Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!
Viernes 30 de Octubre de 2015
A- A A+

Ahora que, al menos en el discurso, se habla de que las grandes bandas delictivas del crimen organizado están debilitadas y por lo tanto existe mayor tranquilidad para los michoacanos en general y para los morelianos en particular, resulta que los eventos sobre robos a casas habitación, a vehículos, así como asaltos a comercios y a transeúntes van creciendo como espuma, pero una espuma demasiado tóxica que daña y carcome a la población cual si fuera gota de agua en piedra, porque no permite estabilidad emocional de la población, situación fundamental que el ser humano requiere para vivir con dignidad al menos sin zozobra.
Existe marcada preocupación en lo ya expresado porque la gente buena se encuentra en estado de indefensión, pues mientras los cacos “trabajan” a todo vapor la Policía, sus jefes máximos y mediamos, con toda la pompa que representa el Mando Unificado o como nombren a todo tipo de vigilantes del orden y la ley, valen puro sorbete porque no existen estrategias efectivas para enfrentar dicha enfermedad social que en todo momento nos tiene con el Jesús en la boca.
Todo mundo tiene que estar alerta, bajo las recomendaciones y bendiciones de padres, tíos, abuelos, maridos y hasta de la suegra, antes de salir de casa: no saques el celular en la calle, toma bien tu bolso, aguas con la cartera, no descuides la mochila, cierra los seguros del auto y no bajes los cristales, camina por donde haya gente y luz suficiente, no cuentes dinero en público. Ah, pero en relación con casas o negocios: cierra bien la puerta, pon todos los candados, vamos a contratar un sistema de alarma, ya vi cuánto cuesta una cámara de video, que no vean cuando salgamos de vacaciones, dejemos las luces prendidas y una larga lista de cuestiones semejantes que ya es ocioso especificar; lo aquí estipulado es apenas una muestra de cómo viven y sienten los morelianos, sin dejar de lado que en otras poblaciones como Uruapan, Zamora, La Piedad y Zitácuaro principalmente, mantienen focos rojos encendidos sobre esta misma problemática.
No podemos entender por qué ahora quienes tienen que estar encerrados son los comerciantes que atienden atrás de las rejas, cual reclusorio de alta seguridad, no como la de El Chapo; resulta que los encerrados tras los barrotes o mallas son los buenos y no los malos, ya ni mencionamos las tiendas de conveniencia o supermercados, que al igual que las gasolineras son blanco predilecto de robos y atracos a cualquier hora del día; luego entonces, ¿qué no habrá autoridad competente para que detenga esta campaña delincuencial?, ¿ acaso el presiente municipal, Alfonso Martínez, según independiente, no sabe ni por dónde entrar a dicho problema, no tiene visión o un programa de trabajo que ataque y solucione, o al menos reduzca la incidencia de una delincuencia que literalmente entra y actúa como Pedro por su casa? Al menos hasta hoy no hay nada claro al respecto.
Algunas voces en el interior del Congreso del Estado, sobre todo juveniles, se han manifestado exigiendo que las diversas autoridades pongan atención y remedio al respecto, lo mismo han planteado conductores de programas noticioso o de denuncia púbica, tanto matutinos como vespertinos, incluso varios de ellos con mensajes abiertos vía texto normal o WhatsApp para que se expresen sus experiencias y recriminen la falta de capacidad, de atención y sensibilidad de los diferentes órganos de gobierno, que según se encuentran preocupados por la delincuencia organizada pero se han olvidado de la delincuencia común.
Todo mundo pide clemencia, grita desesperado por auxilio, con mayor razón cuando existen víctimas que han sido atracadas hasta en cuatro ocasiones, no es broma, hay barrios y colonias que de plano son auténticas bocas de lobo, y los policías o mandos unificados, andan levantado borrachitos, bolseando a nocheros, levantado infracciones, además de otras acciones que no les implica mayor esfuerzo más que estar sigilosamente seleccionando sus víctimas. Esto no se vale, se requiere, capacitación, programas, recursos financieros, estrategias, acciones prácticas y adecuada supervisión, además de valores como honestidad, responsabilidad y ética para encarar a tan peligroso enemigo; es decir, urge todo un plan integral contra la delincuencia, un plan que ofrezca certidumbre y convierta a la capital michoacana en una ciudad más tranquila, más productiva y desde luego más atractiva para sus habitantes y para sus turistas, que a estas alturas estarán visitando nuestra ciudad para dar fe y constancia de una de las mayores tradiciones que engalanan nuestra cultura y que orgullosamente traspasa nuestras sacudidas fronteras.
Las autoridades gubernamentales deberán estar muy alertas para hacer frente a este problema social antes de que sigan existiendo ciudadanos que tomen justicia por su propia mano, los recientes linchamientos es muestra de ello. Simón Bolívar expresó con razón: \"El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política\".

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Sindicalismo corrupto

Escuelas normales rurales

Libre manifestación vs violencia

El chiflido de Silvano

Terremotos… solidaridad y corrupción

Alistemos las monedas

Vandalismo en la UNAM

Cristóbal Arias, ¡va con todo!

Liberación femenina

Morón: informe y respaldarazo

Cáncer y alimentación

Ni perdón, ni olvido

Imposición legislativa en Baja California

Temblores en la Ciudad de Mexico

Colonias populares, privatizadas

Examen de admisión en escuelas normales… en riesgo

Deportistas y los riesgos de la fama

Y Moron?... ¿dónde está?

Lluvias… ¡preocupación permanente!

La mañanera de televisa

AMLO: defender lo defendible

Aniversario de Morelia... su fundación

ENUF, un año más trascendiendo

Michoacán… por industria

Entre perdones

Mexicanos ¿Felices?

Sociedad y medio ambiente

Gasolineras ¿Y los litros de a litro?

Persecución de la SEE

La Bandera Nacional

Los abuelos y las estancias infantiles

Monarcas Morelia ¿acosado?

Líderes sindicales... a la rendición de cuentas

El magisterio en el limbo

Incertidumbre energética

Día de los Inocentes

Navidad, regalo de amor

Giro en educación

Educación básica en Michoacán ¿en el limbo?

Nuevo gobierno… nuevas esperanzas

Guardia Nacional

Comisiones bancarias en la mira

Morelia, improductiva

Morelia, bajo el agua

Carmen Aristegui, el regreso

Normalismo, en el olvido

López Obrador: clroscuros

Los abuelitos

Morelia, de mal en peor

Elba Esther… ¿libertad pactada?

Morelia, reto complicado para Morón

PRI Y PRD… ¿Sobrevivirán?

Morelia, ¡bajo el agua!

¡Cerca de la definición!

El verdadero peligro para México

¡¡Alto a la violencia electoral!!

AMLO... la batalla continúa

Estacionamientos públicos, sin responsabilidades

Todos somos Luis

La depresión…mal silencioso

La vocación magisterial

Las elecciones y la pobreza

XXIX Coloquio de Educación en la ENUF

Sufragio efectivo, ¡sí reelección!

Elba Esther Gordillo, ¿un peligro para México?

Candidatos y elecciones

Asesinato de tiburones

¡La cuesta de enero!

Trabajadores de la educación, pagos pendientes

Año Nuevo y propósitos

Ley de Seguridad Interna, militarización abierta

Meade… ¡el ungido!

Encuestas, ¿el arte de engañar?

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE