Columba Arias Solís
Los resultados de la izquierda
Viernes 28 de Agosto de 2015
A- A A+

Inmersos en un profundo desgaste, dos de los tres partidos que formalmente en México se asumen al lado izquierdo de la geografía política no parecen encontrar la salida del laberinto en que sus propias dirigencias los han encerrado, con el monopolio de los mismos de tantos años en la dirección partidaria y en los cargos de elección popular, con la marginación de cuadros políticos, con el desdeño a la militancia.
En el caso del Partido de la Revolución Democrática, ante la crisis derivada de los errores y conductas desleales de sus líderes hacia sus propios militantes, el reparto de cuotas de poder entre sus corrientes, turnándose una y otra vez los mismos de siempre, y más grave aún, cuando estos no han redituado resultados favorables y sí han impedido el relevo de otros cuadros y vedado el acceso a aquellos y aquellas que no tienen pertenencia a alguna tribu o corriente, han designado candidatos a personajes oscuros cuyo origen jamás les ocupó ni preocupó investigar, propiciando que ese partido haya entrado en un proceso de extinción en ciertos lugares del país, y por si fuera poco, hasta su principal bastión electoral lo han perdido a manos del partido surgido de sus entrañas: Morena.
En las elecciones recientes los resultados de dicho partido han sido magros, la geografía donde gobierna el sol azteca se ha ido reduciendo y hasta en Michoacán, a estas alturas ya no se sabe si podrá considerarse gobernado por dicho instituto, toda vez que, como es público y notorio, el gobernador electo reitera una y otra vez su pretensión de integrar lo que llama gobierno de coalición, lo que reduce las posibilidades en el gobierno de la militancia perredista.
Tan profunda es la crisis del PRD, que ésta ha llevado a los famosos Chuchos a darse de baja de la dirección y las corrientes ahora navegan en la búsqueda de una alternativa que conduzca a buen puerto a la nave partidista que zozobra, y la pérdida de confianza debe ser de tal magnitud que los grupos no encuentran dentro del perredismo una figura que pueda dirigirlos, de tal forma que ahora, con cierta desesperación, han lanzado hacia afuera sus redes de seducción, suscitando cuestionamientos de militantes que encuentran absurda la posición de las corrientes y liderazgos a nivel nacional de ungir como dirigente a una persona que no solamente desconoce el funcionamiento del instituto político, sino que jamás ha pertenecido al mismo.
Hace algunos días se mencionaba como candidato a la Presidencia del perredismo al ex rector de la UNAM, quien rápidamente se desligó de tal pretensión de sus promoventes; sin embargo, parece que encontraron ya un personaje a quien le atrae la idea: el académico Agustín Basave, asesor del finado Luis Donaldo Colosio, diputado en su partido de origen, el PRI, ex embajador de México y con una amplia trayectoria en el ámbito de la investigación académica.
Agustín Basave, recién electo diputado por el PRD, en estos días ha formalizado su ingreso a la militancia del perredismo y la mayoría de los liderazgos han expresado beneplácito ante su propuesta, por lo que todo apunta a que el académico será el nuevo presidente del sol azteca.
Empero, la crisis perredista no se aliviará con la sola designación de un dirigente ajeno tanto al perredismo como a las corrientes que a lo largo de los años han predominado y monopolizado los espacios de ese instituto político; por muy buenas intenciones que tenga el nuevo presidente, muy poco podrá hacer si el Consejo del PRD sigue dominado por los integrantes del chuchismo y las demás corrientes, quienes no renunciarán a sus parcelas de poder, de tal modo que la elección del nuevo dirigente puede resultar en un ejercicio de gatopardismo partidista: un cambio de cabeza para seguir igual.
Por su parte, el Partido del Trabajo navega entre la zozobra de su desaparición, ya que los votos logrados en la pasada elección (2.99 por ciento) no le alcanzan para mantener su registro, por lo que su sobrevivencia depende de los resultados de la elección extraordinaria que en un distrito electoral de Aguascalientes próximamente tendrá lugar, pendiendo entonces del fino hilo de la votación en su favor su sobrevivencia a la crisis motivada también por el férreo control unipersonal de su dirigencia a nivel nacional, reproducida en las demás entidades del país, dejando en la marginación a cuadros militantes que no obstante su probada capacidad, una y otra vez han quedado fuera de las candidaturas a cargos de elección popular.
En cuanto a Morena, el partido integrado mayoritariamente por ex militantes del PRD, incluido su dirigente moral, debutó con éxito en su primera incursión como partido, superando en varios estados los votos obtenidos por el perredismo, tal es el caso de la capital del país, donde alcanzó el mayor porcentaje de votación de entre todos los partidos, de tal forma que en las elecciones del próximo año para elegir gobernador en nueve entidades, todo apunta que obtendrá más votos que su instituto de origen. Como se ha advertido, una gran parte de los votos logrados por Morena han sido a costa del partido del sol azteca en el ámbito nacional, lo cual contribuyó a ahondar la crisis del perredismo.
Luego entonces, los resultados de la izquierda formal son bastante magros: un partido al borde de la extinción, otro más agobiado por la crisis de credibilidad y que se disputa con el recién llegado a la arena electoral prácticamente los mismos electores.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada