José María Carmona
Ni populismo, ni neoliberalismo, gobierno de los trabajadores
Miércoles 7 de Octubre de 2015
A- A A+

El presidente Peña Nieto, en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, declaró en días pasados que el populismo amenaza a los países y más concretamente al país, que esta forma de gobierno atenta con los avances obtenidos en materia de las reformas estructurales que son la vía correcta para alcanzar una inserción eficiente en el contexto de la globalización.
Sin decir, el nombre de López Obrador, el presidente salió al paso porque de acuerdo con las últimas encuestas, este personaje es la figura política más conocida en el país, lo que lo convierte en los hechos en un posible candidato a la Presidencia en 2018 y a su vez por la situación tan crítica por la que atraviesa la economía y el desempeño del gobierno peñista, López Obrador se puede convertir en una alternativa para millones de electores en 2018.
El populismo es una forma o categoría de gobierno, una de las características es que una figura política llegue al poder con el apoyo “popular” a cambio de un sinnúmero de concesiones económicas y sociales que el corto plazo beneficien el nivel de vida de la población.
Además de una fuerte intervención estatal que los sectores estratégicos de la economía y con ello el otorgamiento de beneficios sociales en términos de la política social, salud, vivienda y educación a costa de un déficit en las finanzas públicas o de un crecimiento acelerado de la deuda pública o externa de los países.
El populismo también significa amplios programas sociales a los grupos más vulnerables de la sociedad y en general los gobiernos de izquierda adoptan estas medidas.
En los años 30 del siglo pasado, los gobiernos populistas más exitosos fueron, Perón, en Argentina, y Lázaro Cárdenas, en México, que aprovecharon la coyuntura de la crisis de 1929 y el arribo del fascismo en Europa, particularmente en Alemania, Italia y España.
Las concesiones sociales económicas y laborales, entre ellas, por ejemplo, en México, la Reforma Agraria o las grandes nacionalizaciones y el discurso antiimperialista tuvieron su base material en los excedentes de las exportaciones agrícolas que obtenían en el mercado mundial estos países.
Recientemente en la mayoría de los países de América Latina, en Venezuela con Hugo Chávez, en Brasil con Lula y en Argentina con Cristina Fernández de Kirchner fue posible de revertir el neoliberalismo y otorgar nuevas concesiones gracias a los altos precios de las materias primas en el mercado internacional, que generaron excedentes financieros que fueron distribuidos mediante políticas sociales asistencialistas.
Hay que tener presente que estos gobiernos llegaron al poder después de dictaduras y la instrumentación de severos planes de austeridad que empobrecieron a miles de trabajadores, inclusive hubo revoluciones de carácter democrático donde la movilización de las masas puso fin a los gobiernos dictatoriales.
Mucho más se puede agregar de las características de los gobiernos populistas supuestamente de izquierda, a los cuales les teme el gobierno de Peña Nieto, pero por razones de espacio únicamente se han indicado las características más importantes.
Enrique Peña Nieto defiende la otra cara de la moneda, es decir, el neoliberalismo, la competitividad, el libre comercio y la privatización al máximo de la economía nacional, lo que significa reducir a su mínima expresión la participación del Estado en la economía.
El mercado de las fuerzas que intervienen en él, así como la apertura total de la misma economía nacional, son los mecanismos que garantizan la estabilidad y el crecimiento económico en el mediano plazo, a la vez que brinda las mejores condiciones a la atracción de capitales extranjeros para la inversión supuestamente productiva.
Pero estas dos formas de gobierno que se enfrentan aparentemente entre sí no son la garantía para combatir la pobreza, la marginación y el lograr el crecimiento económico y mucho menos una justa distribución del ingreso.
El populismo de izquierda no llega al fondo de las cosas, es decir a la esencia de las desigualdades sociales que están en las leyes fundamentales del régimen capitalista de producción es decir la explotación del trabajo asalariado y en cambio se comporta sumiso ante el poder del capital, además de ser dependiente de los excedentes financieros generados por las empresas estatales para ofrecer mejorías sociales.
Y como ya se sabe, el neoliberalismo ha concentrado el diez por ciento del ingreso nacional, mientras que la mayoría de la población vive en la miseria o de un salario miserable.
Es por ello que ni el populismo ni el neoliberalismo son alternativas para los trabajadores, la mejor alternativa es un gobierno de los propios trabajadores y los sectores populares que nacionalice toda la economía y la planifique científicamente, es decir el socialismo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Rescate financiero y reforma universitaria integral

Mitos y realidades de la crisis de la UMSNH

El centenario de la Revolución Obrera de Octubre 1917

La larga agonía del TLCAN

Universidad nicolaita centenaria

Realidades y mitos de las ZEE

Ante la emergencia nacional, suspender la elección de 2018

Marichuy Patricio, una candidatura independiente de los trabajadores

Paquete Económico para un año electoral

Quinto Informe de Peñalandia

Se tambalea el TLCAN

Renegociación a la defensiva del TLCAN

¿Reforma o revolución democrática?

El capital de Marx, a 150 años de su publicación

Por la insurrección del pueblo venezolano para derrocar a Maduro

Desarrollo social, demográfico y urbano

Salarios, desempleo y sindicalización

Larga vida para Cambio de Michoacán

Legalización de drogas, autodefensas y libertad a presos políticos

Condenemos el espionaje

Los precios por las nubes y los salarios caen

La economía política electoral

Evolución positiva de las finanzas públicas

¿Nos callamos o nos callan?

Deuda pública estatal bajo la opacidad

AMLO, con su gobierno de magnates y sus escándalos

Crece la economía mexicana

Reforma universitaria nicolaita integral

Arantepacua: toda la verdad

Las instituciones públicas deterioradas

Ajuste en el gabinete gubernamental

Ni populismo ni neoliberalismo: gobierno de los trabajadores

¿Más mercado o más Estado en 2018?

Inflación y crecimiento económico

La última palabra la tiene el rector

Por un congreso universitario para la reforma integral

Migrantes y remesas

Política económica de ajuste

La Constitución centenaria mutilada

El final de la era del libre comercio

Peña, arrodillado ante Trump

Respuesta a Peña Nieto

Piñata financiera navideña

Precandidata indígena independiente en 2018

La huida de Carstens y el miserable aumento salarial

La Revolución cubana y el adiós de Fidel Castro

La economía mexicana bajo la guillotina de Trump

Están apeñejados frente a Trump

La elección estadounidense, entre la dama y el vagabundo

Conflicto nicolaita y la defensa de las pensiones y jubilaciones

La investigación económica y financiera en Michoacán

Cuatro décadas de docencia económica en Michoacán

Por un diálogo público y transparente entre universitarios nicolaitas

Gobierno, administración y política pública

El peso cae por el despeñadero

Paquetazo económico de hambre y miseria

La universidad nicolaita neoliberal

Simplemente Juan Gabriel

Una propuesta profesional en gobierno y asuntos públicos

El Primer Informe de un gobierno independiente

Lección magisterial e implicaciones económicas

A punta de gasolinazos y tarifazos eléctricos

Medir la pobreza es una perversidad

Medir la pobreza es una perversidad

Eficaz política tributaria

La transición a la crisis económica

Good bye Europe

¡Justicia para Nochixtlán!

La decadencia del imperio norteamericano

Crecimiento económico amenazado

Apoyo total a la huelga del SUEUM

Solidaridad con la lucha magisterial y los presos políticos

Una propuesta para la reforma integral de la Universidad Michoacana

La seguridad social en México

El fundamentalismo monetario del Banco de México

Los pobretólogos

Las huelgas

Por la defensa del pleno derecho a huelga del SPUM

Primer ajuste financiero

La desaceleración de la economía global

Claroscuros financieros

Anticonstitucional, la reforma a la Ley Orgánica de la UMSNH

Impacto económico de la Universidad Michoacana

¿Ya llegó la crisis económica y financiera?

Escalera: el dólar sube; serpiente: el petróleo cae

Gélido invierno financiero

Poder presidencial devaluado

Planeación a la michoacana para un nuevo comienzo

El salario mínimo

Por el imperialismo, llora París

La renovación sindical en el SPUM

El espejismo de las Zonas Económicas Especiales

Docencia e investigación económica en Michoacán

Por la defensa del régimen de pensiones y jubilaciones en la UMSNH

No al examen de evaluación educativa

Ni populismo, ni neoliberalismo, gobierno de los trabajadores

El debate sobre los negocios internacionales

Abrir el debate académico en el Ininee, no a la persecución política

Discapacidad y el derecho al trabajo

El principio del fin del gobierno peñista

La devaluación del peso mexicano

Radiografía de los pobres en Michoacán

Peña, buena estancia en París: El Chapo Guzmán

El pueblo griego dijo “No” a la Troika

25 años no son nada, en medio de la tragedia griega

Por la unidad para defender las conquistas laborales del SPUM

Por una renovación democrática de la dirección del SPUM

Votación pulverizada

Decrece la economía

Empleo, remesas y consumo, motores del crecimiento

No hay democracia con presos políticos y desaparecidos

La situación de las finanzas públicas del país

Pulso económico y financiero

Agenda de gobierno para Michoacán

Michoacán, entre la opulencia y la miseria, retos para candidatos

Apuntes sobre el presupuesto base cero

La economía mexicana camino a la recesión

De la intervención a la regulación estatal

La recuperación estadounidense golpea al peso

La defensa incondicional de las pensiones y jubilaciones en la UMSNH

A Peña Nieto se le cayó la economía

Las pesadillas presidenciales (segunda parte)

2014: Año de contrastes económicos y financieros

2014: Año de contrastes económicos y financieros 1

Señor rector Serna, le tomo la palabra

Aproximación crítica a El capital de Piketty

Por una reforma democrática en la Universidad Michoacana

A dos años, se cae Peña Nieto

Solidaridad con la caravana de Ayotzinapa

El precio del petróleo a pique

El precio del petróleo a pique

Actividad industrial en México

Iguala: la masacre perredista

Iguala: la masacre perredista

La política social en México

La política social en México

La Inversión Fija Bruta en México

Reprobado el gobierno de Peña Nieto

Presos políticos libres

Impacto en primer semestre de la Reforma Hacendaria

¿Y qué con el salario mínimo?

Ante la contrarreforma energética, la consulta popular

Los gigantes de la telecomunicación

Las leyes secundarias en Telecom no terminan con el monopolio

Libertad inmediata para Mireles y todos los autodefensas

Los retos del gobierno de Jara Guerrero

Asalto a la nación

¿Por qué no crece la economía mexicana?

¿Por qué no crece la economía mexicana?

La economía mexicana se mueve lentamente