Alejandro Vázquez Cárdenas
Delincuencia y medios de comunicación
Miércoles 14 de Octubre de 2015
A- A A+

Es de sobra conocido el enorme poder corruptor del narcotráfico, los márgenes de ganancia que deja son inimaginables para el común de los mortales. Y debe de ser así para que tantas personas decidan involucrarse, hasta sus últimas consecuencias, con tal de obtener una parte en el enorme pastel de las ganancias ilícitas, sin que les importe el dolor y la ruina que ocasionan sus acciones.
El negocio es gigantesco, con múltiples ramas, desde la siembra, cuidados, recolección, transporte, distribución, etcétera, nada de pequeños inversionistas o aficionados, todo está estructurado y los escalones se ganan y cuidan con criminal determinación. Un negocio de este calibre no se monta de la noche a la mañana, requiere de una gran cantidad de recursos humanos y materiales, contactos diversos, apoyos y padrinos en múltiples niveles, sobre todo en estructuras policiacas, desde los niveles más bajos, pasando por mandos medios hasta contactos clave con altos funcionarios, Gobernadores incluidos. Se requieren abogados, jueces \"a modo\", industriales y comerciantes dispuestos a servir de tapadera, banqueros e inversionistas de elástica conciencia, políticos corruptos encumbrados y un largo etcétera. Y dentro de ese largo etcétera está el contar con una prensa a sueldo, editorialistas, periodistas y columnistas dispuestos a darle un matiz adecuado a las noticias relacionadas con el narco. Minimizar el problema, atribuir ejecuciones y ajustes entre carteles a otros actores, protestar, usando un nacionalismo barato, contra la extradición a los Estado Unidos, callar o sesgar datos incómodos. Y si la lucha va en serio y el gobierno y el Ejercito se involucran en acciones decididas, con resultados concretos, pues a desquitar el sueldo y a pegar el grito en el cielo para criticar y lamentar a ocho columnas el uso del Ejercito en estas tareas. En sesudos editoriales se ponen a reclamar por la extrema \"violencia\" de los operativos, los injustificados \"atropellos\" a los derechos humanos. En inverosímiles editoriales hablan de la \"desmesura\" de las acciones que ejecuta el Ejercito, del \"desgaste\" del mismo, llegan al absurdo de criticar que respondan al fuego que reciben con las armas que disponen y no \"dialoguen\" o busquen la manera de que \"invitar\" a los agresores a que amablemente se rindan y entreguen las armas y concluyen, sabiamente, pidiendo que el Ejercito regrese a sus cuarteles y que nuevamente la lucha contra el narcotráfico quede a cargo de la (ineficiente) Policía local.
Colaborando activamente en la defensa del narco se encuentran varias ONG patito que activamente promueven la opinión de que la lucha contra el narco no debe generar enfrentamientos, que no se debe molestar a los sospechosos, que deben dejar las cosas como están o de plano afirmando que la presencia del Ejercito es una verdadera amenaza local.
No se ocupan dotes de Sherlock Holmes para sospechar cuáles son estas publicaciones, algunas son muy transparentes y desde sus primeras planas o su portada semanal puede uno intuir de qué lado están. Para estos columnistas y editorialistas todo lo que hace el Ejército está mal, todo lo que haga el Ejecutivo no sirve o está mal planeado. Los inocentes habitantes de determinada localidad sufren terriblemente bajo una implacable \"ley marcial\", la Normal Rural de Ayotzinapa es una tranquila institución académica al nivel de Yale o Harvard, y así, en diversos tonos e intensidades se dedican a sabotear y criticar la lucha contra el narco. Ciertamente muchos lo hacen de buena fe, otros por ignorancia, pero muchos otros lo hacen con pleno conocimiento de causa, lo hacen sencillamente porque para eso están pagados.
¿Qué hacer?, evidentemente nunca vamos a encontrar un recibo de honorarios con todos los requisitos fiscales, que muestre la relación entre un diario nacional, sus “columnistas” estrellas o una revista política semanal con un cártel de la droga. Eso es candoroso, pero si podemos analizar y comparar las diversas noticias sin prejuicios ni anteojeras ideológicas.
Eso sería lo ideal.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos