Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Las tribus sin puntería
Martes 1 de Septiembre de 2015
A- A A+

De profesión es economista, por vocación es política (las dos palabras con mayúsculas) y tengo entendido que Rosario Robles Berlanga no era activista de partido político alguno y sólo cuando apareció el Movimiento de Renovación Democrática se incorporó a éste. Como docente en la Universidad Nacional Autónoma de México participaba en la lucha social pues era miembro activo y dirigente del Sindicato de Trabajadores de la misma universidad. Considero que se incorporó al Movimiento de Renovación Democrática cuando el ingeniero Cárdenas realizó un gran mitin es el campus de la UNAM en 1986. ¡Su activismo partidista estaba sólo en la lucha social magisterial!
En el año de referencia nace prácticamente lo que luego de ser sólo un movimiento de inconformidad con el gobierno de Miguel de la Madrid se transforma, después de muchas peripecias que costó más de 600 muertos, en el Partido de la Revolución Democrática y durante el primer gran mitin celebrado en las instalaciones de CU a favor de Cuauhtémoc Cárdenas, junto con otros compañeros docentes y trabajadores de la UNAM, se incorporó a esta lucha y en esas fechas tuve la suerte de conocerla.
Durante su permanencia en el Movimiento de Renovación Democrática fue una gran activista y posteriormente un pilar en la fundación del PRD en octubre de 1989; fue además consejera nacional, secretaria de Organización del mismo, diputada en la LVI Legislatura federal, en la que presidió la Comisión de Desarrollo Social y, ya en la administración de Cárdenas en el gobierno del Distrito Federal, ocupó la titularidad en la Secretaría General de Gobierno. A la renuncia del ingeniero para participar como candidato a presidente de la República, Rosario sustituyó a Cuauhtémoc Cárdenas y culminaría su carrera en el PRD cuando llegó a la Presidencia de este instituto político, lamentablemente ahora en decadencia.
Por lo anteriormente señalado, afirmo sin duda alguna que Rosario en su momento fue una excelente presidenta del PRD, pero como todos los humanos, ha estado sujeta a equivocaciones y por una de estas relacionada con una actividad independiente de la política, las dirigencia de las salvajes tribus que provenían de las cavernas de la ultraizquierda, hicieron contra ella una cacería de brujas, constantemente y hasta la fecha la han vilipendiado sin compasión alguna, buscando prácticamente quemarla con leña verde, pero por fortuna esas tribus no han podido con ella.
Durante su paso en estos últimos tres años al frente de la Sedesol, desde mi punto de vista realizó un buen trabajo y seguramente por eso fue criticada acremente por sus salvajes ex compañeros que no toleran triunfos particulares, y que esperaban, a base de escarnio, derribar su voluntad y quemarla en leña verde. Se dirigieron contra Rosario con una saña inaudita, pero saludaban cortesanamente al jefe inmediato de Rosario. Las tribus salvajemente activas esperaban con sus ataques diezmar su voluntad, esperando inútilmente que fuese despedida de esa Secretaría sin resultado positivo alguno.
Como dato curioso del triunfo de Rosario, señalo que parte importante de la propaganda que se realiza con motivo del informe que debe entregar el titular del Poder Ejecutivo al pobre Congreso Nacional se basa en las actividades de esta Secretaría, precisamente en Michoacán.
Las descargas de las baterías contra la ex secretaria de Desarrollo Social, con quien tenemos muchas coincidencias, han sido inútiles y válgaseme la expresión, los cuetes lanzados por sus enemigos sólo sirvieron para hacer un poco de ruido. Rosario sigue con su dinamismo y constante en sus principios, espero que en su nueva posición continúe trabajando con ahínco como lo ha hecho toda su vida, a partir de su función como política y economista, sirviendo al país.
El PRD, desde ya hace varios años, la ha juzgado terriblemente y sólo porque es más inteligente que todos estos grupos radicales que han depreciado hasta la ignominia al instituto del que forman parte y últimamente han dirigido.
Rosario es historia actual, terminó una etapa en la Secretaría de Desarrollo Social y comienza otra en la Secretaría de Desarrollo Agrario y Urbano. ¡Buen viaje!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?