Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Ahí viene el lobo
Miércoles 4 de Noviembre de 2015
A- A A+

La detención de cuatro líderes de la CNTE en Oaxaca provocó reacciones diversas. Por parte de las huestes de los detenidos se reforzó la actitud de lucha, presiones, marchas, a pesar de que se afirma que pesan sobre otros 30 personajes de esa facción órdenes de aprehensión. La confrontación parece haber llegado a un punto de inflexión.
En Michoacán, las amenazas del “nuevo comienzo” fueron recibidas con rechazo, algo de burla y el relanzamiento de nuevas acciones de presión. El gobernador de este estado reveló que además de las detenciones de los oaxaqueños, el gobierno federal venía por los michoacanos también. 28 en total. Todos por violar leyes federales.
Mientras el “nuevo comienzo” manotea mediáticamente, amenaza con la baja al magisterio que no se evalúe, reta a quienes siguen obstruyendo vialidades o secuestrando autobuses, el gobierno federal confronta al magisterio con autoritarismo y represión. En Michoacán sólo hubo un ultimátum para resguardar políticamente a la administración estatal.
Es tal la pérdida de rumbo ideológico de este gobierno y su partido, que militantes y simpatizantes llenaron el escenario en el que Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano presentó un llamado a la refundación de la política y la reescritura de la Constitución mexicana. El PRD neoliberal, la derecha izquierdoide, pretende que el paraguas de Cárdenas los guarezca.
Octubre fue, respecto al magisterio michoacano dizque democrático y a los normalistas, el mes del ultimátum, el manoteo mediático, el ahí viene el lobo. Es sabido que el ala radical de la CNTE en Michoacán desprecia al “nuevo comienzo”, en tanto no se siente a ofrecerle jugosas prerrogativas y abundantes privilegios. A eso le apuesta.
El rechazo a la Reforma Educativa es real. No me cabe duda que es punitiva, pero el problema es más profundo. Por un lado, un modelo educativo a punto del colapso y, por otro, un magisterio que construyó un sindicalismo, nada ajeno al patrón patentado por el PRI, clientelar, corporativo, amenazante contra la crítica, autoritario, en busca de privilegios.
Asimismo, tanto este magisterio como sus intelectuales orgánicos culpan del fracaso del modelo educativo a las erradas políticas educativas, al Gobierno Federal, mientras suponen del lado magisterial que lo importante es drenar recursos públicos para actividades político-sindicales, supuestos modelos educativos alternos y muchos privilegios.
Sin duda, el gobierno federal, los sindicatos magisteriales, los partidos políticos, los líderes, las políticas públicas partidizadas, son parte del problema. Todos son responsables. También la sociedad civil. La educación formal, institucional, ha sido confundida como un problema de los otros, no de los educandos y sus padres. Craso error.
Hoy el problema ha escalado hasta agravarse. El modelo educativo ha sido cuestionado en diversos frentes. El empresariado, que busca nuevos privilegios; académicos de distinto origen político e ideológico; grupos partidizados dentro y fuera del gobierno, organismos internacionales que pretenden imponer una educación para el mercado y mercantil.
La mayoría de los mexicanos sigue fuera del debate y la acción pública. Muchos han asumido que la “educación de calidad”, sea lo que esto signifique, es la ruta. El otro problema es que la educación pública pierde como bien público, convirtiéndose en mercancía, en cohecho, en chantaje, porque supuestamente si hay calidad, los mexicanos ya la hicieron.
Esta idea de calidad proviene de modelos empresariales aplicados para producir más mercancías para un mercado de simples consumidores, en condiciones laborales precarias. Los educandos como consumidores. La educación como mercancía para formar mano de obra para un mercado flexible, donde la productividad es fundamental.
Importa a todos una educación de calidad, pero es importante precisar los parámetros de lo que unos y otros entienden por calidad. Asimismo, es urgente que la sociedad civil pase de la queja contra marchas, bloqueos y el magisterio, a cuestionar, tanto los contenidos gubernamentales como los magisteriales para construir la educación pública que se necesita.
Obviedades. 1- La llamada #LeyFayad pretendía criminalizar y silenciar las redes sociales de Internet; es buen ejemplo de ese PRI fascista, derechista y golpista, que aborrece de la libertad de expresión y el derecho a la información. La presión logró su retiro. Importante la declaración de un experto: es necesario tipificar las conductas de los individuos, no prohibir y criminalizar una tecnología. 2- No es extraño que la derecha representada por PRI, PAN y PRD, se haya repartido cientos de millones de pesos en la ALDF, pues tienen historias similares de abusos, corrupción, complicidad e impunidad. 3- El PAN está impulsando, con la complicidad de PRI y PRD, una bolsa para moches de alrededor de 17 mil millones de pesos, fondos que el gobierno federal había omitido en su propuesta del Presupuesto de Egresos de la Federación. Se trata de etiquetar recursos de forma discrecional para infraestructura en estados y municipios. 4- Afirma el “nuevo comienzo” que el arribo de la Gendarmería traerá confianza y seguridad a los morelianos. Esperemos que sí, excepto si se replican las conductas delictivas (extorsión, abusos, detenciones arbitrarias) de los actuales cuerpos policíacos. 5- Hipólito Mora afirmó en un noticiero radiofónico que hay una orden para asesinarlo porque ha desenmascarado a los delincuentes que siguen imponiendo su violencia en algunas regiones del estado. ¿Hasta cuándo “nuevo comienzo”? 6- México es uno de los países más letales para el periodismo y los periodistas. Acorde con la CIDH, tres de cada diez asesinatos se comenten en nuestro país. 7- CEPAL: 71 millones de indigentes en América Latina. En México, 20 años estancado el salario; de los más bajos en Latinoamérica. 8- Las transferencias de divisas, vía las remesas, a pesar de los golpes que la recesión ha propinado al mercado laboral donde se insertan los migrantes internacionales mexicanos, ha operado como salvaguarda en México: la balanza de pagos, las reservas internacionales y, lo más importante, el bienestar de millones de hogares. Es hora de que los economistas, los banqueros, los políticos y gobiernos dejen de atribuirle efectos mágicos. Nunca va a desarrollar a un país o una localidad. Son ingresos para el bienestar. 9- Los desplazados de la guerra esquizofrénica contra el narco siguen en aumento. Más de 280 mil personas de diez estados. El gobierno federal se niega a reconocer el fenómeno, mientras la indefensión crece. 10- Pese a giras, promesas y discursos, el fantasma que recorre Michoacán será nuevamente acicateado. Dos mil 500 personas a la calle por el recorte en la producción en ArcelorMittal. Esperemos que el “nuevo comienzo” no cometa el error de “rescatar” a la empresa por nada.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”