Alejandro Vázquez Cárdenas
¿Y Michoacán cuándo?
Miércoles 29 de Julio de 2015
A- A A+

La reciente acción tomada por la Federación para poner en orden el desastre educativo y financiero causado por la CNTE en Oaxaca es un alentador atisbo de que por fin el Estado ha decidido resolver añejos y muy graves problemas que han hundido a la educación en México, particularmente en Oaxaca, a niveles verdaderamente criminales, de espanto.
Por equivocadas y deleznables razones nadie se había atrevido a tocar a la Coordinadora, pero todo tiene un límite, aún la cobardía y la desvergüenza que exhibían tanto el gobierno federal como el estatal; la indefendible CNTE estiró la liga mas allá de lo que podían, colmó el plato, se sintieron poderosos, hartaron la paciencia de la ciudadanía y por fin, más vale tarde que nunca, se le puso un freno precisamente en su bastión más duro, Oaxaca, y precisamente en el centro que controlaba y repartía el dinero a toda la estructura de la CNTE, el IEEPO.
La operación preparada por la oficina de la Presidencia y por Gobernación es un claro mensaje a toda la CNTE de que las reglas del juego cambiaron y que la necesaria y urgente Reforma Educativa va porque va y punto.
Las cuentas bancarias de los líderes magisteriales están congeladas y ya hay 40 órdenes de aprehensión listas para ser solicitadas a un juez. La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda ordenó congelar cuentas del líder de la Sección XXII de la CNTE, Rubén Núñez, y otros del gremio oaxaqueño. Se infiere que si esta instancia dio semejante instrucción es porque existe sospecha de lavado de dinero o financiamiento a terroristas.
Pero pongamos en su perspectiva este asunto. La Sección XXII, a través del IEEPO y desde 1992 controlaba la designación, que ella misma hacía, de 300 mandos altos y medios, además de cuatro mil plazas administrativas dentro del propio instituto. Utilizaba a discreción un presupuesto anual de catorce mil 988 millones 442 mil 892 pesos (para el Ejercicio 2015) y tenía el poder de decidir quién trabajaba y quién no, quién ascendía o tenía bonos, quién podía ser director o inspector, quién tendría sólo una plaza o varias o si tenía una sola pero compartida con otro. El Estado, la Secretaría de Educación, sencillamente no pintaba nada.
En el colmo de la corrupción nadie sabe en realidad cuántos comisionados sindicales a cargo del presupuesto del Estado tenía la Sección XXII. Con base en el censo del año antepasado se estima que tenía un mínimo de dos mil 900, y considerando que cada uno percibiera un salario mensual de diez mil pesos, tenemos que, sólo con ello, la Sección XXII se apropiaba de unos 350 millones de pesos al año, o sea, prácticamente un millón de pesos al día. Ahora podemos entender por qué pelean tanto y están tan indignados. A estos “maestros” la educación y la niñez les importa un comino, lo que la CNTE busca, en Oaxaca, Guerrero y Michoacán es dinero, más dinero, continuar con sus privilegios, vivir felizmente en la ignorancia, atropellar los derechos de los ciudadanos y gozar de impunidad.
Los “maestros” de la CNTE carecen de apoyo en la sociedad, la gente está harta de la Coordinadora; los ciudadanos, que han padecido un día sí y otro también sus violentas manifestaciones los detestan. Parametría, en junio pasado, muestra que existe un consenso inédito (casi imposible de encontrar en cualquier otro tema) el 90 por ciento opina que los maestros sí deben ser evaluados. El 61 por ciento de los encuestados considera que este grupo de maestros se opone a la evaluación simplemente por saberse ignorantes.
Sólo los defiende el demagogo y oportunista AMLO, algunos medios identificados con la “protesta profesional” y los limitados amanuenses ya conocidos que contaminan diversos diarios, donde con un cinismo colosal intentan defender lo indefendible.
Por supuesto que amenazarán con la violencia, pero el tiempo de la CNTE se ha agotado, a los ciudadanos les colmaron la paciencia. Nadie puede imponer su agenda política con el rechazo del 90 por ciento de la población.
La pregunta obligada es: ¿y en Michoacán cuándo? Conociendo lo timoratos que son nuestros funcionarios la verdad es que sólo la Federación puede resolver el grave problema de nuestro estado. Jara y sus apocados subordinados tienen miedo, nada harán.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?