El Quijote
El Quijote
Gabinete silvanista, los que sí y los que no
Lunes 28 de Septiembre de 2015

Ayotzinapa, el inicio del Gabinete, quiénes sí y quiénes no, cuenta regresiva del actual sistema político del país.

Porfirio Muñoz Ledo, durante la conferencia magistral “El despertar de 1988”, efectuada en Pátzcuaro con motivo del CDLXXXI Aniversario del otorgamiento al lugar como ciudad de Mechoacan.

A- A A+

Al interior del equipo de transición del gobernador electo, Silvano Aureoles Conejo, prácticamente hay convencimiento de quiénes deben y no deben estar en el próximo gabinete, a darse a conocer en cuestión de horas.
La lista de los que deben estar en dicho gabinete en los mejores espacios públicos son Adrián López Solís, Carlos Maldonado, Roció Beamonte Romero, Antonio Soto Sánchez, Marco Aurelio Nava Cervantes, Julieta López Bautista, Fabiola Alanís Sámano, Silvia Figueroa Zamudio, Víctor Lichtinger Waisman, Sergio Mecino Morales, Martín García Avilés, Ricardo Luna García, Germán Tena Fernández, Rosario Cruz, Giulianna Bugarini y Gabriela Molina Aguilar, entre otros.
Y bueno, quienes no deben estar en el primer nivel del gabinete, de acuerdo con figuras del equipo de transición citado, son Cristina Portillo Ayala, Talía Vázquez Alatorre, Selene Vázquez Alatorre, Carmen Escobedo y Lupita Sánchez; no, dicen, no deberían estar, pero si por causas desconocidas arriban a cargos públicos importantes, habrá problemas.

2012-2015: ¡Fin!

Este próximo miércoles al fin termina lo que los michoacanos clamaban que acabara desde hace meses: la administración 2012-2015, la cual estará marcada por la ingobernabilidad, el maridaje protervo de muchos de sus funcionarios con la delincuencia organizada, la crisis de violencia y financiera, la evidente inoperatividad de sus funcionarios, instituciones débiles y carentes de propuestas para sacar a Michoacán adelante.
Por el Solio de Ocampo –la representación simbólica del Poder Ejecutivo michoacano– desfilaron tres gobernadores y un cuarto impuesto desde la Federación, Alfredo Castillo, que –paradójicamente– en el tiempo en el que asumió el control de la seguridad y las finanzas del estado, Michoacán vivió los momentos más estables en medio de la tormenta que azotaba a la entidad.
Sin embargo, la suma de las tres administraciones constitucionales y la cuarta de facto dejan un legado de crisis en los principales sectores del estado, que plantean escenarios complejos en lo social, lo económico, lo educativo y lo referente a la seguridad, heredando a la administración entrante de Silvano Aureoles grandes retos a enfrentar.

Fausto, drama público y privado

Sin embargo se debe señalar que si bien el primer gobernador en esta administración, Fausto Vallejo, recibió una entidad colapsada en el tema financiero y con crisis en materia de seguridad de parte de Leonel Godoy Rangel, en su gestión no hizo sino agravar la crisis y el estado de coma en el que se encontraba Michoacán.
Primero, ni él ni su círculo cercano y, por ende, su equipo de comunicación no supieron manejar públicamente los problemas y las consuetudinarias crisis derivadas de su delicado estado de salud.
Todas fueron medias verdades y mentiras completas, y mientras a los michoacanos se les ocultaba la verdad, durante su primer periodo de mandato en Michoacán se incrementó la crisis de seguridad y de legitimidad de las instituciones encargadas de procurarla.
En febrero de 2013 surgieron las autodefensas en la comunidad de La Ruana y emergieron las figuras de José Manuel Mireles e Hipólito Mora, las cuales pusieron en evidencia el profundo grado de anquilosamiento que el narcotráfico había logrado dentro de las estructuras gubernamentales.
En medio de esta crisis la salud el priista empeoró y dio paso al interinato de Jesús Reyna García, en cuyo periodo se registró la mayor expansión de los grupos de autodefensa hasta copar las regiones de Tierra Caliente, la Costa, algunas comunidades de la Meseta Purépecha y en un dado momento tocaron las puertas de Morelia.
Asimismo, fue evidente la confrontación directa del mandatario interino con los liderazgos y voceros de las autodefensas y sus señalamientos de la relación directa que Reyna García tenía con Servando Gómez Martínez La Tuta.
Empujado por sus hijos, Fausto Vallejo retomó el poder al final de ese año y como respuesta, varias células del crimen organizado le dieron la bienvenida con los atentados a subestaciones de la CFE en varias ciudades de Michoacán. Su retorno al gobierno empoderó a las autodefensas, las cuales incrementaron su expansión provocando la intervención del gobierno federal a través de la creación de la Comisión para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, a la cabeza de la cual Enrique Peña Nieto puso a Alfredo Castillo Cervantes.
El poder de Fausto Vallejo ya en sus últimos días, primero con la detención de Jesús Reyna García por vínculos con la delincuencia y posteriormente con el inicio de la saga de los videoescándalos, donde muchos periodistas anunciaban que los tentáculos del crimen organizado alcanzaban hasta su familia, fue orillado a renunciar a la gubernatura el 18 de junio de 2014.
El punto de quiebre del ex alcalde de la capital michoacana fue la aparición de un video de su hijo Rodrigo Vallejo, que departía alegremente con Servando Gómez Martínez, a quien le brindaba información de alto nivel y hacían planes mientras degustaban unas cervezas.
La crisis institucional mermaba al estado y por entonces, a propuesta de la familia Orihuela, el PRI en el Congreso de Michoacán propuso a Salvador Jara Guerrero, un académico alejado de la esfera política, para suceder a Fausto Vallejo. En su pronunciamiento para rendir protesta, Salvador Jara afirmó que trabajaría estrechamente con el presidente Peña Nieto y estrechaba con fuerza la mano de Alfredo Castillo Cervantes. Iniciaba así la era del comisionado.
La deuda que derivada del mandato que encabezó de manera constitucional el priista Fausto Vallejo asciende a 17 mil 198 millones de pesos con instituciones bancarias y la deuda contingente ronda los catorce mil millones de pesos.

Castillo, de plenipotenciario a bon vivant

La época del plenipotenciario en Michoacán pasaba un primer momento de combate efectivo para desmontar las redes del crimen organizado en el estado, en particular del cártel de Los Caballeros Templarios, además de la detención y/o abatimiento de sus principales cabecillas.
Posteriormente, Alfredo Castillo abría otro frente al iniciar la profilaxis de la clase política que presuntamente estaba vinculada en muchos niveles con la delincuencia organizada, empezando por Jesús Reyna García y varios presidentes municipales, como fueron los casos de Apatzingán, Lázaro Cárdenas, Pátzcuaro y Huetamo.
Esta depuración también lo obligó a abrir las iguales aristas de su partido político, desatando una confrontación con los principales liderazgos del priismo michoacano y con los funcionarios de la administración vallejista y la tensa relación del mismo con la clase política michoacana.
Por ello, tras el desmoronamiento del régimen vallejista y el arribo de Salvador Jara, el comisionado decidió imponer gran parte de su gabinete y hacerse del control total de la seguridad, las finanzas y la política social del gobierno.
Tras afianzar las riendas del poder, Alfredo Castillo colgó el traje de policía y se enfundó el de play boy, y optó por una nada discreta y si dispendiosa vida social y nocturna en los espacios más exclusivos de Morelia y la Ciudad de México, además de planear la organización de conciertos, espectáculos y eventos de diversa índole.
A tal grado fue el desentendimiento de Alfredo Castillo por los problemas en Michoacán, que en enero de 2015, cuando se desató el enfrentamiento en Apatzingán, el comisionado se encontraba comprando un Rolex en una tienda en Polanco, en la Ciudad de México.
Justo al año de su labor Peña Nieto removió a Alfredo Castillo, pero sus operadores continuaron maniobrando en el gobierno jarista. Al final del balance, la operación del ex comisionado dejó como primer damnificado la imagen pública del PRI y la unidad de dicho partido.

Jara: Gobernar cuesta arriba

Sin la presencia de Alfredo Castillo, Salvador Jara asume realmente el poder hasta marzo de este año, para lo cual emprende una rotación más –la quinta en tres años– de los funcionarios de primer nivel.
El mandatario sustituto rellena los espacios dejados por los castillistas con sus compañeros de la Universidad Michoacana, y decide nombrar como secretario de gobierno a un curtido cuadro político, de cepa nicolaita, Jaime Esparza Cortina, y le entrega las finanzas a un académico Miguel López Miranda.
Su paso por la administración gubernamental inició de ser el acompañante de Alfredo Castillo en las decisiones importantes y hasta en los conciertos a mantener un bajo perfil, tratando de minimizar todos los conflictos o improvisando declaraciones y posturas, que en algunos momentos dejaron entrever ingenuidad en temas de administración pública.
Un inicial error en el proceso electoral local provocó sendas críticas opositores sobre el argumento de un intervencionismo en el mismo, lo cual le significó una histórica amonestación pública por parte del Instituto Electoral de Michoacán (IEM); además su gusto por el peregrinaje a otros países como Francia, Estados Unidos o Italia sin alguna agenda gubernamental definida, su alejamiento y exabruptos con los medios de comunicación y una diversa y amplia secuela de decisiones no políticas, algunas de las cuales tuvieron que ser rectificadas, son características de su gestión que termina esta semana.
En diversas esferas públicas y ciudadanas, de las cuales hay que enfatizar que gran parte suelen ser más por intereses trastocados que por otra cosa, acusaron al mandatario de actitudes nada ortodoxas para dar respuestas a una serie de demandas de todo tipo.
Por otra parte, se debe señalar que el equipo de transición del gobernador electo considera que este gobierno regatea la información, una situación no aprobada por los acusados públicos.
Este 30 de septiembre termina un periodo convulso para Michoacán en los gobiernos del PRI, donde la gestión del tándem Vallejo-Reyna-Jara se caracterizó, más y con mejores resultados por este último, por administrar la crisis de una entidad que ha estado inmersa en la violencia y la inestabilidad política.

Las fortalezas del nuevo comienzo

Con estos escenarios arriba a la gubernatura Silvano Aureoles Conejo, quien ha utilizado todo el periodo de transición para evaluar, analizar diagnósticos, mapear y dar cuenta de la situación que le tocará enfrentar por los próximos seis años.
En ese sentido, el llamado “nuevo comienzo”, que ha sido la bandera de su oferta política, ha puesto en la mira cuatro grandes ejes a atender en el primer año de su gestión: seguridad, finanzas, temas educativos y transparencia.
Ya sin la preocupación del periodo administrativo –ya regresamos a los sexenios–, Silvano Aureoles parece trazar una ruta crítica para atender las necesidades más urgentes del estado: finanzas y seguridad, que coparán la mayor parte de la agenda del nuevo gobierno en los primeros meses.
Según estimaciones del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Michoacán cuenta con una deuda pública de 17 mil 198 millones de pesos, que puede ser administrada debido a que le ayuda que su plazo de pago es aún más largo (entre 18 y 22 años para los compromisos adquiridos a partir de 2009) y que por ahora les representa el 37.7 por ciento de sus ingresos.
En este camino, el futuro mandatario estatal destacó que entre sus primeras decisiones en política financiera y administrativa están que no va a contratar nuevos empréstitos, que realizará ajustes en los rubros administrativos, en contrataciones y ajustes de personal, donde se cuidarán los derechos laborales.
Asimismo, ha dicho, eliminará gastos que no son necesarios y apostará con fuerza a la transparencia y la rendición de cuentas para que los ciudadanos estén perfectamente informados de cómo está la situación y las medidas que se tomen.
Respecto al tema educativo, en diversas ocasiones ha declarado el gobernador electo que hay diálogo con todos los actores en Michoacán, con la CNTE y el SNTE, pero también con otros grupos sindicales del magisterio para que dicha inversión se traduzca en mejorar la calidad de los servicios educativos, y deja en claro que en Michoacán buscará la colaboración de los maestros para atender conjuntamente el tema de la educación.
En estos meses, desde su triunfo el pasado 7 de junio, Silvano Aureoles desplegó una de sus mejores habilidades: la gestión, que está llamada a ser el baluarte de la próxima administración que entra en funciones el próximo jueves y que trazará la ruta por la que tendrán que caminar todos aquellos funcionarios, gobernantes y legisladores que ven futuro en sus carreras políticas, es decir, armar proyectos concretos, tocar puertas y etiquetar recursos para sus municipios y distritos.
Por eso, seguramente, día con día, al gobernador electo se le ve reunido con la primera línea de los funcionarios de primer nivel del gobierno federal o con otros gobernadores, con los grupos parlamentarios federales y con empresarios.
Otro baluarte en el perfil del próximo gobernador es que se trata de una figura política nacional, que tiene presencia en las esferas donde toman las decisiones más trascendentales para el país y que ostenta un liderazgo reconocido e indiscutible, además de que su paso por las principales tribunas del país le permitió conocer los temas más importantes en México, derivado de lo cual ha construido un proyecto de gobierno que atenderá las necesidades sociales de los michoacanos, con políticas efectivas y que atiendan a todos los sectores.
Al menos se nota que Silvano Aureoles busca que Michoacán, en un lapso perentorio, alcance uno de los más altos parámetros de vida y registre uno de los más bajos índices de marginación, para ello pretende delinear políticas de gran calado que necesitan del respaldo social, del apoyo ciudadano, que los michoacanos se sumen a la construcción de una nueva cultura de trabajo, de respeto a las leyes, de abatir la corrupción y los hechos de violencia.
A fin de fortalecer la gestión de la administración de Silvano Aureoles y promover su eficiencia, el próximo gobernador impulsará un modelo de gestión de las políticas sociales que tenga a la transversalidad como eje ordenador del conjunto de programas y acciones orientadas a promover el bienestar social y el desarrollo humano de forma equitativa mediante la atención a las personas y los grupos sociales más vulnerables de la población del estado.
Por lo pronto, de acuerdo con sus documentos, el “nuevo comienzo” de Silvano Aureoles tiene como objetivo volver a afianzar y fortalecer las instituciones, retomar las riendas en la seguridad del estado, controlar las finanzas e impulsar una gran política social. De entrada, enfatizará en marcar diferencia y esbozar un gobierno sólido.

Molino de vientos

1- Algo está pasando en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, sobre todo cuando algunos abogados litigantes, Juan Carlos Durán y Maribel Villa Soto, presumen de complicidades con funcionarios de todo nivel para ganar sin argumentos sólidos, legalmente hablando, juicios laborales en contra de la parte patronal.
2- La ex diputada local, ex alcaldesa de Zamora y ex contralora del estado, Rosa Hilda Abascal, ha dicho en forma tajante que seguirá siendo panista y que sus detractores al interior de su partido político tendrán que demostrar con pruebas en mano que actuó en contra de los candidatos blanquiazules, señalamientos que tienen que más allá de lo mediático.
3- Histórica la imagen que se tomaron, luego de 30 años de no fotografiarse juntos, la suscitada en la ciudad de Pátzcuaro entre Leonel Godoy Rangel y Cristóbal Arias Solís. Ahí, luego de presenciar la conferencia magistral de Porfirio Muñoz Ledo, ambas figuras de la izquierda partidista se reencontraron, se saludaron y se tomaron la foto.

Sancho

Bueno, luego de un sinuoso gobierno michoacano veremos si realmente viene un nuevo comienzo…

Rocinante

A un año de Ayotzinapa “nos querían enterrar pero no sabían que éramos semilla…”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Comentarios Políticos El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

Llega AMLO

El Quijote

El Quijote

Meade en Michoacán

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

El quijote

Comentarios Políticos

Comentarios políticos

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

Comentarios Políticos El Quijote

El Quijote

El Quijote

Comentarios Políticos

Reelección, reglas claras

UMSNH, la polémica

UMSNH, sensatez legislativa

Primeros 100 días

La viabilidad de las Normales

Purépechas y nahuas, focos rojos

Sahuayo, lucha a “muerte”

Rompiendo el cerco de la CNTE…

Distrito de Hidalgo, la lucha interna del PRD

Los gendarmes que llegaron

Gabinete, a mecate corto

Nahuatzen: La Morena mano que mece la cuna

El primer juicio oral

Silvano, otra vez la mano dura

Y, ¿quién es quién en el gabinete?

Gabinete silvanista, los que sí y los que no

TEEM, el cierre

Congreso, quién es quién

Itaimich, resistencias

Tarímbaro, Sahuayo y Silvano

El manotazo de Adrián

Sigue la baraja del gabinete

Nuevo sistema, sí y no

Relevos partidistas

TEEM, corte de caja

Cambio, más allá del glamour

La inevitable transición

Elecciones 2015, lo inesperado

Y, sin embargo, salimos a votar

Michoacán no es Jalisco

Yurécuaro, como en Colombia

UMSNH, el gran debate

El debate a debate

El debate, la oportunidad

Encontronazos al día

El arranque claroscuro de las campañas

Campañas, incredulidad al cuadrado

El amago del boicot electoral

IEM, (b)iem

Hipólito, tras el poder

El Quijote

¿A qué viene señor ministro?

El Quijote

Comentarios Políticos

PRD, Morelia, Morelia…

La derrota de Gurrola

Castillo, vuelta a la hoja