Xuchitl Vázquez Pallares
Rubén Espinosa, otro guerrero…
Jueves 6 de Agosto de 2015
A- A A+

El pasado viernes 31 fue asesinado Rubén Espinosa, otro guerrero más cuya trinchera era el periodismo gráfico. Decir la verdad, hacer ver la verdad, es hoy en día un riesgo. Rubén ponía el ojo en escenas que lo decían todo, tomaba la foto y esta llegaba a miles, diciendo sin palabras todo. Así es la fotografía, una buena foto dice más que mil palabras.
Rubén vivía en Veracruz, se sabía que era buen fotógrafo, por ello Javier Duarte le pidió que tomara fotos de su campaña para gobernador. Los ojos de Rubén veían y entendían más allá de lo permitido. Decidió dejar ese trabajo. Hacia trabajos para Proceso, Cuartoscuro y una agencia local de Veracruz.
Rubén comentó en una entrevista a Sin Embargo: “Yo me especializo en movimientos sociales. Tengo una portada en la revista Proceso con una foto del gobernador, esa portada lastimó mucho, de hecho la compraron a granel. El gobernador sale con una gorra de policía y bajo la foto se lee: ‘Veracruz estado sin ley’”.
Rubén siempre estaba en las manifestaciones cuando un compañero era asesinado. Estaba donde se requería tomar las imágenes que expresaran con toda su crudeza lo que la impunidad quiere acallar.
Participó activamente para que el Congreso de Veracruz creara la Comisión para la Atención y Protección de Periodistas. Era solidario con los compañeros y le preocupaba la falta de libertad de expresión, traducida en asesinatos de periodistas como el de Regina Martínez. Rubén organizó cursos de seguridad para los fotógrafos, sabía que expresar la verdad, afectar intereses políticos y económicos contrae riesgos.
Varias veces le hicieron saber que era un fotógrafo incómodo para el gobierno de Veracruz y las señales eran evidentes: no le permitían entrar a los eventos oficiales. “En una ocasión, cuando fue lo de los 35 cuerpos que encontraron en el Monumento a los Voladores de Papantla, en Boca del Río, el entonces procurador Reynaldo Escobar Pérez iba a dar una conferencia de prensa. Una persona encargada de prensa me dijo que yo qué hacía ahí, que yo no tenía nada qué hacer y que estaba estorbando. Desde entonces comenzaron a seguirme y a tomarme fotos por parte de la gente de gobierno del estado”, declaró Rubén.
En varias ocasiones declaró que si algún día lo asesinaban, hacía responsable al gobierno de Veracruz. De hecho, días antes de su asesinato, platicando con Pedro Canché y otros amigos, también reporteros incomodos al sistema, les dijo: “Tengo perfectamente claro que quien me persigue es el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. No es solamente un cacique local, es un fan del dictador Francisco Franco. Por eso temo por mi vida, por eso salí huyendo de Veracruz, no quiero ser el número trece, además que es de mala suerte”.
El 3 del presente, Pedro Canché, reportero de Animal Político, escribió: “Conocí a Rubén Espinosa la noche del 16 de junio en un café de esos que abundan en la colonia Roma, de la Ciudad de México. Lo encontré como un soldado en alerta máxima, armado hasta los dientes. No con granadas, balas o armas, sino con su amada cámara fotográfica, sus filtros, cargadores, lentes diversos, memorias. No las usó. Al menos no esa noche. Las fotos que tomó las hizo con mi celular, esa pequeña arma con la que últimamente se sienten en jaque los hombres del poder”.
Rubén había decidido instalarse en la Ciudad de México, sentía que entre tanta gente se podría camuflajear mejor. No dormía tres noches en el mismo lugar y usaba muy poco el celular para no poder ser rastreado. Le preocupaba vivir con miedo, pensaba que quizá se estaba imaginando que lo seguían, decía que podía incluso sentir el aliento de sus persecutores.
La muerte le habrá dicho mientras lo asesinaban que no era su imaginación, que tenía razón, que lo habían estado siguiendo hasta cazarlo y dejar además un mensaje sangriento y terrible a los que piensan como él.
Pedro Canché comenta: “ Me sentí identificado con Rubén pues pasé nueve meses en prisión por cubrir una protesta de los mayas contra las alzas de agua del gobierno de Quintana Roo hasta que un tribunal de apelaciones reconoció mi inocencia y ordenó mi libertad inmediata. En la reunión se encontraba también el activista Julián Ramírez la investigadora de la Universidad Veracruzana y defensora de derechos humanos Giovanna Mazzoti, el reportero de Notimex Nicolás Tavira y Nadia Vera, la activista en cuyo departamento de la Narvarte fue asesinada junto a Rubén y tres mujeres más. El tema fue el gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Ese gobernador que come palomitas y ve a Bob Esponja y odia las manifestaciones”.
Le preguntó a Rubén qué lo inspiraba: “La gente que lucha por que este país esté mejor. Admiro a los padres de los estudiantes de Ayotzinapa. Mucha gente, muchos periodistas, están luchando y están pagando el precio por no venderse. Para mí es claro, siempre que hay nuevas generaciones de periodistas está el dilema de decirle a esos recién egresados de la facultad que hay dos tipos de periodistas: los que se venden, charolean para el gobierno, tienen varios sueldos y andan en comidas ostentosas. Esos tienen buena casa, autos, fiestas, viajes. Y están los del otro grupo, los que queremos retratar la realidad, pero de este lado recibimos mal sueldo, no privilegios no regalos ni premios apócrifos, el pago es amenazas, persecución y muerte, incluso de la familia”.
Continua narrando Canché en su escrito: “Hacemos una breve pausa y Nadia nos sugiere ir a su departamento en la Narvarte. Al ver que dudaba me dice que el lugar es ‘muy seguro’ y que se puede caminar como en la Roma y la Condesa. Le digo que estamos hospedados muy cerca y que ahí podemos seguir la charla”.
En la madrugada del 1º de agosto un vecino vio por una ventana el interior del departamento de Nadia. Los cuerpos desnudos, atados de piernas y brazos con cinta gris y un cable en el cuello, escurriendo sangre sobre la cama. Cuando los peritos los revisaron tenían la cara desfigurada, las cuatro mujeres habían sido violadas y torturadas, tanto ellas como Rubén tenían contusiones y el tiro de gracia en la frente.
Las cuatro murieron también como guerreras defendiendo la libertad de expresión y el derecho de pensar diferente.
Los policías instruyeron a los vecinos no hablar, no decirle a la prensa lo sucedido. Sintomáticamente la cámara de seguridad del edificio estaba atrofiada, las otras cámaras de la cuadra, incluyendo la de alta definición del gobierno de la ciudad, no tenían nada.
A la mañana siguiente del asesinato, la calle de Luz Saviñón, donde está el apartamento, estaba como si no hubiera pasado nada, como el país, donde parece que no pasa nada.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…