Xuchitl Vázquez Pallares
La conciencia de la sociedad inconsciente…
Jueves 10 de Septiembre de 2015
A- A A+

Hay imágenes que nos transmiten más que mil palabras, incluso hay imágenes que con sólo verlas, inmediatamente nos hacen referencia a una época o un momento histórico determinado.
Hace unos días, la imagen de un niño de tres años, acostadito junto al mar, el cual parecía acariciarle y querer abrigarle de toda adversidad, recorrió el mundo abriendo mentes y corazones sin importar credo, ideología o raza.
Esa imagen consiguió que la humanidad interiorizara lo equivocados que estamos al caer en acciones separatistas, racistas, violentas e intolerantes.
El niño se llamaba Aylan, su padre, Abdala Kurdi, es el único sobreviviente de la familia que naufragó el pasado miércoles 2 del presente frente a las costas de Turquía. Ellos junto a miles más dejaban su hogar en Siria en busca de trabajo y paz.
Ver la imagen sobrecoge e indigna. ¿Hasta cuándo la humanidad va a entender que este planeta es de todos y para todos hay?
Siria (en árabe: سوريا Sūriyā) es un país ubicado en la costa oriental mediterránea, colinda con Turquía por el norte, Iraq por el este, Israel y Jordania al sur y Líbano por el oeste.
Hacia el año 2000 antes de Cristo, Siria formaba parte del Aram. Estuvo sometida a Egipto desde casi el 1530 antes de Cristo hasta el 1250. En el siglo VIII antes de Cristo, Asiria subyugó todo el país, que pasó a Babilonia en el siglo VII de esa era. Persia se la anexionó en el 538 antes de Cristo, reteniéndola hasta que se apoderó de ella Alejandro Magno, 200 años después. En el año 64 antes de Cristo pasó a ser una provincia romana, y después, bajo el Imperio bizantino, hasta el 634 después de Cristo. En la segunda mitad del siglo XI, después de haber sido tomada por los sarracenos, fue ocupada por los selyúcidas, y en 1516 por los turcos otomanos, que la retuvieron hasta 1833, en que fue conquistada por Mehmet Alí, quien la devolvió a los turcos en 1840. Su historia y cultura son sumamente ricas, imposible mencionar todo.
Siria cuenta con una población de 20 millones de habitantes, la mayoría de los cuales hablan árabe. La mayoría de la población profesa el Islam. El sunismo es el grupo musulmán mayoritario. Entre los musulmanes no sunnitas están los alawitas y chiitas. Hay en Siria minorías de las etnias asiria, armenia, turca y kurda junto a miles de refugiados palestinos. Siria está sumida en una guerra civil desde hace más de cuatro años.
Desde su inicio, en 2011, la guerra civil siria le ha costado la vida a más de 200 mil personas y los desplazados se cuentan por millones. Diversas causas políticas y sociales han contribuido al conflicto. Sin embargo, un nuevo estudio señala al cambio climático como la gota que desbordó el vaso, al agravar la sequía que tuvo lugar entre 2006 y 2010 convirtiéndola en la más larga y dura jamás registrada en la zona. Es la primera vez que se relaciona el calentamiento global con un conflicto social, político y económico del siglo XXI.
Esta guerra civil es resultado de una serie de factores complejos interrelacionados. El foco del conflicto fue el cambio de régimen, pero las causas que llevaron a esto incluyen un amplio conjunto de factores sociopolíticos y religiosos, la erosión de la salud económica del país, una ola de reformas políticas a través de Medio Oriente y desafíos asociados con el cambio y la variabilidad climática, así como la disponibilidad y uso de agua limpia.
El agua y las condiciones climáticas han jugado un rol directo en el deterioro de las condiciones económicas de Siria. Hay una larga historia de conflictos por el agua en estas regiones, debido a la escasez natural de la misma.
El temprano desarrollo de la agricultura de irrigación y la compleja diversidad étnica y religiosa son las causas fundamentales.
“Existen evidencias muy fuertes que indican que el calentamiento global hizo que la última sequía fuera la más grave de la historia de Siria”, explica el climatólogo de la Universidad de California, en Santa Bárbara, autor principal del estudio publicado en la revista PNAS, Colin Kelley. El investigador asevera que esta situación “tuvo un efecto catalítico que desembocó en el colapso de la agricultura y la migración masiva hacia las ciudades”. El aumento de la población, sumado a la pobreza y la mala gestión gubernamental, condujo, junto a otros factores, a un estado de agitación social que explotó en marzo de 2011.
“La falta de agua fue mucho más severa por el calentamiento global” y colaboró, junto al resto de factores, a llevar la situación más allá del límite. De hecho, el climatólogo añade que “el aumento de la población en las ciudades ocurrió justo antes de la revolución”.
Siria ya era especialmente vulnerable por otros factores, desde la sobrepoblación general del país a la sobreexplotación ilegal de las aguas subterráneas. Y por supuesto, el régimen de Al-Assad no ayudó mucho a todos los que llegaron a las ciudades por la sequía. Las grandes protestas sociales no se hicieron esperar y, en vez de diálogo y sensibilidad política y social, los ciudadanos recibieron represión, violencia e injusticia en todos los ámbitos.
Esta no es la primera vez que un estudio relaciona los cambios en el clima con el aumento de conflictos en los humanos. En 2013, una investigación publicada en la revista Science aseguraba que el aumento en las temperaturas o las lluvias aumenta la violencia a todas las escalas, desde crímenes a guerras civiles y disturbios.
Una investigación realizada por Edward Miguel señala diversas causas para este aumento del caos. Por ejemplo las económicas, cuando las cosechas quedan arruinadas y la desesperación por parte de los agricultores termina por desembocar en violencia. Pero también la propia biología del ser humano, ya que tal y como el propio Miguel aseguraba a Sinc, “el calor nos predispone más a la violencia”. El mismo investigador advertía de que el aumento de dos grados centígrados en la temperatura global “podría aumentar hasta en un 50 por ciento el número de guerras civiles”.
La ciudadanía se encuentra a su suerte, miles tratan de encontrar una vida mejor cruzando las fronteras.
En Daraa, en la tierra negra del Hauran, estallaron las grandes manifestaciones que incendiaron las llanuras y montes de Siria, pues en la gran manifestación de Daraa el 18 de marzo cayeron las dos primeras víctimas mortales de la revolución siria y quedó claro para todos que la revolución del pueblo sirio sería la más difícil y cruenta.
Los niños de Daraa, con su inocencia, expusieron la verdad al mundo cuando escribieron el lema “el pueblo quiere derrocar al régimen” en las paredes de su escuela. En el lema que escribieron había algo de la profecía de los niños pues ellos fueron la conciencia de la sociedad inconsciente, conciencia que despertó la conciencia.
Los niños ven a través de sus ojos ansiosos de vida, que lo que se les está dejando es la muerte.
Nos referimos no sólo a muerte del cuerpo físico, sino muerte en el sentido de que están recibiendo un mundo lleno de injusticia y un futuro sumamente difícil.
Lo que acontece en Siria es visión del futuro cercano a nivel mundial. No es ficción, el planeta ha sido devastado, los mantos freáticos, ríos, lagos y mares contaminados. Los bosques arrasados en aras del “desarrollo”. Esto ha sido causado por el sistema económico, político y social imperante.
Es evidente que lo tenemos que cambiar y, sobre todo, cambiar cada uno de nosotros desde su interior para así cambiar a este mundo.
La mar acariciando a un niño que buscaba un futuro mejor nos habla de la urgencia de hacer a un lado las diferencias ficticias por la religión, raza, color, ideología y/o cosmovisión.
El planeta es hogar de todos y para todos hay. Las fronteras, muros y cercas de púas fueron impuestos por los intereses económicos y políticos. Corresponde a todos nosotros quitarlas no sólo físicamente, sino mentalmente y desde nuestro corazón.
La humanidad no tendrá futuro mientras haya injusticia y falta de respeto al otro y al entorno.
Que a futuro, al ver la foto de Aylan, no se recuerde ésta era como el principio del fin, sino como el inicio de un nuevo comienzo pleno de conciencia.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…