Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán
Viernes 16 de Octubre de 2015
A- A A+

En México, asociadas a la desigualdad económica, social y cultural se encuentran las grandes desigualdades sectoriales y regionales. Respecto de la desigualdad sectorial, Julio Boltvinik documenta que mientras la proporción de pobres en el medio urbano era de 79.8 por ciento en 2014, en el medio rural alcanzaba el 95.6 por ciento. En contrapartida, los no pobres eran el 20.2 por ciento urbanos y el 4.4 por ciento rurales. Sin duda los contrastes son notables.
En cuanto a las desigualdades regionales, su realidad es perceptible, en especial cuando se compara la situación del sur con la del norte del país, incluyendo en el sur, fundamentalmente a Chiapas , Oaxaca, Guerrero y, en el norte, diez entidades federativas, que van desde Tamaulipas a Baja California. En el sur está ubicado el 60 por ciento de los municipios con altos y muy altos niveles de marginación, en tanto que en el norte apenas representan el 2.2 por ciento del total.
En el sur, donde tendría que incluirse a Michoacán, existen obstáculos relevantes para el desarrollo, como son, entre otros, un clima de negocios inadecuado, carencias de infraestructura, bajos niveles de capital humano, escasa capacidad de innovación y una débil integración a los procesos globales del mercado. De hecho, se trata de regiones estancadas, severamente limitadas en su ahorro y capitalización, que necesitan de impulsos externos para su desarrollo y cancelar los grandes regazos en su realidad social, a la vez que se amplían sus oportunidades de avance.
En el caso michoacano, regiones como la Costa y Tierra Caliente de Huetamo a lo largo de siglos han acumulado pobreza, a pesar de las expectativas que pudo provocar el aprovechamiento de los yacimientos y procesamiento del mineral de fierro. El Puerto Lázaro Cárdenas reúne características de “enclave económico”, en lugar, como se esperaba, de “polo de desarrollo”, con efectos detonantes en su entorno inmediato y el conjunto de la economía michoacana.
Sin embargo todavía es reversible la función catalizadora de Lázaro Cárdenas, considerando que en el mundo están surgiendo crecientes oportunidades de relación económica y comercial en el área del Pacífico y que ahora, con el Acuerdo Transpacífico, se amplían las ventajas de ese puerto marítimo y de sus efectos para la economía michoacana, especialmente en la corrección de sus grandes desequilibrios regionales.
En el ámbito nacional es imperativo que en el corto plazo sean implementados los nuevos mecanismos, que conduzcan a la eliminación definitiva de las grandes desigualdades presentes en la historia del país, entre sectores sociales y entre regiones, en el marco de la lucha persistente contra toda forma de desigualdad.
Consecuentemente, el pasado 29 de septiembre, el Ejecutivo federal entregó a la Cámara de Diputados la iniciativa de decreto por el que se expide la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales, cuyo objetivo consiste en establecer políticas públicas focalizadas en espacios geográficamente definidos, para que los sectores público y privado realicen acciones que impulsen el desarrollo de actividades económicas con ventajas para las regiones con menores niveles de ingreso y bienestar en el país.
La iniciativa establece en su artículo primero que “dichas zonas serán consideradas áreas prioritarias del desarrollo nacional y el Estado promoverá las condiciones e incentivos para que, con la participación del sector privado, se contribuya al desarrollo económico y social de las regiones en las que se ubiquen, a través de una política industrial sustentable con vertientes sectoriales y regionales”.
Entre los incentivos y estímulos para estas zonas se encuentran los de carácter fiscal y aduanero, los de educación, capacitación y adiestramiento, la seguridad pública, mejoras regulatorias, de ordenamiento territorial, fomento al desarrollo de comunidades, así como la creciente disponibilidad de infraestructura y servicios, entre otras tantas medidas, incorporadas en un Programa de Desarrollo de la Zona y su Área de Influencia, como instrumento que permita la racionalidad en el conjunto de acciones emprendidas.
Por otra parte, el artículo 16 de la iniciativa establece que “cada zona contará con un consejo consultivo integrado, en términos de reglamento de esta ley, por representantes de las instituciones de educación superior e investigación, organizaciones sociales, cámaras empresariales, administradores integrantes, e inversionistas”.
En estas condiciones, la ley en ciernes para el establecimiento de Zonas Económicas Especiales representa una oportunidad que desde ahora tendría que ser aprovechada por los sectores gubernamental, empresarial y civil para impulsar medidas que detonen el desarrollo de dos regiones michoacanas que demandan de impulsos externos, la Costa y Tierra Caliente de Huetamo.
Se sabe que una vez aprobada la ley, el Ejecutivo federal resolverá la creación de las tres primeras Zonas Económicas Especiales, que son la de Puerto Chiapas, el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, con los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y el Puerto Lázaro Cárdenas, con áreas de influencia en Guerrero y Michoacán.
En este contexto, es fundamental la participación michoacana en el Consejo Consultivo de la Zona de Lázaro Cárdenas, con propuestas puntuales que impliquen la puesta en marcha de modelos de desarrollo, donde el conocimiento, la experiencia y el compromiso de los michoacanos sea factor fundamental en el éxito que se proponen las Zonas Económicas Especiales.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!