Alejandro Vázquez Cárdenas
De inteligencia y legisladores
Miércoles 2 de Septiembre de 2015
A- A A+

La inteligencia se define, según varias obras de psicología y diversas enciclopedias, como una facultad intelectiva, la capacidad para entender y comprender, y suele usarse como sinónimo de intelecto y entendimiento. Algunas obras establecen la diferencia entre intelecto e inteligencia agregando que la inteligencia hace hincapié en habilidades y aptitudes para manejar situaciones concretas, la capacidad para adquirir nuevos conocimientos y utilizarlos en situaciones inéditas. Otros más sucintamente la definen como la unión del conocimiento, la comprensión y el acto de entender.
Sea cual sea la definición que nos agrade, todas concuerdan en lo esencial y todas consideran que la más elevada de las funciones cerebrales es precisamente la inteligencia. Sin embargo, si bien poseer una gran inteligencia es altamente deseable y en algunos trabajos es requisito totalmente indispensable, por sí sola no es suficiente garantía de éxito en este complejo mundo. Hacen falta otros pilares, tales como trabajo, dedicación, voluntad, extrema motivación y algunas veces un ocasional destello de suerte, aunque habrá quien diga que hasta para distinguir el más mínimo destello de la suerte se necesita inteligencia, sobre todo para no confundir una oportunidad de oropel con una de oro.
Lo anterior viene al caso pues ya inicia la LXIII Legislatura en nuestro país, algo que, nos agrade o no, afecta la vida de todos los ciudadanos al ser el sitio donde, hipotéticamente, se generan las leyes que, también, hipotéticamente aplican a todos los mexicanos. Entra una nueva comalada de diputados, personajes que con el aparato de justicia ocupan el sótano en la credibilidad y confianza del mexicano, sitio ganado a pulso y del cual no veo como vayan a salir.
Ejemplos patéticos del actuar y decir de los diputados hay muchos y prácticamente a diario surge uno nuevo. En este momento, por alguna razón, recuerdo a un oscuro diputado del PRD que hace ya varios años no tuvo mejor ocurrencia que confesar su admiración por Hitler y su libro Mi lucha. Esto que de entrada suena a simple ocurrencia llamó la atención a varios medios, los cuales, al entrevistar al mencionado personaje perredista con antecedentes de priista, obtuvieron la confirmación de lo dicho. No contento con eso, agregó estar a favor de la pena de muerte para aplicarla sin muchos trámites a todos lo que, a su juicio, sean traidores a la patria (todos los que no piensen como él, evidentemente). Como es de suponer, rápidamente distintos compañeros de su partido se apresuraron a deslindarse de semejantes declaraciones, llegando al extremo de sugerir un tratamiento psiquiátrico para el susodicho diputado.
Lo más curioso de este asunto es que en el referido libro Mi lucha viene una verdad absoluta: “La suma de 100 tontos no da un hombre sabio”, afirmación que aplica perfectamente en nuestros congresos legislativos, pasados y presentes. La inteligencia no es aditiva ni se potencializa, ni tiene como una de sus propiedades la sinergia. La suma de dos tontos es dos tontos, no un inteligente, y si algo escasea entre nuestros legisladores es precisamente la inteligencia, la sensibilidad y el sentido común.
¿Quién tiene la culpa de que semejantes representantes del neolítico sean nuestros diputados?, lamentablemente nosotros, en mayor o menor grado, por comisión o por omisión. Podemos reclamarles, escribirles, quejarnos y hacerles ver nuestra inconformidad, pero la triste realidad es que ellos no tienen ningún interés en quedar bien con el electorado, sólo con el grupo que los apoyó. Una queja enviada a un diputado tendrá el mismo efecto que una petición de democracia a Kim Il-sung. Por lo pronto ahora sólo nos queda aguantamos y a ver si nos vamos fijando mejor para la otra.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto