Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Colaboracionismo oficial, mata partido
Martes 22 de Septiembre de 2015
A- A A+

¡El PRD se encuentra en el filo de la navaja!, pues en los últimos años, una de sus principales tribus que actualmente conforman el PRD ha practicado como regla superior un colaboracionismo oficial, siempre al margen de los estatutos fundacionales, lo que ha impulsado a este instituto político a una posición de degradación constante y prácticamente lo ha puesto en el filo de la navaja, perdiendo día a día los espacios políticos ganados con esfuerzos y sacrificios y enfangándose en sus pleitos internos, que lo aleja de la sociedad, de la esencia de sus normas estipuladas y que lo orillan a perderse lamentablemente en el lodo de la ignominia y politiquería, olvidándose de los objetivos esenciales que le dieron origen en 1988.
Su actual presidente nacional, miembro secundario de su tribu, obediente siempre no a lo que mandata su Consejo Nacional, sino a lo que le ordena su jefe, el Chucho mayor, obtuvo a finales del año anterior un triunfo pírrico cuando quiso debatir principios y normas con el impulsor y fundador principal del partido del sol azteca, quien finalmente tomó la sana determinación de renunciar al partido, considerando acaso que mientras no se retomaran los principios que le dieron origen, sería perder el tiempo en debatir la irracionalidad de quien representaba de facto a este partido.
Desde la renuncia al instituto por él fundado, el Partido de la Revolución Democrática va involucionando, de mal en peor, y hoy sigue hundiéndose en la ignominia, permitiendo y respaldando al Poder Ejecutivo federal para que continúe con la depredación de las principales industrias que durante muchos años le dieron a México una autoridad, respeto y presencia en toda la América Latina, características hoy perdidas.
Haciendo pues a un lado los principios que le dieron origen, la actual dirigencia nacional de facto se debate entre pleitos e insultos internos, cuando lo que más se necesita en el país es la suma de voluntades que permita retomar viejas sendas nacionalistas, hoy perdidas en la memoria de sus dirigentes izquierdistas que allá en sus mocedades, efectivamente se pensaban de izquierda verdadera.
Precisamente por esa deshonesta conducta y como producto del impulso que dieran al denominado Pacto por México, miembros de la corriente Nueva Izquierda fueron abucheados singularmente durante el Congreso Nacional Extraordinario, que se llevó a cabo, tengo entendido, en el Parque Plutarco Elías Calles, durante el fin de semana.
Cabe recordar que por el prestigio y el esfuerzo personal de Cuauhtémoc Cárdenas, de la nada se fundó el partido y fue él quien advirtiera en el XXV Aniversario de la fundación, de la necesidad urgente de retomar los principios, hoy olvidados por los “Chuchos y otras corrientes más”.
A grado tal llega el descaro de la dirigencia actual que hoy buscan modificar los estatutos partidistas de tal manera que les permita imponer como presidente del PRD nacional a un prominente ciudadano miembro de toda su vida del Partido Revolucionario Institucional, cuando en meses anteriores le “abrieron” prácticamente al ingeniero Cárdenas las puertas para que saliera del partido por él fundado principalmente.
Los abucheos recibidos por los Chuchos de parte importante del Consejo Nacional celebrado, dan cuenta pues de la negativa popularidad de dicha salvaje tribu, que en su haber está el haber firmado un pacto político que permitió al gobierno federal destruir en gran parte y en poco tiempo lo que con muchos esfuerzos gobiernos nacionalistas lograron construir para beneficio colectivo de los mexicanos. Recuperar para el país toda una fortaleza fue un acto profundamente nacionalista; perderlo en un pacto firmado, una estupidez de los Chuchos.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?