Alejandro Vázquez Cárdenas
Mentiras y medios de comunicación
Miércoles 28 de Octubre de 2015
A- A A+

La difusión de noticias falsas, medias verdades, el ocultamiento de hechos o peor aún, difundir una mentira, han sido una constante en el periodismo mexicano. En el pasado reciente, hablemos de los 60, 70 y buena parte de los 80, las noticias eran controladas en un 90 por ciento por el sistema, vía estructuras de Gobernación. Los medios de que disponía el sistema eran amplísimos, los más usados eran la compra de editorialistas y “analistas” para que escribieran alabanzas al régimen y ocultaran sus fallas y un apoyo económico amplio a los medios \"alineados\".
Actualmente se ha logrado una importante libertad de expresión en la prensa escrita, noticiarios radiales, y con cierta dificultad en el medio de mayor penetración, que es la televisión. A nivel de libros la independencia es casi total, pues el sistema siempre ha sabido que el ciudadano mexicano casi no lee.
En la actualidad observamos otras situaciones también preocupantes, en algunos medios, señaladamente en prensa escrita, que no se veía en el pasado reciente; se trata de la presentación de noticias con una enorme carga partidista, matizándolas para que resulten adecuadas y convenientes a sus intereses, dándole un sesgo a todo lo que publican, omitiendo o descalificando opiniones contrarias a su línea editorial y magnificando lo que convenga a su ideología. Descalifican sin argumentar, usan liberalmente la frase \"autoridad moral\" sin saber que eso, por sí mismo, no es argumento de nada, utilizan sin problema alguno verdades a la mitad y las completan con lo que mejor les convenga. Esto da por resultado un periódico poco confiable.
¿Cómo torcer una noticia dándole un sesgo creíble?, fácil, los directivos de los grandes medios de comunicación saben que el lector promedio no acostumbra cruzar y contrastar informaciones y entonces simplemente basta con que al reportar sobre un determinado evento omitan detalles o datos clave que permitirían al lector tener una visión más amplia de los hechos. Dan la noticia con una carga emocional que tiene por objeto impactar y sensibilizar al lector, para así, predisponerlo a favor o en contra de algo, según convenga a la publicación.
Otra manera de manejar el sesgo es utilizar como analistas a personas que se sabe van a hablar y sostener una determinada posición. Otro es el llamado “sesgo por control de fuentes”, si a los dueños de un determinado medio les interesa enlodar a un X personaje, simplemente entrevistan a varios de sus adversarios, ellos solitos se encargaran de denostar a su enemigo.
Incluso algo que en teoría es muy confiable, como son las fotografías, se pueden manipular con facilidad. Ejemplo: en uno de los tantos conflictos recientes del Oriente Medio apareció una fotografía de una pareja que empuja una carreta cargada con algo que no se ve pues está tapada, ésta dio origen a diferentes interpretaciones en tres diarios nacionales. Uno dice que es una pareja que lleva alimento a su casa, otro dice que es una pareja que huye de su ciudad, otro de plano dice que llevan sus hijos a enterrar. En otra foto un grupo de iraquíes da la bienvenida a soldados norteamericanos, pero otro dice que están protestando contra los soldados y otro más dice que sólo se aglutinan frente a tal hotel. En otra foto, un niño con las manos en alto es porque pide agua a los soldados norteamericanos, pero según otro periódico, les grita que se vayan de su país.
Nos podemos preguntar ¿A quiénes sirven en realidad estos periódicos? Evidentemente no a la verdad, no a la objetividad, no al verdadero periodismo y por lo tanto, no a México, dada su proclividad a la manipulación, la mentira y la desinformación. ¿Qué hacer?, simplemente si lo que se quiere es tener una adecuada información habrá que contrastarla y cruzarla con diversos medios, debemos tener suficiente apoyo bibliográfico y no creer todo lo que nos dicen, sólo porque está impreso en tal o cual periódico, así sea nuestro favorito.
Add. Asignatura pendiente de este nuevo gobierno: “Cumplir y hacer cumplir la ley”.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto