Samuel Maldonado B.
Repercusiones
La expoliación (Minería y petróleo)
Martes 8 de Septiembre de 2015
A- A A+

Varios años antes de que tomara posesión como presidente de la República, el general Lázaro Cárdenas tuvo conocimiento pleno de las grandes reservas de diferentes minerales existentes en toda la Sierra y la Costa guerrerense como en el estado de Michoacán, principalmente fierro, oro, plata y otros elementos, mismos que se encontraban desde principios de siglo concesionados a la compañía Bethelehem, de capital extranjero, sin que esta los explorara y sólo los utilizara como reservas.
Como titular del Poder Ejecutivo y en virtud de la necesidad que tenía el Estado mexicano de aprovecharlos en el proyecto que más tarde se conocería como Siderúrgica Lázaro Cárdenas Las Truchas, tomando como pretexto que la compañía de referencia, durante los más de 30 años de concesión, no había explotado los yacimientos el gobierno de la República, giró las instrucciones correspondientes a los señores Andrés Villafaña, Jesús Ibarra, general Rafael Sánchez Tapia y Vicente Cortés Herrera para que, apegados a las normas estatuidas, procedieran a las cancelaciones de las concesiones otorgadas.
Poco duró la recuperación de esa enorme riqueza ubicada en los límites de los estados de Guerrero y Michoacán, pues al inicio de la administración de don Manuel Ávila Camacho, los vivales antes enunciados solicitaron para ellos las concesiones de los yacimientos ferríticos y áureos de El Yukón, en la Costa guerrerense, y los de Michoacán (La Mira, El Campamento, El Volcán y otros), que desde principios del siglo anterior habían sido concesionados a la compañía extranjera.
Previa cancelación de las concesiones, esos tenebrosos caballeros prestos las solicitaron pero para ellos y tan luego les fueron otorgadas, inmediatamente las vendieron en un millón de pesos a los ex concesionarios de la compañía denominada Las Truchas, subsidiaria ésta de la Bethlehem Steel Corporation. Seguramente que a esos pillos mexicanos no les pasó nada, pero a la Bethlehem sí, pues el presidente Manuel Ávila Camacho tuvo conocimiento de las transas de ese cuarteto y volvió a girar sus instrucciones para cancelar la venta de la ilegal concesión.
Cabe señalar que al término de la administración cardenista y al inicio del periodo de don Manuel Ávila Camacho, en el Congreso de la Unión no se cantaban mal las rancheras pues había gente parecida en pensamiento filosófico negativo (válgaseme la expresión) que intentó darle marcha atrás a la Ley de Expropiación Petrolera con una nueva iniciativa denominada Ley del Petróleo (muy parecida a la formulada en el denominado Pacto por México, en la que se autorizó prácticamente privatizar a Petróleos Mexicanos). En dicho proyecto se indicaba que particulares nacionales e inclusive extranjeros podrían participar en la extracción y explotación del oro negro.
De haberse autorizado esa iniciativa se hubiera permitido el regreso triunfal de las compañías extranjeras, mismas que ahora se frotan de gusto las manos y estrechan abrazos con sus socios tan mexicanos como los que en aquella época contaron, uno a uno, los billetes que sumaban un millón de pesos.
Los tiempos actuales parecieran los mismos a los de don Porfirio; afortunadamente en aquella ya lejana en la que el capital extranjero invertido en la explotación petrolera se llevaba su capital junto con los veneros que nos heredara el Diablo, hoy en México se entrega al extranjero lo que quiera y como lo quiera, pues para eso debemos todo. Antes tuvieron la extracción del petróleo y ahora lo recuperaron. En Michoacán, para no ser menos, se les ha entregado, desde hace rato, la siderúrgica, y desde luego los grandes yacimientos de carbón y de ricos minerales, en una superficie territorial que cubre la sexta parte de Michoacán; así, las compañías mineras se frotan las manos de gusto pues expolian montes y selvas, extrayendo todo lo que puedan, dejándonos desiertos y pobreza y todo se les permite. ¡Qué pena!

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?