Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
La propaganda del fracaso
Miércoles 2 de Septiembre de 2015
A- A A+

En dos años, Enrique Peña Nieto gastó más de catorce mil millones de pesos en publicidad, haciendo así de su gobierno una mascarada mediática, a menos que las famosas “reformas estructurales” incluyan la “reforma estructural” de la propaganda para encubrir una administración que entró en decadencia muy pronto.
Adicionalmente, según reportan Artículo 19 y Fundar, Centro de Análisis e Investigación, en el primer año de su gobierno se excedió en gastos en poco más de 48 por ciento, mientras en 2014 alcanzó 26 por ciento. Con todo, observamos que se privilegia la imagen, lo mediático, la adulación que intenta revertir desprestigios.
Sin duda, el descrédito del gobierno ha escalado diversos ámbitos, pero la estrategia propagandística, que tiene poco o nada de comunicación social, ha sucumbido ante cualquier pronóstico. De las reiteradas adulaciones, tanto en el país como en el extranjero, ha pasado a las supuestas disculpas públicas por hechos conocidos.
El lamentable espectáculo protagonizado por quien fue nombrado por Enrique Peña Nieto como secretario de la Función Pública para que supuestamente aclarara sus conflictos de interés, tuvo el efecto contrario. La prensa carroñera podrá decir que todo estuvo muy bien, como es su costumbre, pero la realidad es otra.
Una gran parte de los mexicanos, sí, aquellos que se quejan de todo, desconfían de todo, como la prensa oficialista los definiría, no están de acuerdo, ni con el gobierno de Enrique Peña Nieto ni con asuntos como la inseguridad, el desempeño económico, las cifras oficiales que nada tienen que ver con sus bolsillos y la realidad.
Muy probablemente muchos de esos mexicanos votaron por EPN, pero ante una situación que ha implicado más violencia, inseguridad, desaparecidos, ejecutados y delitos del fuero común (y las estadísticas oficiales contarán lo que el vocero quiera), expresan en muchas encuestas su descontento y parálisis.
La sombra de los conflictos de interés no se borró a pesar de los cambios en el gabinete. Los enroques y nuevos arribos a la administración de los graves problemas nacionales no implican nuevas visiones y estrategias. Cambiar al secretario de Relaciones Exteriores por una administradora turística no hace gran diferencia.
Lo mismo se puede decir de los otros enroques. Todos llegan a defender lo que la costosa propaganda (hoy con la voz del propio presidente de la República) no ha logrado: el cuestionamiento de la gente real, no mediática, de acciones que no se acaban de entender que primero deberían de tocar, de algún modo, los bolsillos de la gente.
No es retórica populista asumir que las “grandes reformas estructurales” deberían, como la propia propaganda oficial disemina como mentiras, tocar al consumidor. Este, que en realidad es un ciudadano con derechos, según la Constitución mexicana, enfrenta el rapaz enriquecimiento de unos pocos y su pérdida de poder adquisitivo.
Como los datos oficiales muestran, la pobreza ha aumentado. La disminución de la pobreza extrema es en realidad una pifia; la concentración del ingreso en pocas manos crece, la distribución del ingreso se ahonda favoreciendo a unos cuantos y la desigualdad y exclusión caracterizan hoy a la sociedad mexicana.
Los cambios recientes del peñanietismo muestran pérdidas y pocas ganancias. Educación, desarrollo social, relaciones exteriores, son áreas en las que poco ha obtenido. No afirmamos fracasos, pero una Reforma Educativa centrada en lo laboral, la persistencia de la pobreza y el entreguismo a las políticas estadounidenses, no pintan bien.
Pero los cambios, la exculpación, la propaganda, son solamente intentos del gobierno de Enrique Peña Nieto por comunicarle a los mexicanos que en su mundo, el de Los Pinos, todo está bien, nada pasa. Y si los mexicanos protestan, reclaman, o serán reprimidos o ignorados. Ese es el México de unas “reformas estructurales” que ahondan la desigualdad.
Obviedades. 1. Ridiculeces de un PRD hundido. Barbosa, recalcitrante chuchoperredista, ex presidente de la Mesa Directiva del Senado, bien portado derechista, neoliberal, advirtió del arribo de nuevos diputados que llegarían “romper tribunas”, es decir, no serán mansos reformistas estructurales, vendepatrias, alineados con las elites políticas y económicas, como el chuchismo, y reafirmó su cantaleta contra AMLO 2. El SNI, con tantos plagiarios en su seno, se ha convertido en una simple máquina de hacer dinero, dejando de representar a la actividad científica en México. 3. Para algunos columnistas locales, Tanhuato debería ser olvidado, pero varios periodistas y medios de circulación nacional, y uno que otro portal web (sinembargo.mx; ejecentral.com.mx), insisten, con investigación periodística, que el Rancho El Sol, entre Ecuandureo y Tanhuato, fue escenario de otra masacre perpetrada por la PF; cuatro decenas de hombres, la mayoría jóvenes, fueron brutalmente asesinados y se ha pretendido ocultar manipulando la escena del crimen, alterando evidencias, criminalizando y revictimizando a los asesinados. Y el gobierno actual, la CEDH, como en la masacre de Apatzingán, pretenden ocultar lo ocurrido. 3. Los evangélicos, al llamar a la adopción de niños/as por matrimonios del mismo sexo un acto diabólico, promueven el odio y alimentan la violencia hacia las personas. 4. El cinismo del presidente del INE es lamentable. Las elecciones son costosas porque las instancias encargadas viven de la corrupción y un elitismo perverso. 5. Según el secretario de Gobernación, la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa es un simple tema de percepción. Es decir, ni desaparecieron, ni existieron y la Normal de Ayotzinapa es una “percepción” de la gente, porque en realidad jamás ha existido. Vaya “verdad histórica” del encargado de la política interna que nos ilustra con su ilusionismo. 6. El PAN actual no es sólo el partido de la derecha, es también una instancia corrupta, perversa, abyecta, gobiernista, que vive de un pasado glorioso que se transmutó en arenga pseudocatólica y en gran fuente de corrupción y corruptora. 7. Pena ajena de un católico progresista, pero el cardenal Suárez Inda fue nombrado cardenal por el Papa Francisco para abrir el corazón de la Iglesia católica a los cambios y no a personales ideas. 8. La derecha neofascista moreliana abandera la aberración ideológica “familia natural”; las formas sociales y culturales de organización, incluidas muchas instituciones nada tienen de naturales, todas son construcciones sociales e históricas. Lo que demandan es una cuestión de derechos, y los suyos no pueden estar por encima de los de otras personas. La “familia natural”, el “matrimonio”, son simples formas sociales, jurídicas, religiosas, históricas. La existencia del segundo no tiene más de dos mil años. 9. Hace dos semanas, un video que circuló en las redes sociales dio cuenta del horrendo crimen de un hombre contra una niña de tres años en un hotel de Morelia; el domingo pasado otro hombre agredió a machetazos a su pareja en Uruapan, mientras en Puebla, otro hombre golpeó y estranguló a su novia embarazada y tiró a la basura su cuerpo; tres hechos en “familias naturales”, pero quienes se oponen a los derechos de otras personas no lo ven como violencia y crueldad, parecen “algo natural”. 10. Primer y último informe de un gobierno que reprobó en todas las materias; tapadera de múltiples agravios, un PRI vuelto a relanzar y fracasó; sus columnistas afines hacen malabares para protegerlo de la ignominia, pero la gente, que no lo eligió, opina de lo vivido, no de la propaganda, mientras las élites políticas y económicas hicieron del río revuelto grandes ganancias.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”