Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡El rey ha muerto!
Martes 6 de Octubre de 2015
A- A A+

Aun cuando no es una frase común, es expresada por muchos en México cuando se termina el ciclo de un funcionario de elección popular, ya sea gobernador, alcalde o presidente de la República y al tiempo que empieza su relevo. Para el que termina es el olvido y rápidamente los que antes lo saludaban con cierta pleitesía, lo eliminan tan pronto como les convenga y lo desplazan de su memoria para que el sujeto vaya a parar al rincón de los desperdicios y o al olvido total.
Cabe indicar que la expresión con la que comienza este artículo originalmente se refirió a la sucesión monárquica francesa, allá por 1422, cuando se provocó la sucesión de Carlos VI de Francia por el de Carlos VII de Francia y que, en forma completa, se escribía como “le rol est mort, vive le rol”.
Hoy la recuerdo precisamente por la terminación de un simulacro de “sexenio incompleto”, de inestabilidad gubernamental, de errores y horrores y cuyo ciclo completo le correspondía por derecho constitucional al licenciado Fausto Vallejo Figueroa, pero debido a diversas causas tuvo que compartir su corto periodo de gobierno con quien fuera su secretario de Gobierno, el licenciado Jesús Reyna, y luego por Salvador Jara Guerrero, mismo que abandonara la Rectoría de la Casa de Hidalgo (Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo) para asumir los últimos meses del cargo de gobernador del estado, que le entregó Enrique Peña Nieto. Periodo muy corto por cierto y muy complicado tanto por el desconocimiento de la administración pública del afortunado como por la situación de inestabilidad política y social, que aun cuando se niegue oficialmente, prevalece aún en el estado junto con la criminalidad.
¡Viva el rey!, pudiéramos los michoacanos terminar gritando la frase con la que iniciamos este escrito para celebrar o indicar la ascensión y rendición de protesta que como gobernador del estado hizo Silvano Aureoles Cornejo, el día 1º de octubre ante el Congreso del Estado, y al mismo tiempo expresar nuestro optimismo y deseo de que esta sucesión le sea muy, pero muy favorable a Michoacán.
De todos es conocido la caótica situación que vive el país, las descomunales desvergüenzas de la clase empresarial coludida con la clase política y que, como consecuencia de este actuar, se refleja el infortunio principalmente en la vida rutinaria de los carentes de todo, de millones de aquellos infortunados que ven cada día como su magro salario diario se desvanece paulatinamente sin poder hacer algo para resolver ni tan siquiera su doméstica crisis.
Pero un nuevo gobierno siempre trae y tiene la confianza de sus electores en que las abundantes promesas esparcidas por los cuatro rumbos cardinales del estado puedan concretarse en realidades; deseamos pues que esa cercanía que hubo en la campaña con su miles de seguidores se mantenga, y que cuando haya necesidad de que aquellos carentes de todo necesiten acudir al gobernante en búsqueda de ayuda, las puertas del despacho no se cierren, pues es común que sólo se abran para los empoderados de siempre.
Sabemos que las deudas ahorcan la Hacienda Pública, que la problemática a resolver es un enorme obstáculo para el desarrollo de Michoacán, que son miles las necesidades cotidianas, que los recursos económicos del estado son magros, que seis años son cortos para resolver tantos problemas. Y si seis años es poco más de dos mil, no alcanzarán para resolver o mitigar en parte los múltiples dolores de los michoacanos, por lo que obliga al gobernante y a sus más cercanos colaboradores a trabajar, válgaseme lo expresión, más de 48 horas diarias.
Vayan pues con este artículo, no mis felicitaciones por haber alcanzado el sueño realizado, sino mis preocupaciones por la problemática que agobia al estado y sí, desde luego, mi deseo de que Silvano pueda desenredar la madeja heredada.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!