Alejandro Vázquez Cárdenas
Ayotzinapa, cabos sueltos
Martes 15 de Septiembre de 2015
A- A A+

Suena incómodo, pero los “normalistas” de Ayotzinapa cargan una imagen bastante negativa, ganada a pulso. Escuela Normal de muy bajo nivel académico, singularizada por actividades que nada tienen que ver con lo académico, básicamente secuestro de autobuses de pasajeros, tomas de casetas de autopista, bloqueos o actos similares donde se imponían por la violencia. Nunca tuvieron problemas para agredir, bajar el pasaje a media carretera, robar tiendas de autoservicio y causar destrozos múltiples. El colmo fue el incendio de una gasolinera donde un trabajador de la misma sufrió quemaduras que finalmente le causaron la muerte. Esos actos delictivos nunca se castigaron, ni importaron, la muerte del trabajador de la gasolinera, Gonzalo Rivas, tampoco, es una baja colateral en la lucha contra el “Estado represor”.
Acostumbrados a hacer lo que querían, un buen día de septiembre del año pasado alguien con nivel de mando en la Normal decidió que un grupo de los muchachos fuera a un evento a Chilpancingo, aunque posteriormente se dirigieran a Iguala, todo indica para boicotear un evento de la esposa del presidente municipal de esa población. ¿Qué hicieron?, lo que sabían hacer, secuestrar varios autobuses. ¿Qué paso después?, lo que nunca previeron, ni los muchachos ni su jefes; fueron interceptados por policías municipales de Iguala, bajados de los autobuses, a varios de ellos los ejecutaron de inmediato y un buen número de ellos fue entregado a la Policía de Cocula y un grupo de narcos, quienes con singular saña los mataron e incineraron.
¿Motivos? Ahí es donde la investigación flaquea. Para entender todo se deben tomar en cuenta algunos datos. Primero, Guerrero es actuablemente el principal proveedor para los Estados Unidos de goma de opio, producto precursor de la heroína y morfina; ninguna región en el continente produce más que Guerrero. Segundo, todas las investigaciones han señalado que las autoridades (perredistas) de Iguala, desde el presidente municipal hasta el último policía, estaban controladas por el narco. Tercero, un detalle que surgió en las primeras investigaciones fue el secuestro de un quinto autobús, evento que misteriosamente se silenció rápidamente; este autobús, a decir de varios informantes, transportaba cientos de kilos de goma de opio con destino a la frontera de Tamaulipas; este detalle, por sí solo, explicaría la violenta defensa de este autobús por parte de diversas corporaciones policiacas, se dice que intervinieron tanto policías municipales como federales, y la saña con que fueron asesinados los primeros estudiantes, confundidos con integrantes de un cártel rival.
Razonemos, ¿qué implica llenar un autobús de pasajeros con goma de opio y llevarlo a la frontera? Sencillo, los que lo hicieron contaban con la existencia de una extensa red de complicidades capaz de permitir el paso, sin problemas, por retenes diversos, tanto de policías federales como del Ejército y la Aduana fronteriza. Eso significa corrupción y complicidad a muy alto nivel.
El reciente informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH, si bien desbarra en relación al proceso de incineración de los estudiantes y da por hecho cosas indemostrables, tiene la virtud de sacar a flote el tema del quinto autobús y los nexos con el narcotráfico. Que las declaraciones del “experto” señor José Luis Torero, no se sostienen ni con puntales y horcones es cierto, ese señor sólo estuvo unos minutos en el sitio donde se cremaron los cuerpos, diez meses después del evento, no analizó nada, no tomó muestras de nada, y a “ojo de buen cubero” sacó sus cuentas; dijo lo que dijo por indicaciones de no sé quién, en contra de la opinión de expertos que sí estuvieron físicamente en ese lugar y procesaron infinidad de muestras. Fuera de ese desatino, el informe tiene detalles que deben ser tomados en cuenta.
A estas alturas se pueden concluir varios hechos. Primero, los 43 están muertos, casi seguro incinerados en el basurero. Segundo, los autores intelectuales y materiales, ya detenidos, son autoridades municipales y estatales controladas por el narco, pero falta investigar a más funcionarios. Tercero, el asunto ha sido manipulado por la llamada “prensa facciosa” y sus amanuenses para golpear al gobierno federal que, en buena parte, no tiene vela en el entierro. Cuarto, se debe investigar, a fondo, todo lo referente a ese quinto autobús. Quinto, el Estado no los mató, fueron los narcos.
drvazquez4810@yahoo.com.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba