Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo
Viernes 28 de Agosto de 2015
A- A A+

Se tiene la costumbre de considerar y dar por verdadero que ganar las elecciones es igual a ganar el poder. La realidad muestra que frecuentemente esta relación no es cierta, sino que corresponde a uno de los grandes mitos de la democracia. Por el contrario, se afirma por estudiosos que las elecciones se hacen porque así conviene al poder real establecido.
Como resultado de las elecciones sigue la integración de los equipos de gobierno y aquí surge la presencia de otro mito: que los mejores hombres y mujeres, por elección o por selección, tendrán la tarea de gobernar el funcionamiento y los cambios de la sociedad entera.
Hoy, mujeres y hombres, mantienen expectativas e ilusiones provocadas por estos dos grandes mitos de la democracia: las mayorías nunca se equivocan y el gobierno será ejercido por los mejores ciudadanos. En Michoacán, el nuevo gobernador prepara su gabinete y la atención de los ciudadanos se concentra en este proceso, esperando implícitamente que los nuevos gobernantes y los nuevos funcionarios resuelvan sus múltiples problemas reales.
La integración del gabinete tiene la mayor importancia en las actuales circunstancias michoacanas, donde la crisis en todos los aspectos está muy lejos de haberse superado. Continúan los problemas en la economía, el desempleo, la desigualdad y la pobreza, la inseguridad y la violencia, así como la terrible crisis en la credibilidad y en la confianza de los ciudadanos en las instituciones, en los gobernantes, en los partidos y en los políticos.
Hay una trágica resignación y una imposibilidad para visualizar futuros que estimulen el aliento y la esperanza. Hay condiciones objetivas y subjetivas para que cualquier “chispazo” pueda provocar un gran incendio social. Esta posibilidad es real y no debiera minimizarse.
Por ello lo relevante del proceso de integración del nuevo equipo de gobierno, en tanto que en la percepción ciudadana, tendrían que ocurrir cambios que cumplan con sus expectativas, o bien continuar con los desencantos que pueden conducir a las grandes frustraciones por la repetición de más de lo mismo.
Debiera considerarse que la administración pública, en su integración y funcionamiento, ha dependido de las estrategias generales de desarrollo, particularmente con el papel que corresponde desempeñar al gobierno. De una parte, como conductor, promotor y responsable del desarrollo, y de otra, como simple coordinador y generador de condiciones para que cada individuo pueda construir su propia prosperidad, entendiendo que los éxitos individuales son equivalentes al éxito colectivo. En una y otra perspectiva, la organización, atribuciones y características del gobierno y la administración son completamente diferentes.
En la década de los años 80 del siglo pasado, el modelo mexicano de desarrollo registró grandes cambios al sustituir la participación del Estado en la economía por otro de economía de mercado, donde las empresas individuales y de grupos de individuos asumieron la responsabilidad principal, movidas por el incentivo del máximo beneficio, dejando a cargo del gobierno la obligación para crear las condiciones que permitieran la realización de buenos negocios.
Ahora, para este modelo, el perfil del servidor público, del funcionario, ya no es la comprensión de los beneficios generales, sino que el funcionamiento de la economía pueda medirse satisfactoriamente con cifras positivas de crecimiento, independientemente de su coincidencia o no con el bienestar colectivo. La responsabilidad social fue sustituida por las prácticas tecnocráticas.
En estas circunstancias el reto del nuevo gobierno michoacano consiste en la integración de un equipo de gobierno que reúna la doble característica de ser eficiente y eficaz, en atención a los objetivos alcanzados con el mínimo de costos y con metas precisas previamente calculadas.
El aparato con el que se gobierna es enorme. Considerando los tres niveles de gobierno, Federación, estado y municipios, la suma de funcionarios y empleados es gigantesca. En Michoacán, solamente en el Poder Ejecutivo, existen 85 dependencias manejadas por dos mil 622 funcionarios y alrededor de once mil empleados de base y por contrato. Faltaría sumar los servidores de los poderes Legislativo y Judicial.
El modelo de mercado no exige elevados índices de competitividad de los equipos de gobierno. Es suficiente que se reconozca el poder de quienes controlan la estructura y la dinámica económica. Todo lo demás pueden proporcionárselo las mismas empresas. Consecuentemente para servir a los empresarios los altos funcionarios no requieren de grandes cualidades.
Pero si la intención consiste en gobernar para todos, especialmente para los sectores sociales con mayores carencias, ganando legitimidad y poder sustentado en las mayorías sociales, entonces habrá que utilizar criterios de selección que sean congruentes con los objetivos históricos de los michoacanos, identificados con la prosperidad, el bienestar y la igualdad de oportunidades.
Atrás tendrán que quedar las prácticas que colocan los intereses personales por encima de los intereses de los demás. Las vanidades y las simulaciones, los engaños y la corrupción. Tal vez ya sean los tiempos de modificar las atribuciones discrecionales para efectuar la selección y los nombramientos, o cuando menos, de incorporar al texto de la ley, los requisitos que se deban cumplir para encargarse de la atención de las áreas específicas del gobierno.
Es evidente, entonces, que mujeres y hombres, de contenido y no huecos, es lo que necesita Michoacán en sus circunstancias de crisis. Los mejores de verdad, puesto que sólo así se podrá iniciar la cancelación de los mitos, cerrarse la brecha entre gobierno y poder real, recuperar la credibilidad y la confianza ciudadana y cohesionar a los michoacanos.
Lo más importante siempre está adelante, pero hay que saber en qué consiste para comprometerse a tornarlo realidad. Sociológicamente, y no es exagerado afirmarlo, los equipos políticos son un indicador de lo que puede esperarse de un nuevo gobierno, del tamaño de su compromiso y de su potencial y alcance en realizaciones.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!