Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Congruencias e incongruencias
Miércoles 23 de Septiembre de 2015
A- A A+

El Papa Francisco, argentino, latinoamericano, hombre comprometido con los vulnerables, dispuesto a una Iglesia católica cuyo corazón debe abrirse, llegó a Cuba, donde llamó a servir sin ideologías y promover los cambios. Se reunió con Fidel Castro, ofició misas públicas y reafirmó su compromiso con la nueva era de la relación Cuba-Estados Unidos.
Igualmente instó a una “revolución de la sensibilidad”, idea que aplicaría muy bien en Estados Unidos, donde la Iglesia católica enfrenta profundos cambios producto de embates legales por acusaciones por pederastia, la retirada de creyentes en sitios emblemáticos, fundados por inmigrantes europeos y los compromisos con los inmigrantes.
La carrera presidencial en el campo republicano, donde se ha usado con particular encono el sentimiento antiinmigrante, el racismo y la discriminación, el hartazgo contra los políticos tradicionales entre los anglosajones protestantes no tomará por sorpresa al Papa Francisco, pero revivirá el debate por su apoyo a inmigrantes, refugiados y desplazados.
Ayotzinapa. El Informe revelado por los expertos de la CIDH motivó serias dudas, tanto sobre las conclusiones de la PGR resumidas en la desacreditada “verdad histórica” como en los procedimientos, evidencias y tratamiento que llevaron a tales resultados. Sin verdades apologéticas, con un lenguaje técnico preciso sembraron nuevas interrogantes.
Con intenciones mediáticas y políticas, además de pretender desacreditar los avances de los expertos de la CIDH, la PGR volvió por el camino de sus “verdades históricas” al celebrar apresuradamente las conclusiones parciales de Innsbruck sobre la identidad de otro de los normalistas desparecidos, abriendo un nuevo e imprudente frente.
Después, los forenses argentinos, quienes participaron en las pesquisas iniciales, afirmaron que el indicio genético relacionado con el normalista “es débil y no definitivo”, además de recalcar las “serias interrogantes sobre el origen de las muestras”, el trato inadecuado a los familiares de las víctimas y las inconsistencias e irregularidades prevalecientes.
Tanto los expertos de la CIDH como los forenses argentinos dieron una nueva lección de congruencia y responsabilidad a la PGR, la comentocracia oficialista, la prensa carroñera, rechazando, en términos técnicos, la nueva “verdad histórica” gubernamental, la cual pretende mediática y políticamente reposicionar al gobierno, no resolver.
Los resultados de la Universidad de Innsbruck no son cuestionables en su cientificidad, sino por el uso dado por la PGR, como haber ignorado a los padres de los desaparecidos, manejo propagandístico, interesado y político del hecho, el desprestigio gubernamental y de una institución vuelta a cuestionar por el caso OHL-Infraiber.
Asimismo, la negativa a reconocer intervenciones u omisiones de instancias en los sucesos del 26 de septiembre de 2014, la controversia sobre el origen de los restos analizados y la versión de una gran pira humana, cuestionada por muchos y justificada por unos pocos “expertos”, alimentan las incongruencias de la congruencia que se pretende.
A falta de congruencia, se promueve una andanada contra el informe Ayotzinapa, encabezada por Televisa y medios electrónicos afines, comentócratas de varios medios impresos de circulación nacional, organizaciones alfiles del gobierno, antes del PAN, hoy del PRI, como Alto al Secuestro, acusando a la CIDH de conflicto de interés.
En los círculos afines y orgánicos al gobierno en turno importa lo supuestamente correcto en términos mediáticos y políticos y la defensa de la versión gubernamental, no la tragedia, la desaparición y los crímenes de lesa humanidad que pudieron haberse configurado ese 26 de septiembre de 2014 que pretende ser olvidado al convertirlo en efeméride.
Para acentuar las incongruencias de los políticos en un país con graves carencias, desigualdades insultantes, exclusión social y económica, se otorgará un privilegio escandaloso a los ex gobernadores michoacanos. Del erario público se les pagará seguridad personal, argumentando que el combate a la delincuencia pone en riesgo su vida.
El fundamento no puede ser más ridículo. En otro sentido, no está lejos de la justificación para mantenerles escandalosos privilegios a los ex presidentes. La mediocridad, inoperancia y lambisconería parece que pesan igual para tantas prerrogativas. Estos últimos gobiernos priistas hundieron al estado, por fortuna ya se van, pero no se justifica la burla.
Y para seguir alimentado las incongruencias del gobierno saliente, en las últimas semanas amenazó con un reeplacamiento rechazado incluso por el gobernador electo, el cual pretendió concretarse un fin de semana, el que fue cancelado el lunes por las sospechas que levantó, tanto por los recursos a emplearse como porque parecía un pago de favores.
La supuesta gratuidad hubiese comprometido financieramente al gobierno que en siete días tomará posesión, además de pretender premiar, por razones oscuras, a las clases altas, medias y el empresariado, sector que rechazó el hecho y reclamó a la administración del gobernadorcito gestionar recursos pero no le cubría sus cuantiosos adeudos.
El cuestionado líder del SUEM es un porro; sostiene su poder con miedo, amenazas, canonjías. La UMSNH no es propiedad de nadie, menos de una facción de una organización que ha perdido toda calidad sindical, transmutándose en un grupúsculo de mafiosos que buscan más privilegios e imponer intereses ajenos a la institución.
Podrá argumentarse que hay una andanada contra los sindicatos y el sindicalismo, pero las acciones, conductas y pretensiones del líder y sus allegados, no corresponden a la defensa de los intereses de los trabajadores y agremiados, sino a personajes dedicados a medrar del presupuesto y las instituciones públicas.
Los diputados michoacanos, encabezados por el presidente de la Mesa Directiva, defienden a capa y espada el uso de recursos públicos para supuesta gestoría, es decir, para repartir entre cuates y clientela política, porque esa ha sido la historia de los legisladores, tanto estatales como nacionales, como gestores. Dispendio y uso nada transparente de dinero público.
La pasada Legislatura tejió y destejió acuerdos, muchos de ellos ominosos, oscuros, faltos de transparencia, y desdeñó la rendición de cuentas. Los partidos se repartieron recursos públicos, se obsequiaron premios, repartieron puestos laborales a familiares y amigos. La incongruencia y opacidad prevalecieron mientras la crisis estatal golpeaba a los ciudadanos.
En tiempos ominosos, sin transparencia ni rendición de cuentas y crisis financiera, la Legislatura, el gobierno estatal, los gobiernos municipales, podrían mostrar cierta sensibilidad. Los ciudadanos no sólo esperan claridad en el manejo, gasto e ingreso de los recursos públicos, sino también austeridad y honestidad. Se cambia para que todo siga igual.
Muchos discursos de políticos y funcionarios públicos parecen congruentes, pero en realidad resumen incongruencia, opacidad, falta de transparencia y total ausencia de rendición de cuentas. A nivel estatal la incongruencia de la congruencia aparente es evidente, pero es un botón de muestra de una sociedad nacional que sigue apuntando al precipicio.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera