Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”
Miércoles 7 de Octubre de 2015
A- A A+

La aventura del nuevo PRI finalizó. Tres gobernadores, un comisionado arbitrario, una Legislatura holgazana y abusiva, presuntos vínculos con la delincuencia denunciados contra el familiar de un gobernador constitucional y un gobernador interino, endeudamiento, debacle económica, inseguridad y un mediocre gobernadorcito, eficaz priista simulador.
Pero lo que viene con el gobierno que recién asumió las riendas no significa cambios profundos. Se reconocen los ingentes problemas que asuelan Michoacán, pero los discursos y la propaganda (Michoacán está en ti) no auguran alejamiento de las típicas conductas de las élites políticas. Este PRD del “nuevo comienzo” es buen ejemplo.
No es buena señal la aduladora cargada mediática. Una cosa es la buena ventura y el beneficio de la duda, otra la entrega acrítica, evidente lisonja y obsequio de la palabra escrita y oral, incluyendo fantasiosas y mágicas referencias a un gobierno que tiene grandes retos ante sí. La fábula y el elogio no abonan a la resolución de los ingentes problemas.
Acorde con el discurso inaugural del nuevo gobierno, el cual emocionó a pocos ciudadanos, más a algunos medios y columnistas que aplaudieron a rabiar (el chayo es de quien lo trabaja), deuda púbica, inseguridad y desarrollo económico, serán los ejes principales de esta administración. Nada nuevo; sin excepción, todos los gobiernos lo afirman.
El endeudamiento, el que ya no aterra a muchos pues otras entidades del país doblan o triplican el michoacano; la inseguridad, que recicla mandos y modos cuestionados (José Manuel Mireles, Cemeí Verdía, entre los casos públicos); inoperancia de las estructuras institucionales, educación pública en colisión, entre otros aspectos, destacan.
Por supuesto que la descomunal deuda pública pondrá trabas a cualquier intento por alentar el desarrollo económico, y si la inseguridad (extorsión, derecho de piso, secuestro, cuotas obligatorias, entre otras) y el saqueo a las arcas públicas (patrimonialismo, abuso de poder, privilegios con cargo a los ingresos públicos) no terminan, poco se podrá hacer.
Asimismo, al “nuevo comienzo” se le acabó pronto lo que algunos medios y columnistas michoacanos presumían: la capacidad de reinvención. Comenzó a trabajar con un gabinete legal y ampliado que ratificó a leales y cercanos, algunos de seguro refrendarán la confianza que les otorgó previamente a pesar de su poca experiencia administrativa pública.
Pero la mayor parte de los integrantes tiene nula pericia; varios colaboraron activamente en la campaña electoral, por lo que recibieron su premio; hay uno que otro conocido por su prepotencia y corrupción y saltimbanquis priistas y panistas. Es un gabinete típico del perredismo de derecha, con cuota de género, con tintes de otro de infausta memoria.
La toma de posesión del nuevo gobernador desinfló muy pronto la esperanza. El discurso, tono y contenido, se convirtió en un precipitado acto de campaña electoral. Quizá sea el último pero proliferaron las promesas. Aunado a un gabinete de cuates, algunos incómodos, otros depredadores, el PRD michoacano se parece tanto al del DF.
El lema que el jueves pasado temprano comenzó a tapizar algunas vías importantes de la ciudad –quizá del estado, “Michoacán está en ti”, es simple propaganda electorera. Como lo he comentado en alguna otra colaboración, a la mercadotecnia electoral se le acabaron las ideas, si es que alguna vez las tuvo. Réplica de otro que el PRI usó en otro tiempo.
Mala señal de un gobierno que afirma “nunca más de rodillas ante el crimen organizado”, pues le apuesta a la manipulación mercadológica. Si entre los michoacanos anida Michoacán, entonces no hacía falta realizar una costosa campaña electoral y depositar un voto que favoreciera a un grupo partidista que presumía tener las respuestas a los problemas.
Este escribano no es político, por fortuna, y el lema reivindica el individualismo consumista, manipulador, de apariencias, típico de la derecha neoliberal. Los michoacanos, antes de suponer que el gobierno que eligieron tiene obligaciones y funciones claras constitucionales, tendrán que asumir lo que venga. Buena justificación para lo que viene.
Sin duda, los ciudadanos, organizados o no, representados o no, votantes o no, tienen que responsabilizarse, no sólo de los gobiernos que llevaron al poder, sino también de cambiar actitudes, vislumbrar vías novedosas para el cambio, pero no todo puede recaer en una ideología individualista, individualizante, que supone que el mercado lo resuelve todo.
Obviedades. 1. Mientras la prensa financiera festinaba supuestos beneficios para el consumo vía la homologación del salario mínimo, afirmando una fantasiosa recuperación del poder de compra, la OCDE no deja duda: entre los países asociados a este organismo, México sigue siendo insultantemente uno de los más desiguales, con la exclusión en aumento y un salario de risa (para las élites políticas y económicas). 2. Populismo y autoritarismo. A los asesores de Enrique Peña Nieto, y al propio presidente mexicano, les parecieron un gran acierto llevar un discurso demagógico, populachero, derechista, además del pleito del PRI contra AMLO, a la ONU, en supuesta actitud de estadista, pero hace dos días pretendió darle variedad al discurso al arremeter contra el autoritarismo. 3. La comentocracia, la prensa carroñera, esgrimen ahora otro abusivo espectro priista: las indagaciones de la CIDH, en el caso Ayotzinapa, pretenden desestabilizar a México. Es decir, los desaparecidos, desparecidos están; la justicia es una carroñera presencia, hay que proteger la complicidad, corruptelas e impunidad de las élites políticas y económicas. La vida humana es lo de menos. 4. Rapiña. El PRD del DF se solazó ante la pérdida de poder en la capital del país arrasando con presupuestos, saqueando y dejando equipo obsoleto. Esa es la izquierda perredista real, vengativa, pero en otros lugares del país los otros partidos que perdieron puestos y recursos no cantaron mal las rancheras. 5. El ATP decreta nuevos y profundos saqueos a los recursos naturales, al bienestar de los mexicanos; con la apresurada firma de México, el cual es sistemáticamente rechazado en Estados Unidos, se busca imponer el poder de las transnacionales. 6. Tlatelolco, 1968. Matanza orquestada por el PRI, pero los mexicanos olvidan fácilmente. De ese año a 2015 se han documentado cientos, miles quizá, de abusos, ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, en las que. 7. La PGR la volvió hacer: militares libres por insuficiencia de pruebas, mientras el general Cienfuegos rechazaba groseramente alguna intervención en la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa. 8. El Foro Mundial Económico afirma que México está entre los países con mayor desvío de recursos producto de la corrupción gubernamental, empresarial y de las élites políticas. 9. Acorde con el Inegi, en Michoacán los tres delitos más frecuentes: extorsión, robo o asalto en la calle o en el transporte público, y robo parcial de vehículo. Y en general, el cajero automático en la vía pública, el banco y la calle, son los lugares más inseguros. 10. El IFT confirmó la complicidad gubernamental y los privilegios a Televisa a pesar de las evidencias contundentes se le exoneró de tener poder sustancial en la televisión restringida.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”