo advertencia en la redes sociales de que prácticamente su pase estaba listo, escapó por un túnel construido ex profeso para darle libertad. Por segunda ocasión pues, se ha fugado de otro penal también, supuestamente, de “máxima seguridad”, ahorra llamado Penal del Altiplano de Almoloya de Juárez, localizado en el Estado de México.
Diversos académicos del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM han indicado que, cito: “Si el Cártel de Sinaloa ha podido tejer redes en Centro y Sudamérica, los Espantados Unidos y Europa, se debe al apoyo de los distintos países y no sólo por la corrupción de los funcionarios mexicanos”. Así que con lo anterior, no es de dudar que don dinero es poderoso caballero que abre puertas y construye túneles. ¿Serán estos de OLH?

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?