Hugo Rangel Vargas
Política ficción: Una sucesión sin control
Jueves 16 de Julio de 2015
A- A A+

Suponga el noble lector que en un lejano país han aparecido y se han fortalecido poderes que de facto lo han comenzado a gobernar. Estas potestades se han instalado en la cúspide del poder económico y con el uso del mismo, en el cohecho y la corrupción, han infiltrado las instituciones que legalmente deberían gobernar a aquella nación.
La clase política de este imaginario estado echa mano de sus relaciones con quienes están al frente de los poderes de facto cada que ocurre una transición en el poder formal. El intercambio de favores consiste en respaldo económico e incluso en el uso de instrumentos de fuerza ilegal para favorecer al político en cuestión; a cambio, éste seguramente entregará protección y amparo para que sigan prosperando las actividades ilícitas que sirven de sustento al poder fáctico.
Llevemos estos axiomas a un momento concreto. El jefe de Estado de este país acaba de enfrentar un proceso electoral en el que su partido ha refrendado su condición mayoritaria en el Poder Legislativo; el siguiente proceso político de gran calado que enfrentará es el de la sucesión presidencial. Su partido luce fortalecido, pero sin embargo comienzan a asomarse fisuras de gran calado: la existencia de dos grupos hegemónicos que claramente disputan la sucesión y lo hacen desde el interior del propio gobierno.
En el poder formal de aquel país, el presidente ha cometido errores que han mermado su imagen, se le nota cansado e incluso se rumora sobre algún padecimiento que merma su salud, los escándalos de corrupción han escalado a grandes esferas de su gabinete y de él mismo; pero el punto cúspide de la crisis ocurre con la fuga de un alto mando de los poderes fácticos del penal donde purgaba una condena.
Con el calendario de la sucesión corriendo, con la preeminencia de un hombre fuerte (y ahora libre) al frente del poder fáctico y con el debilitamiento del poder formal; la mezcla parece explosiva para nuestra nación imaginaria.
La guerra de la cúspide por el poder formal parece jugarse en múltiples tableros a la vez y en la estrategia seguro está, para ambos grupos en disputa por la sucesión, el echar mano del poder de facto para tambalear al opositor; no importando siquiera que quede en vilo la estabilidad y la imagen misma del actual jefe de Estado.
Al cambiar el epicentro del verdadero poder al terreno de la ilegalidad, las reglas del juego sucesorio en nuestro país ficticio han cambiado; ahora hay que considerar que la nueva conducción del relevo en los poderes formales de esta nación imaginaria no se encuentra en las instituciones y que cada jugada emprendida por los diferentes actores, que cada suceso que ocurra en esta nueva dinámica; deben ser reinterpretados sobre la lógica de quién es el principal beneficiario de los mismos.
En esta confusión de actores e intereses y en medio de una disputa sucesoria adelantada, vale la pena preguntarse entonces por el principal favorecido de la crisis de imagen del presidente en funciones. Conviene ser incisivos en cuestionarse sobre la existencia de un ulterior beneficiario de la fuga de este capo imaginario. Sería estimulante además en nuestro ejercicio seguir agregando ingredientes como las relaciones históricas e incluso la genealogía territorial de otros actores cercanos al capo fugado y reinstalado en su poder, así como de aquellos operadores políticos de los grupos que están en plena disputa por la sucesión.
Pero todo esto es un solo ejercicio llevado del terreno del ocio intelectual al de la escritura casi autómata del autor del mismo. No hay detrás de él más que el interés de hacer lo que algún político mexicano de no célebre memoria llamó “política ficción”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar