Alejandro Vázquez Cárdenas
Educación en Michoacán, algunos datos
Miércoles 30 de Septiembre de 2015
A- A A+

Recientemente nos enteramos en medios periodísticos de la presentación de una demanda interpuesta por el presidente de Mexicanos Primero, Claudio X. González, ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra el secretario general de la Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán, Juan José Ortega Madrigal, por recibir pago de nómina como docente frente a grupo sin cumplir con la función. La denuncia, con fecha 18 de septiembre, menciona que Ortega Madrigal ocupa dos plazas docentes en la Primaria Rural Mariano Matamoros, ubicada en la comunidad El Tesorero, municipio de Apatzingán, Michoacán, y se ha ausentado 99 días hábiles en un solo año escolar. Aunado a lo anterior, la SEP reporta que Juan José Ortega recibió 170 mil 841 pesos sólo en el primer trimestre del presente año.
Lo anterior significa que Ortega ganó 28 mil 473 pesos a la quincena, que suman 56 mil 947 pesos mensuales de enero a marzo de 2015, pese a que no debería recibir ingresos como profesor pues está comisionado a funciones sindicales ya que, de acuerdo con el artículo 78 de la Ley del Servicio Profesional Docente, todos los profesores o trabajadores de la educación que tengan una comisión que les impida dar clases frente a grupo, como lo establece su plaza, “deberán separarse del servicio, sin goce de sueldo, mientras dure el empleo, cargo o comisión”.
Ninguna novedad con lo anterior. Desde hace años es sabido que los manejos financieros de la SEP, el SNTE y la CNTE no son precisamente un modelo de honestidad y transparencia. Ahora bien, el nivel educativo en Michoacán está por los suelos, a lado de Oaxaca y Guerrero es de los estados más atrasados en la República, lo cual es mucho decir. ¿El común denominador en todos?, el dominio de la Coordinadora en el aspecto educativo, la indefendible CNTE, estructura que ha arruinado, irreversiblemente, la educación de varias generaciones de estudiantes.
A la luz de los resultados y evaluaciones, el magisterio en dichas entidades es francamente indefendible; no hay argumento que justifique el bajo nivel de los egresados de primarias, Las argumentaciones de Mexicanos Primero sostenidas desde hace meses, señalando la tragedia educativa en esos estados son irrebatibles, les agrade o no a los afectados.
“La verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”, sentencia Antonio Machado. Esta frase señala algo obvio: que la verdad es muy independiente de la persona, organización o partido que la enuncie. Lo anterior viene a cuento por la frecuencia con que diversos periodistas, analistas y amanuenses, ayunos de la más elemental cultura, utilizan el argumento “autoridad moral” para intentar descalificar a un oponente. Nunca ha quedado suficientemente claro qué se quiere decir concretamente con “autoridad” o “calidad moral”, pero signifique esto lo que signifique, no es de ninguna manera un argumento válido para refutar o validar una posición. En algunos casos tenemos la sensación de que este argumento tiene cierta justificación, como cuando afirman algo personajes tales como Bartlett, Fernández Noroña, López Obrador Salinas de Gortari o algún otro espécimen de similar calidad; pero la lógica es inflexible, «autoridad moral» o «calidad moral» no son argumento de nada, los argumentos se refutan con argumentos, nada más.
La actual Reforma Educativa, por sí sola, no salvará la educación del país, cierto, pero es un buen inicio para eliminar las nocivas prácticas vigentes a la fecha, como otorgar plazas sin concurso y heredar (o vender) las mismas, así como una excelente oportunidad para que los maestros incompetentes ya no continúen haciendo daño al país. Obviamente afectará severamente añejos y turbios intereses, pero de ninguna manera estos deben prevalecer sobre un bien superior, que es el derecho a la educación de los niños.
La inmensa mayoría de los mexicanos apostamos por la legalidad y el orden y lo último que deseamos es que pequeños grupos, que no representan más que a sí mismos, pretendan imponer su particular interés y visión sobre los millones de ciudadanos que no estamos con ellos.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?