Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Debatamos Michoacán
Miércoles 19 de Agosto de 2015
A- A A+

El matrimonio igualitario es una figura jurídica que permite abrazar en el valor de la diversidad tanto un hombre y una mujer en una relación monogámica para procurarse respeto y amor, como para un hombre con otro hombre, o una mujer con otra mujer con el mismo fin, procurarse respeto y amor. Esta situación ya ha sido discutida por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y ha generado jurisprudencia 43/2015, pero además, en el caso de Michoacán, hay cinco sentencias de protección de la justicia federal contra las normas 123 y 125 del actual Código Familiar, artículos que han sido declarados inconstitucionales por ser categorías sospechosas, y se ha mandatado a los poderes Ejecutivo y Legislativo del estado de Michoacán modificar la ley y generar las condiciones para atender el matrimonio igualitario, situación que aún no ha sido cumplida plenamente por el Congreso del Estado al no haberse modificado el Código Familiar.
El 17 de agosto de 2015 dan cuenta los medios de comunicación de que se instaló la Mesa Técnica para la revisión del nuevo Código Familiar, que organiza en el Congreso del Estado con la participación de distintos actores políticos (jueces, juezas, magistrados, magistradas y abogados y abogadas, así como diputados y diputadas de las comisiones unidas de Justicia y Derechos Humanos). En la agenda hay distintos temas a abordar pero uno en específico es el controvertido, que sigue siendo discusión y debate entre grupos parlamentarios, de la sociedad civil y de poderes fácticos; el tema es el matrimonio igualitario.
En sus reflexiones, entre quienes participaron en dicha mesa de trabajo, rezan los medios de comunicación, el diputado Olivio López expresío que el asunto del matrimonio igualitario podría llamarse de otro modo legal “unión, sociedad o pacto”. Es interesante este asunto porque ya la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció sobre el tema, definiéndolo como discrimatorio por cuestiones de orientación sexual; yo espero que esta reflexión pueda hacérsele llegar al diputado para evitar que se caiga en estos errores.
En efecto, en México, en el estado de Colima, se realizaron modificaciones tanto a la Constitución local como a los códigos Civil y de Procedimientos Civiles para dar paso a la figura alternativa de enlace conyugal, la cual tiene las mismas prerrogativas que el matrimonio pero no es calificado como tal. Colima, a través de sus reformas constitucionales, aprobó que las parejas heterosexuales mantuvieran la hegemonía del matrimonio, en tanto que las parejas homoparentales o lesboparentales tuvieran acceso al enlace conyugal. Así, en septiembre del mismo año, una persona promovió por su propio derecho amparo indirecto por considerar que la sola entrada en vigor de los ordenamientos enunciados trasgredía sus derechos humanos.
“Sobre el asunto, la Primera Sala adujo que si bien el quejoso no se ubica en alguna de las hipótesis previstas en el artículo 147 de la Constitución de Colima, es destinatario de la parte valorativa de dichos numerales y, por ende, se genera una afectación autoaplicativa en razón de la estigmatización por discriminación, pues las normas impugnadas reflejan un juicio de valor negativo sobre las personas de preferencia sexual distinta a la heterosexual, lo que obliga a las autoridades a hacer una distinción entre las parejas del mismo sexo de aquellas que no lo son.
“Por otro lado, la Primera Sala consideró fundados los argumentos de la parte quejosa, dado que los decretos impugnados transgreden los principios de igualdad y no discriminación en relación con el de dignidad humana, ello al hacer distinción entre las parejas homosexuales y heterosexuales”. Algunos de los elementos que tomaron en consideración fueron los siguientes:
“En este tenor, señalaron que el primer principio que la quejosa aduce violentado, implica un trato igual a todas las personas en la distribución de los derechos, y que cuando dos supuestos equivalentes (enlace conyugal y matrimonio) son regulados de distinta manera sin que exista razón para hacerlo, estamos frente a una discriminación normativa”.
La doctrina avanza en la interpretación de la discriminación normativa a través de dos figuras. La primera, exclusión tácita, y la segunda, diferenciación expresa. ¿Qué es la exclusión tácita? El sistema jurídico excluye de su ámbito de aplicación a uno hecho equivalente al regulado en la ley (en el matrimonio se excluye la orientación sexual no hegemónica); “es decir que se dirige a determinados grupos sin hacer mención o contemplar a otros que se encuentren en una situación parecida”.
En tanto que en la diferencia expresa el legislador establece regímenes jurídicos diferenciados para supuestos equivalentes (matrimonio y enlace conyugal) cuando los dos tienen en el mismo fin, la protección y el amor mutuo.
Con este planteamiento la Primera Sala de la SCJN expresó que, “en otras palabras, la persona que se considera discriminada busca pertenecer al régimen del que fue excluida (matrimonio) y no que se le contemple en uno creado solamente para su situación (enlace conyugal)”.
Por otro lado, también la Sala adujo que cuando la distinción reclamada tenga como base una “categoría sospechosa”, debe efectuarse un escrutinio estricto para determinar constitucionalidad, toda vez que las leyes que emplean criterios contenidos en el artículo primero constitucional para realizar alguna distinción, son inconstitucionales. Además señaló que la norma suprema no prohíbe el uso de categorías sospechosas, pero sí su empleo de manera injustificada, por lo que deberá examinarse si la distinción basada en dicha categoría busca una finalidad imperiosa desde el punto de vista constitucional; en suma, el escrutinio deberá exigir un objetivo avalado por la ley fundamental.
“La Suprema Corte de Justicia de la Nación concluyó que la distinción que se hace del matrimonio de cara al enlace conyugal, vulnera el derecho a la igualdad y no discriminación, pues el propósito que busca no es constitucionalmente admisible, ya que se basa únicamente en la preferencia sexual”.
De esta manera la SCJN declaró inconstitucionales los decretos impugnados sobre el enlace conyugal y precisó que los efectos del amparo vinculan a todas las autoridades del estado de Colima para considerar la inconstitucionalidad de los preceptos combatidos, los cuales por ningún motivo pueden ser empleados como sustento para negar algún beneficio o establecer cargas relacionadas con la regulación del matrimonio. Lo que constituye un claro ejemplo de amparo contra leyes, es decir, la inaplicación futura de la ley, pues el quejoso no debe ser expuesto al mensaje discriminador de la norma ni ahora ni en un futuro. De esta manera resaltó que de no declarar inconstitucionales las disposiciones reclamadas, estaría avalando una decisión basada en prejuicios en contra de los homosexuales”.
Yo considero que los servidores públicos deben estar informados de estos pronunciamientos de la SCJN, sobre todo de los posicionamientos doctrinarios que precisan cuando una ley puede ser constitutiva de discriminación frente a la dignidad humana de un segmento de población.
En Michoacán, a la luz de las reformas que deben incluirse en el nuevo Código Familiar, está legislar y aprobar primero los mandatos de la SCJN al Poder Legislativo en Michoacán, segundo prever no legislar con exclusión tácita, manteniendo un sistema jurídico que excluye de su ámbito de aplicación a un grupo social; es decir, que se dirige sólo a heterosexuales sin hacer mención o contemplar a otra orientación sexual diferente. Pero por otro lado, podría como lo proponen el legislador, establecer regímenes jurídicos diferenciados para supuestos equivalentes, cuando ambos tienen el mismo fin.
Hoy, el matrimonio en Michoacán no puede considerar en su estructura, ni categorías sospechosas, como exclusión tácita y diferenciación expresa que violente la dignidad humana.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango