Columba Arias Solís
¿Una rectora para la UNAM?
Viernes 30 de Octubre de 2015
A- A A+

El próximo 16 de noviembre, el doctor José Narro Robles, actual rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, terminará su gestión al frente de la institución, por lo que la Junta de Gobierno, el pasado 23 de septiembre, emitió la convocatoria a los aspirantes a dirigir la máxima casa de estudios del país.
El 22 de octubre, el órgano elector, luego de conocer la opinión de los universitarios a través de las comisiones que se instalaron durante casi un mes para realizar la auscultación entre el estudiantado y el cuerpo docente, anunció los nombres de diez universitarios que a juicio de la Junta cumplieron en mejor forma con todos los requisitos previstos en la Ley Orgánica Universitaria.
No deja de llamar la atención que entre esos diez universitarios aspirantes al rectorado de la UNAM dos son mujeres, y es que en los 70 años de existencia de la Junta de Gobierno Universitaria como órgano elector del rectorado, ésta no se ha caracterizado –no obstante la gran cantidad de mujeres docentes, investigadoras y por supuesto estudiantes de las diferentes carreras profesionales– por la apertura para considerar siquiera como aspirantes a la Rectoría a una mayoría de mujeres.
Luego de 39 años de existencia de la Junta de Gobierno, para la sucesión de Jorge Carpizo se llamó por primera vez a una mujer para la entrevista respectiva con rumbo al rectorado, ella fue la académica Elizabeth Luna Traill, directora en aquel tiempo del Instituto de Investigaciones Filológicas. Transcurrirían varios años más, hasta la sucesión del segundo rectorado de José Sarukhán en 1996, cuando la Junta volvió a llamar a la segunda académica mujer a quien el órgano consideró con las capacidades para candidatearse a la Rectoría, la doctora Juliana González Valenzuela, entonces directora de la Facultad de Filosofía y Letras.
Once años después, en 2007, la Junta de Gobierno tomó en consideración a otra mujer, la investigadora Rosaura Ruiz, y cuatro años después, cuando ya se advertía la reelección del actual rector José Narro, la Junta de Gobierno, rompiendo su añeja tradición, abre la participación a dos mujeres en la lista de solamente cinco académicos llamados a la entrevista: la doctora Ana María Cetto, del Instituto de Física, y la doctora Suemi Rodríguez, de la Facultad de Estudios Superiores.
Si bien en el actual proceso de sucesión, y esto es considerado como inédito, han participado cuatro mujeres en las entrevistas y auscultación, solamente dos han pasado el primer filtro y llegado a la etapa final del proceso, por cierto, son dos reconocidas investigadoras que en otros años también participaron en la contienda para ser rectoras de la UNAM, ellas son la doctora en Ciencias y bióloga de carrera profesional Rosaura Ruiz Gutiérrez, actual directora de la Facultad de Ciencias y quien se ha especializado en la investigación de las teorías evolutivas y pertenece al Sistema Nacional de Investigadores. La otra candidata es la también doctora en Ciencias Suemi Rodríguez Romo, quien fue directora de la Facultad de Estudios Superiores Plantel Cuautitlán y cuenta en su haber con varios postdoctorados en diversas universidades de Europa y Estados Unidos y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores.
La candidata Rosaura Ruiz Gutiérrez ha destacado en sus diferentes mensajes a la comunidad una toma de posición sobre lo que considera “un tema insoslayable de la Universidad; su esencia pública, autónoma, laica y gratuita”. Una característica institucional no negociable, que según ha dicho ha defendido y defenderá siempre.
En su mensaje como aspirante a la Rectoría señaló que la autonomía es el sustento que posibilita la consecución de los fines de la universidad, “implica la soberanía para regular y dirigir las relaciones que la universidad mantiene con el mundo externo, integrado por el gobierno, la sociedad y el sector privado”.
En su proyecto como candidata a rectora, la doctora Ruiz destaca fortalecer la consolidación de la universidad como referente de las instituciones universitarias del país, proveedora de conocimientos, valores e identidad nacional, así como refrendar con hechos, el compromiso de la institución con la sociedad, preparando individuos con un alto nivel profesional y calidad humana, capaces de generar y aplicar el conocimiento de vanguardia que permita alcanzar el país que todos nos merecemos: próspero, justo, seguro, libre, sano y culto.
Por su parte, la aspirante a rectora Suemi Rodríguez Romo considera que son múltiples los aspectos que la UNAM debe transformar, entre los que cita los ejes estratégicos que se requiere fortalecer y mejorar, tales como el prestigio de la universidad, la docencia y la investigación, la transferencia del conocimiento y el reposicionamiento de las artes y las humanidades, entre otros, dentro de un ámbito creativo y aspiracional con enfoque integrador.
Señala la doctora Rodríguez como objetivo de su plan rectoral “garantizar y promover –a corto, mediano y largo plazo– el ímpetu creativo de la máxima casa de estudios de México, su generosidad humanista y su calidad académica”.
Son dos mujeres preparadas, capaces, con altas prendas académicas y con toda una carrera en la UNAM, ambas con los merecimientos para ser designadas al frente de la Universidad Nacional Autónoma de México, siempre y cuando se rompan los viejos esquemas que por tantos años han marginado a las mujeres de la rectoría de la más grande e importante universidad de nuestro país. ¿Habrá rectora para la UNAM?

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada