Miércoles 9 de Septiembre de 2015
A- A A+

Iatrogenia es un palabra derivada del griego que significa daño o lesión causada por el médico a un paciente por acción u omisión. El daño puede ser leve o tan grave que termine con la vida del paciente. En otras palabras, el médico mata al enfermo.
Incómoda realidad de la que poco se habla en nuestro país, acostumbrados como estamos a enterarnos sobre demandas millonarias por mala práctica médica en otros países, básicamente en Estados Unidos, donde las demandas están a la orden del día, lo que ha dado lugar a un floreciente negocio de abogados y aseguradoras.
En México el paciente está acostumbrado a ver al médico como una figura por lo general respetable, que va a realizar su trabajo bien y con honestidad. Lamentablemente eso no siempre es cierto. Existen, efectivamente, excelentes médicos, competentes, responsables y que anteponen al paciente por sobre intereses monetarios. El problema es que hay también una gran cantidad médicos mediocres, mal preparados, cuyo desempeño deja mucho que desear y otros que, aparte de mal preparados, no ocultan una gran ambición económica; de estos hay muchos. Se cierra el grupo con aquellos médicos que, efectivamente, están más o menos capacitados en su especialidad, pero que al ver un paciente primero investigan su solvencia económica antes de molestarse en dar un solo paso encaminado a curar al enfermo; estos son los peores, despreciables mercaderes de la medicina que toman la especialidad como patente de corso.
En México no existe cultura de denuncia contra un médico, y si alguien lo intenta, los obstáculos burocráticos desaniman al más emprendedor, esto sin tomar en cuenta que en algunos estratos socioculturales la figura del médico aún esta revestida de cierto prestigio, en muchos casos con discutible merecimiento.
Existe una estructura, la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), con delegaciones en cada estado de la República, Comisión que hipotéticamente, y recalco lo de hipotéticamente, está facultada para revisar y conciliar problemas y desacuerdos entre el paciente y el médico pero carece de fuerza legal y punitiva, su papel es meramente decorativo, sólo recomienda. El resultado final es que la Conamed y la carabina de Ambrosio tienen un funcionamiento bastante similar, no sirven para nada.
En el momento de escribir esta entrega, sin escarbar mucho, recuerdo algunos episodios en el ejercicio de la medicina, episodios protagonizados por médicos conocidos, que no amigos, y acaecidos tanto en el ámbito institucional como en el privado. Menciono sólo dos: niño de tres años operado en medio institucional de hernioplastía inguinal, el cirujano liga, sin darse cuenta, la arteria femoral; al día siguiente la tragedia es evidente y es derivado a un hospital de tercer nivel, resultado, pérdida de la extremidad. Otro, joven de 25 años, tenorrafia programada, el anestesiólogo conecta equivocadamente los tubos del oxígeno y del óxido nitroso; resultado, muerte cerebral y el paciente fallece después de permanecer en coma profundo dos semanas. Y como estos, muchos, muchos más. ¿Pasó algo con los médicos involucrados? Nada, absolutamente nada. ¿Los pacientes?, uno mutilado de por vida y el otro muerto en su juventud.
La incompetencia en el área de la medicina en México es real y su castigo es virtualmente inexistente. La prepotencia y el descuido de un buen número de profesionales de la medicina es una realidad en la medicina institucional y la falta de ética y el abuso económico es una mancha imperdonable en la medicina privada, donde el dinero muchas veces ocupa un primer plano. Quien niegue lo anterior miente o carece de autocrítica.
Urge una mayor cultura de denuncia, urge una mayor capacidad resolutiva de la hasta ahora ineficiente Comisión de Arbitraje Médico, y urge también que los aparatos de justicia tomen en cuenta al eslabón más débil que es el paciente que acude a los servicios de la Secretaría de Salud y sus dantescos hospitales, escenario de inaceptables humillaciones a personas que no se pueden defender.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana