Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Castillo de naipes
Martes 29 de Septiembre de 2015
A- A A+

Llegaron los padres de los muertos casi frente a la casa de Los Pinos, que prácticamente durante seis años albergó a uno de los mejores presidentes de la República que ha tenido nuestro país, mismo que se negó a vivir (porque era demasiado ostentoso) en el Castillo de Chapultepec, como había sido costumbre de los titulares del Poder Ejecutivo que le precedieron en los dos últimos siglos.
Los padres de los desaparecidos sabían con certeza que allí, ni en ese recinto ni en otro encontrarían ni apoyo ni respuesta positiva alguna y sólo la repetición del bla, bla como una constante del aparato administrativo actual.
La afirmativa reiteración del presidente Enrique Peña Nieto de encontrar la verdad sobre la trágica desaparición de los 43 jóvenes estudiantes de la Normal de Ayotzinapa fue sólo una promesa del ex gobernador del Estado de México, a sabiendas de que no puede hacerlo; aun cuando considero que él sabe con precisión lo que pasó con los normalistas, pues si alguien está informado de todo lo que pasa en el país es el titular del Poder Ejecutivo; considero que no puede hacerlo públicamente ni informar nada que sea cierto, aun cuando reitere una y otra vez su compromiso con la “justicia y la verdad”. Peña Nieto no puede denunciar al sistema político del que es cabeza principal.
De hacerlo, significaría el derrumbe del castillo de naipes de la que él es torre principal. De darse a conocer la realidad de ese crimen de lesa humanidad ocurrido en el estado de Guerrero, que no solamente ha enlutado los hogares de los desesperados padres sino de quienes somos conscientes de la terrible situación tanto política como social que prevalece en nuestro país, sería la hecatombe, pues una denuncia de tal naturaleza lo obligaría a separarse de la titularidad del Poder Ejecutivo y con ello vendría una avalancha difícil de contener que arrasaría no sólo al poder político, sino destruiría también el poder económico. Ni borrón ni cuenta nueva puede hacer, él mismo se pondría la soga al cuello.
Los padres de los muertos, con toda la información que se ha hecho pública, también lo saben (aun cuando no tengan precisión de lo ocurrido), y por eso consideran que la promesa presidencial de informarles sólo es otro compromiso que tampoco se cumplirá.
Por tanto desastre que ha ocurrido en el país, los “rollos oficiales” ya no engañan a nadie; ya no sirven más que para llenar las páginas de los diarios y no son más que un telón sobre otra cortina “para distraes a público”. Por eso la propuesta del gobierno de conformar otra comisión investigadora para sustituir al grupo internacional de expertos independientes es rechazada por los familiares de los seis ejecutados, de la veintena de heridos y de los 43 desaparecidos.
Finalmente la reunión se dio en un salón de la residencia oficial del Poder Ejecutivo y terminó sin ningún compromiso político oficial. El presidente Peña Nieto abandonó (dice La Prensa: enojado y sin comprometerse a nada) el salón de la reunión, sin dar respuesta alguna y no porque no la tenga, sino porque no quiere o no puede darla aun cuando reitere una y otra vez su compromiso “con la justicia y la verdad”.
Estos acontecimientos han despertado la conciencia nacional y enlutado a un número infinito de ciudadanos. El conocimiento público de lo acontecido con el tiempo derrumbará el castillo de naipes del que Peña Nieto es torre principal, y lo más seguro es que nunca informará de lo que realmente en Ayotzinapa sucedió.
Pero la desaparición de los jóvenes normalistas ha despertado la conciencia de miles y tal vez millones de ciudadanos que estamos conscientes y hartos de lo que sucede en nuestro país.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional

¡Hasta el color ha perdido!

Nada para nadie

Más panistas que el PAN

¡La tragedia que nos causa risa!

Pepe

Sin las cosas y con las cuentas

Morelia, ciudad ruidosa

Saltimbanquis

De chapulines y vientos huracanados

De dietas, remuneraciones y depredaciones

Tres candidatos. “Sufragio Efectivo, No Reelección”

Fanatismo o imperialismo ¡Ni lo uno ni lo otro!

In God we trust...

Cuando el engrudo se hace bolas

Cosas veredes Sancho

De Ayotzinapa, al Politécnico Nacional

Llegamos con él

Los machetes de Atenco

Epistolares que dan pena

Repercusiones

La bula papal

Como relator… ¡Muy bueno!

¡Por eso estamos como estamos!

¡La muerte se enseñorea en México!

¿Al borde del despeñadero?