Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Irreversible lenta extinción
Martes 11 de Agosto de 2015
A- A A+

Sería contra natura que político alguno que se precie de serlo, tuviera el interés de exterminar a otro político que no comulgara con sus ideas, pues de hacerlo estaría negando su esencia como tal. Por lo mismo, estoy cierto que ninguna organización política tiene el menor interés de hacer desaparecer a otra organizaciónpar y sin embargo, la estupidez provoca no solamente lo anterior, sino que promueve la destrucción… la guerra. Cuando lo anterior se da, podemos entenderlo como una aberración, un accidente o debido a la naturaleza propia. Sería, de darse tal caso, una aberración o una estupidez personal, pero de ninguna manera, como un principio o norma aceptado por la humanidad.
Lo anterior viene a relación por las declaraciones del todavía presidente del PRD, Carlos Navarrete Ruiz, quien pretende encubrir su ineficiencia política en la conducta inadecuada de quienes han abandonado, por diferentes razones, el instituto político fundado en 1988. Prácticamente, “el chucho” menor acusa que la debacle que sufrió su partido en las elecciones nacionales recientes se debe a la separación del Partido de la Revolución Democrática de personajes distinguidos como lo son Andrés Manuel López Obrador, pero principalmente a la renuncia del fundador del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.
Navarrete no señala el pésimo gobierno que viene realizado en Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu, ni tampoco precisa la falta de tino de los priistas que disfrazados de perredistas vienen gobernando en el estado de Guerrero, apoyados por las tribus que salvajemente han venido dirigiendo el partido en ese estado. ¡No!, para Carlos, sólo existen dos nombres: Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, mismos que, señala: “Son quienes colocaron al sol azteca en su más profunda crisis”. ¡Se van pero se quedan! Termina afirmando. Olvida que fueron ellos, “los chuchos”, su grupo, los que impulsaron las gubernaturas de José Luis Abarca (en Iguala) y la de Ángel Aguirre Rivero como gobernador del estado vecino.
El todavía presidente nacional alicaído, puso a consideración de la asamblea general del sol azteca, su renuncia que, según se anuncia, fue aceptada prácticamente por unanimidad. Como dirigente siempre estuvo supeditado a las instrucciones de sus dos jefes, Zambrano y Ortega. Recibía órdenes, no mandaba, no dirigía y ahora busca descargar su ineficiencia como presidente, su baja votación electoral, no en la mala conducción que de su partido hizo ni tampoco en las lamentables negociaciones para entregar lo que quedaba de las empresas energéticas (luz y petróleo) que realizaron con el gobierno federal.
Como resultado de esas traiciones, en las elecciones recientes el PRD tuvo una considerable pérdida de votantes y desde luego, en posiciones políticas, que prácticamente hicieron perder el control en la Ciudad de México, para compartirla con Morena principalmente y, desde luego, a poner sobre la mesa de la asamblea interna partidista su renuncia anticipada.
Si varios meses antes de la debacle tenida en su partido, hubiera hecho advertencia alguna sobre la necesidad de corregir errores y sumar esfuerzos otra cosa hubiera obtenido. En su confesión, Navarrete olvidó lo más impactante que ha sido, tristemente, la solidaridad que con el gobierno de Peña Nieto tuvieron los “chuchos”. Así, trágicamente para el país, terminaron por vender sus conciencias al mejor postor. Firmaron un pacto siniestro para el país y ya estamos viviendo la consecuencia de ello: prácticamente la desaparición de Petróleos Mexicanos (Sic) .
Olvidó, que se es o no se es y no buscó o no encontró las estrategias adecuadas, sino que se empeñaron en encontrar candidatos totalmente afines a ellos.
Prácticamente abrieron las puertas pero para que por ellas saliera el ingeniero Cárdenas; se regocijaron con su salida y ahora a este “chucho” le escurren las lágrimas. Ya no más les sirve a sus jefes. Ahora buscan, incluso, al mismo tabasqueño, a quien acusan de su fracaso. La ceguera de Carlos Navarrete, hizo florecer “la peor crisis del PRD en sus 26 años de vida”.

Sic: del Latín sic erat scriptum, “así fue escrito”

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?