Xuchitl Vázquez Pallares
¿Quieres ver a los artistas?
Jueves 29 de Octubre de 2015
A- A A+

“¿Quieres ver a los artistas?”, dijo un hombre que a la vista no tenía muchos recursos a su pequeña hijita. La niña era pequeña, con grandes ojos, que por la ansiedad de ver el mundo parecían aún más grandes.
Ambos se sentaron en las escalinatas del cine ubicado justo en el Centro de Morelia. Ante ellos se había ubicado, como todos los años, una alfombra roja que abarca toda la calle. Había muchísima gente alrededor de la alfombra, la mayoría jóvenes, sus caras plenas de felicidad, de esperanza, de sueños.
No todos entrarían a las salas, ya fuese por falta de recursos o por ya estar agotadas las entradas, pero eso poco importa. La gente se reúne ahí en Las Rosas, en la Plaza de Armas, en los Portales, por el gusto de estar vivos, por el gusto de que lo sueños a través de las cámaras se logran hacer realidad.
La alegría y bullicio de los jóvenes se asemeja a las parvadas de golondrinas que llegan en esta época.
El papá le escogió a su hija el mejor escalón para que viera mejor a los artistas. La pequeña comía unas frituras nada saludables, pero estaba inmensamente feliz. ¡Vería a los artistas! Se sentó quietecita, sin embrago yo podía percibir las mariposas revoloteándole el corazón.
¡Que escena de la vida real!, en mi interior la bauticé con el nombre de Morelia. Así la percibí, bella, con ansías de vivir, sin recursos, pobre, pero con una dignidad y una fortaleza que le hacía ver maravillosamente.
Me pregunté qué artista le emocionaba poder ver. Sentí un enorme deseo de regalarles boletos para toda la muestra. Seguramente esa pequeña podría llegar a ser una gran cineasta.
La imaginé viendo He named me Malala (Él me llamó Malala), película donde Malala Yousafzai narra al público cómo su nombre Malala, que significa valentía, el cual escogió su padre, fue determinante para ser lo que ella ha logrado ser.
De la mano de su padre, incentivada y acompañada por él, Malala, al igual que la pequeña de ojos grandes, aprendió a soñar, y lo más importante, aprendió a abrirse camino y abrir camino a los demás mediante el acercamiento al conocimiento y luchar por sus derechos, a aprender, a vivir la vida plenamente.
Me la imaginé también viendo Allende, mi abuelo Allende, película que habla de sentimientos del corazón de la familia del gran luchador social chileno, Salvador Allende.
El XIII Festival Internacional de Cine de Morelia, al igual que en los otros años, exhibe maravillosos filmes. Difícil es verlos todos.
Pensaba todo esto mientras iniciaba la película Amnesia, del director Berbet Schroeder, quien estaba presente entre el público. De repente ante mis ojos entró la pequeña Morelia de la mano de su padre, o más bien diría yo, el padre de la mano de ella, pues era ella la que entró a la sala decidida y rápidamente tomó asiento. ¡Qué felicidad!
Gran felicidad irradiaba Morelia de poder estar justo ahí, viendo lo que querían ver sus ojos, el mundo entero.
La película que vieron los ojos de Morelia hablaba de la importancia de no olvidar, de valorar el pasado, pues de éste está conformado el presente y es base para el futuro.
Hablaba también del gran dolor que puede existir en los corazones por hechos del pasado. El negarlos, el aparentar su inexistencia, no nos permite avanzar; más bien nos estanca y hace prisioneros. Es importante, por tanto, apreciar el pasado en toda su dimensión con lo bueno, lo malo y lo regular, y de todo esto tomar experiencia, aprender de los errores y avanzar con paso firme, la frente en alto y la felicidad en la mirada.
Morelia entró la película justa. A lo que tenía que ver, que procesar, que interiorizar.
Por su edad pensé que sería maravilloso viera la película El Principito, basada en la maravillosa e inmortal obra de Antoine de Saint-Exupéry.
Obra literaria que ha abierto los ojos y corazones de miles de niños, jóvenes y adultos que al leerlo recuerdan que lo esencial es muchas veces invisible. Y que lo más valioso no cuesta dinero alguno. Que nuestro mundo no es el único y mucho menos nuestra manera de percibirlo.
El Universo es vasto, maravilloso, mágico, misterioso. Este puede ser visto desde los ojos puros de una pequeña niña sin necesidad de viajar al espacio. Basta con tener la determinación de hacer algo para lograrlo.
El arte es un vehículo que la humanidad encontró para expresar sus sentimientos, anhelos y sueños. El cine es uno de esos vehículos que ha encontrado la humanidad para explorar sus capacidades, para viajar a su mundo interno y a otros mundos y galaxias.
El arte es un vehículo de la humanidad para alcanzar la paz anhelada. El conocimiento, la cultura, es sin duda como lo hemos repetido desde hace mucho, la herramienta para lograr el verdadero desarrollo de los individuos, pueblos y naciones. Invertir en esto es invertir en un presente sólido y en un mejor futuro.
La paz anhelada por la humanidad nunca se logrará mientras exista violencia, desigualdad, injusticia y hambre. Las armas, las innumerables corporaciones policiacas, los cuarteles, no traen, ni crean, ni garantizan la paz.
La paz será cuando haya justicia, cuando prevalezca el respeto a nosotros mismos y nuestro entorno.
Ha habido ocasiones en que la violencia ha sido muy patente en estas tierras, y si ustedes han sido observadores, se habrán dado cuenta de que durante los días que dura el Festival de Cine cambia todo.
Cambia porque la cultura es agente de cambio por traer implícito el deseo de trascendencia de la humanidad.
El Festival de Cine de Morelia es una fiesta para los michoacanos, específicamente para los morelianos, que tengamos boletos o no, gozamos inmensamente estos días en que la cultura, el conocimiento, la alegría de vivir, se apodera de estas tierras.
Gracias damos pues a todos los esfuerzos que hacen posible que los sueños se hagan realidad.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…

Nuevo inicio…

¿Dónde están?

¡Abajo el mal gobierno!

La conciencia de la sociedad inconsciente…

Del Informe…

Qué importante es la memoria

Presea Amalia Solórzano

Defendamos nuestro país…