Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Un buen comienzo?
Lunes 12 de Octubre de 2015
A- A A+

El lema del nuevo gobernador comienza a vislumbrarse, en unos cuantos días los medios han puesto énfasis en las autodefensas y el Mando Unificado, el chikungunya, el Teletón, la Reforma Educativa, las amenazas a los nuevos presidentes municipales de Michoacán…


La Reforma Educativa

El potro más brioso pa’ montar es el la educación, ya que el presupuesto del estado para el próximo año es de 58 mil millones de pesos, y de ellos, 19 mmdp son para educación, es decir, uno de cada tres pesos es para educación. Y la deuda de los michoacanos es de 27 mil millones de pesos. ¡Vaya y valla problema!
Intentar aplicar la Reforma Educativa sin consensos es echarle gasolina al fuego, quizá mediante el uso de la fuerza y la coerción, el peñato y el del “nuevo comienzo” pretenden lograrlo pero, ¿sería viable en un país y un estado con tantísimos problemas como la desigualdad, la existencia de millones de pobres (en Michoacán, uno de cada dos michoacanos lo es) las miles de escuelas sin servicios de agua, drenaje, baños, luz ya no digamos de Internet? Hay niños y jóvenes que asisten a la escuela sin haber probado alimento, que viven en casas de cartón y sin servicios, que caminaron varios kilómetros para llegar a la escuela, que muchos de ellos sólo cuentan con la mamá que tiene que trabajar para mantenerlos, cuidarlos y revisar tareas, algunos con padres alcohólicos o farmacodependientes, padres desempleados, estudiantes que viven en medio de violencia intrafamiliar y/o externa, padres sin ninguna educación. Si aun así pretenden imponer la Reforma Educativa, que Dios nos coja confesados.
En el foro organizado por Salvador Jara, ex rector y ex gobernador de Michoacán y realizado en la Universidad Michoacana en torno a la RE, participaron expertos nacionales y extranjeros, el secretario de educación del estado, maestros y otros. La conclusión del mismo fue distinta a la que se pretende aplicar. En diferentes partes del país se realizaron ejercicios semejantes y en todos, sí, en todos, se dijo que la forma en que se pretendía aplicar la Reforma Educativa carecía de consensos, de condiciones materiales aunados a la ruptura del tejido social. ¿Así seguirá el nuevo comienzo?
Una historia de tantas y que no es telenovela. En una escuela de la periferia de Morelia, una niña asistía a clases en el turno vespertino, regularmente sin comer, desaseada, sin tareas. La maestra, al percatarse de la situación de la niña, en múltiples ocasiones mandó llamar a la mamá. Por fin, un día ésta se apareció y al plantearle la maestra los problemas de la niña, se soltó llorando al explicarle lo de las 24 por 24, -24 horas trabajando y 24 para reponer fuerzas- porque había sido abandonada por el “machito”, que sola cargaba con la responsabilidad y con un sueldo miserable, lo de la falta de agua en casa, lo de las fuerzas que faltan para continuar con tan terrible carga. Pormenorizó relatando sumidas en llanto -madre y maestra- que cuando llega del trabajo con sus niños, que están solos más de 24 horas, únicamente tiene fuerzas para darles algo de comer y quedarse dormida con sus niños entre sus brazos. La mamá preguntó “¿qué puedo hacer maestra?”, al contarlo llora y la acompaño sumidos en la rabia que produce la injusticia.
¿Qué le aconsejarían a la mamá y a la maestra el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño; el gobernador, Silvano Aureoles; la secretaria de Educación, Silvia Concepción Figueroa? ¿Entenderán miles de historias semejantes?

Autodefensas y Mando Unificado

Con respecto al asunto de las autodefensas, los primeros reparos pa’l caballo del gobernador recién estrenado los han dado múltiples autodefensas que han planteado posiciones contrarias a las declaradas por el gobierno de Silvano Aureoles, entre otros Hipólito Mora, los familiares de José Mireles, diversos autodefensas de la Costa michoacana, donde recién se desplomó una avioneta con cargamento de cocaína, así como el municipio de Yurécuaro, donde ahora gobierna Morena, que plantea establecer una Policía similar a la de Cherán, objeciones de Alfonso Martínez y otros presidentes municipales. En fin, varias son las dificultades que pretenden resolverse de forma única, aún a sabiendas de que las condiciones son diversas y múltiples las opiniones en Michoacán. ¿Se impondrá la solución vertical o la consensuada con los diversos actores?

El Teletón

Aunque de origen existen múltiples y añejas objeciones en contra de la participación de los gobiernos federal y estatal en el Teletón (de Televisa), el gobierno del “nuevo comienzo”, que ya comenzó, se comprometió a aportar recursos y pagar adeudos para el Centro de Rehabilitación Infantil Teletón. Fausto Vallejo en su momento se comprometió a donar 40 millones de pesos al año (se adornó con sombrero ajeno). ¿Jesús Reyna y Salvador Jara pagaron la promesa de Fausto?, ¿el nuevo gobierno le adeuda 120 millones de pesos al Teletón?, ¿es prioritario ayudar a Televisa cuando se tiene una deuda de 27 mil millones de pesos?
De las muchas objeciones al Teletón, una de ellas es de la Organización de las Naciones Unidas, que dijo: “Al Comité (Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad) le preocupa que buena parte de los recursos para la rehabilitación de las personas con discapacidad del Estado parte sean objeto de administración en un ente privado como Teletón. Además, observa que dicha campaña promueve estereotipos de las personas con discapacidad como sujetos de caridad. El Comité insta al Estado parte a establecer una distinción clara entre el carácter privado de las campañas Teletón y las obligaciones que el Estado debe acometer para la rehabilitación de las personas con discapacidad. Asimismo, le recomienda desarrollar programas de toma de conciencia sobre las personas con discapacidad como titulares de derechos”.

¿La continuación?

La afectación a la Loma de Santa María continúa hoy en día con maquinaria trabajando; creo que la inició Lázaro Cárdenas Batel, la adelantó Leonel Godoy al quitarle el estatus de Área Natural Protegida. Fausto Vallejo, Jesús Reyna y Salvador Jara no la pararon y ¿lo sabe Silvano Aureoles?
Una obra para las colonias de los ricos de Altozano con costo de mil millones de pesos serviría para… ¿cuántas escuelas de palitos?

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?

Ganaron la sinrazón, la codicia, la indiferencia…

Con el agredido, no con el agresor

¿Quién prendió el cerillo?

¿Ganó su partido? ¿Perdió su partido?... Organícese, las cosas irán de mal en peor

¿A quiénes sirven los gobiernos y la Universidad Michoacana?

¿Votar? Mejor organizarse

El EZLN. La teoría y la práctica

Luis Villoro y Galeano

¿Y tú qué harás(emos)?

¿La dejaremos morir?