Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Mentiras y más engaños
Martes 18 de Agosto de 2015
A- A A+

Hace dos semanas señalaba al escribir sobre la devaluación paulatina que ha venido sufriendo el peso mexicano, que el director del Banco de México, de cuyo nombre no quiero ni acordarme, afirmaba que lo que pasaba en México no era una devaluación de la moneda, sino únicamente se presentaba una apreciación del billete “verde”. Después de tal suprema afirmación, ahora resulta que el propio Enrique Peña Nieto afirma que lo que le sucede al peso mexicano es una devaluación y que “aun cuando nos genera escozor” la devaluación del pobre peso es “¡positiva!“, pues México (Peña Nieto dixit) “es una de los naciones mejor libradas en el difícil entorno internacional”.
De acuerdo con lo que señalan diversos especialistas en esta materia, los billetes de cualquier nacionalidad (o las monedas) no tienen un valor por sí mismos, sino que representan la fortaleza de su propia economía. Es decir, “la moneda es una medida de valor que facilita o permite un mayor intercambio comercial” (Alicia Girón, doctora en Economía).
Por lo anterior, bueno es que no olvidemos que a principios del siglo pasado las monedas que circulaban en la República Mexicana eran de oro y plata más algunas de cobre y otras más falsificadas. Eran acuñadas de cobre y los falsificadores le daban un baño de plata o de oro muy superficial.
Las monedas de plata y oro tenían un valor intrínseco, es decir, valían por sí mismas, por su peso en gramos de oro o de plata. Una de estas, muy apreciada local e internacionalmente lo era -y sigue siéndolo- el denominado Centenario, así llamado precisamente porque se acuñó justo en el Centenario de la Independencia Nacional (1821).
Es una moneda aleada con un 90 por ciento de oro puro y diez por ciento de cobre, que le sirve para darle dureza a la moneda; es decir, para que no se maltrate el Centenario. Su peso es de 37.5 gramos. Es una moneda realmente muy bonita y estimada; actualmente el valor de la misma oscila alrededor de los 20 mil pesos y seguirá fluctuando en su valor tanto como se aprecie el dólar.
En los Estados Unidos Mexicanos, como en cualquier parte del mundo, se considera que el papel moneda tiene un depósito de oro, que le da el valor correspondiente; es decir, se supone que por cada billete de papel, el poseedor pudiera cambiarlo por su equivalente en oro o en plata, en el Banco de México. Pero de acudir todos a un mismo tiempo, seguramente que el Banxico no podría entregar su equivalencia en oro y, por tanto, imposible cambiarlos, el peso perdería estimación y consecuentemente su valor. En otras palabras, si hay confianza en el Banxico no habría problema alaguno.
Si tuviéramos suficiente confianza en nuestros gobernantes, seguramente que el peso mantendría su equivalencia en relación con el dólar u otras monedas como la libra o el euro, y tampoco nos preocuparíamos si la República Popular China devaluara o no su moneda, y menos aún habría la necesidad de que millones de mexicanos mandaran sus ahorros allende la frontera para no perder lo que con tanto esfuerzo y a lo largo de muchos años lograron ahorrar a efecto de asegurar su vejez. Pero resulta que desde hace varios sexenios, una característica de los presidentes habidos es su falsedad e hipocresía; diríamos –para estar a tono con este escrito–que han sido más falsos que las monedas de cobre que tienen un baño de plata o de oro, con el que nos pueden engañar fácilmente.
Por eso no es de asombrarnos Enrique Peña Nieto por sus “acertadas” aseveraciones. Antes había indicado que no había devaluación, sino simplemente lo que pasaba era que se presentaba una apreciación mayor del billete verde. Más tarde indicó que la apreciación impulsa el turismo y con éste repuntará el dinamismo económico. Pero casualmente olvida que nuestro país es un importador de casi todo, y “casi todo” significa que tenemos que pagar en dólares ¡todo!
Los últimos presidentes de la República, uno tras otro, han desgobernado y mentido. Hubo uno que expresó su impotencia en una excelsa frase: “¡Ya nos saquearon, no volverán a hacerlo!”, y los que le siguieron continuaron su ejemplo. Otro, el de las botas, ridiculizó el alto prestigio de la política internacional de México. Otro, lleno de miedo y rencor, se fue autoasilado; otro más casi se acaba la producción de tequila existente y así, por lo anterior, podemos afirmar que “¡la apreciación reciente del dólar ha generado efectos favorables convertidos en una mayor competitividad en la economía!”. ¿La entendió, amable lector?

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?