Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Lo privado no debe volverse público
Miércoles 2 de Septiembre de 2015
A- A A+

“Practicar la tolerancia no significa tolerar la injusticia social ni renunciar a las convicciones personales o atemperarlas. Significa que toda persona es libre de adherirse a sus propias convicciones y acepta que los demás se adhieran a las suyas. Significa aceptar el hecho de que los seres humanos, naturalmente caracterizados por la diversidad de su aspecto, su situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir en paz y a ser como son. También significa que uno no ha de imponer sus opiniones a los demás”.
UNESCO.


Hace más de dos mil 500 años, los ciudadanos de la antigua Atenas debatían los intereses de la ciudad en la plaza pública, al mismo tiempo se permitía fortalecer un pensamiento libre y crítico. “Aunque este era un derecho de los atenienses como miembros de un cuerpo colectivo y no como individuos, ese margen de libertad constituía una de las características más notables de su sistema político, y puede decirse que es uno de los primeros antecedentes de la libertad de expresión. Ese margen de tolerancia le permitió a Pericles repudiar el despotismo y afirmar que el peligro no estaba en la discusión, sino en la ignorancia” (Faúndez Ledesma).
Nada más cierto que la posición de Pericles. Me parece que al ser quien esto escribe un defensor de la libertades sociales, la primera máxima que debo promover es la tolerancia y la defensa a las libertades sociales, todos y todas podemos tener una diversidad de ideologías, de creencias, de visiones, de cosmovisiones, es la diversidad un valor, que nos da la oportunidad incluso de someter a escrutinio nuestras propias ideas frente a otras, pero siempre en el ejercicio pleno del respeto del otro y sus ideas y de la libre manifestación. En el fondo la diversidad nos da esa gran riqueza social en la que vivimos.
El ejercicio libre de pensamiento tiene sus límites en el sistema político mexicano, esto es, la manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el Estado. (Diario Oficial de la Federación, el 11 de junio de 2013).
Comparto algunas reflexiones sobre las cuales nos parece debería sustentarse el discurso de actores políticos y sociales para comprender y posicionar el respeto a los derechos humanos de las personas.
Hablar del ser humano, de su dignidad, del respeto a la igualdad y libertad es fundamental para percibir la importancia de respetar su integridad como persona, como humano. La sexualidad ha sido parte esencial de la vida e identidad de las personas, de los humanos; pese a ello, la sexualidad siempre ha sido utilizada como un mecanismo para la disciplina o el control de los humanos (Michel Foucault, B. Fone Lizárraga Xavier). Hoy es mucho más importante precisar que no vivimos en dicotomías de la sexualidad (heterosexual, homosexual), observamos cada día diferentes modalidades sexuales y amorosas, conyugales, eróticas y parentales que nos indican que el mundo cambia no sólo en sus realidades sociales, también en sus realidades sexuales, en sus subjetividades (Fernández y Siquieria: 2013;17).
Tal como lo señala Fernández en su texto La diferencia desquiciada: Géneros y diversidades sexuales, “ya desde los 90 Gilles Deleuze señalaba el desfondamiento de las instituciones de la primera modernidad, las reformulaciones de los público y privado y la crisis generalizada de las familias, los lazos sociales, la educación y el trabajo en el pasaje de las sociedades disciplinarias a las sociedades de control (Fernández y Siquieria: 2013;17 y Michel Foucuault en su texto Vigilar y castigar).
¿Pero cómo comprender qué frente a estas realidades se está transformando el mundo y se requiere de ajustar los marcos normativos para incluir a todos y todas y no sólo asimilarlos?, ¿cómo en el matrimonio igualitario no debería existir discriminación por parte de los actores políticos y sociales, así como de grupos de poder fácticos?, ¿por qué los actores políticos y sociales deberían de tolerar la visión con que se construyen nuevas formas de organización en la sociedad, en concreto el matrimonio igualitario, entre otras formas?, ¿por qué es fundamental partir del análisis de lo que es el ser humano para reflexionar como es percibido un ser humano que tienen una sexualidad alternativa a la hegemónica pero que se le deben de respetar sus derechos?, ¿cómo debemos despojarnos de estos elementos de discriminación para tolerar con respeto el ejercicio de la sexualidad de otras sexualidades que están emergentes y que ya fueron aprobadas por el Estado?, veamos.
Cuando se comete algún acto de discriminación contra una persona por cuestiones del ejercicio de su sexualidad, esto es por no asumir el estereotipo de género tanto en el rol como en la identidad, como lo comenta Marta Lamas, se está violentando el derecho a la libertad sexual del sujeto que recibe la discriminación. Igualmente me parece fundamental que para el respeto de todo derecho humano es importante reconocer que es necesario promover la dignidad, la igualdad, la tolerancia y el respeto al interior de las sexualidades, esto es, no importan si tu ejercicio sexual es heterosexual, homosexual, bisexual, lésbico o si tu identidad de género es transexual, transgénero, intersexual, travesti, o bien ninguno de ellos y te asumas como una persona queer (Guía de Acción Pública del Conapred).
La no discriminación aparece en un primer momento como una condición para el diálogo; pero será a partir del diálogo que se pueda promover la no discriminación desde cada sexualidad, suena difícil, suena imposible, suena poco viable, pero será una de las vías para evitar que se continúe discriminando por tener una sexualidad distinta a la hegemónica y por ello, no permitir el acceso al matrimonio igualitario.
En este sentido me parece significativo abordar los conceptos que podrían unificar las distintas posiciones sexuales para promover la no discriminación y el ejercicio de los derechos.
Propongo abordar los conceptos siguientes: dignidad, igualdad, respeto, tolerancia, libertad. Estos valores comunes al ser humano nos proporcionan una base para lo no discriminación y para buscar espacios para el diálogo y la discusión de las ideas, que nos lleva a construir acuerdos de convivencia y paz social (Herrera Gerardo: 2014).

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango