Alejandro Vázquez Cárdenas
IMSS, una institución rebasada
Miércoles 4 de Noviembre de 2015
A- A A+

Pocas cosas muestran tan evidentemente la ineficiencia estatal como la medicina socializada. En pocos lados el sufrimiento humano les merece tan poca consideración. IMSS, ISSSTE Y SSa es lo mismo. Médicos especialistas con agendas saturadas, médicos \"familiares\" que se sienten todo menos médicos de una familia determinada. Asistentes y secretarias que no ocultan su enemistad con el género humano.
En este 2015, la Comisión Nacional de los Derechos humanos informó que el Seguro Social y las cárceles son las instituciones que más violan los derechos humanos de los mexicanos, y el Informe Anual de Actividades 2014 destacó que el año pasado se abrieron mil 542 expedientes contra el IMSS.
¿Ha visto usted, amable lector, alguna de las atestadas salas de cualquier Unidad del IMSS? Auténticas imágenes de pesadilla, decenas de pacientes de todas las edades y con diversas patologías, niños llorando, gente en sillas de ruedas, ancianos con bastones que apenas los sostienen en resignada espera de ser atendidos, perdido ya todo rastro de dignidad, hedor, basura y suciedad. Si algo describe una Sala de Urgencias de un hospital público es su absoluta carencia de sensibilidad al dolor humano y la inaceptable humillación a que somete al paciente.
En el IMSS todo indica que los papeles son más importantes que el paciente, tenga éste la enfermedad que sea y sea o no es una real urgencia; si un enfermo, por milagro divino, logra vencer las trabas burocráticas y consigue una cita con el médico o si, después de meses de espera, llega con el especialista, surge fatalmente otro problema: con frecuencia no hay medicamentos. Después de horas (cierto, horas) haciendo fila en la ventanilla de la farmacia, un indolente empleado comunica, con la frialdad de quien tiene segura su quincena, que no hay el medicamento y da una fecha en que, si hay suerte, se surtirá la receta. El enfermo se enfrenta a dos incómodas posibilidades: o compra de su bolsillo el medicamento (caro o carísimo) o sufre las consecuencias. El resultado final es el mismo: el IMSS incumple con su obligación primaria, atender enfermos. Ubiquémonos, no hay otra justificación para la existencia del IMSS; ni sus centros de bienestar familiar, ni sus teatros, ni sus inútiles anuncios televisivos, nada de eso es lo prioritario; el IMSS se inventó para atender enfermos, si no lo hace no se justifica su existencia y debe ser reformado.
Recientemente vivimos la campaña para la prevención y tratamiento del cáncer de mama. Buena y loable idea, pero ubiquémonos en la realidad del IMSS. Para esto nada mejor que leer una parte de un relato del periodista Héctor de Mauleón publicado en El Universal sobre el tema donde refiere un caso de una paciente, que por autoexploración se detectó una “bolita” en la mama, acudió a un facultativo particular, se corroboró el diagnóstico por estudios de gabinete y la señora, confiada, acude a su clínica, donde le niegan el envío a Oncología porque “no tenía nada”. Por otro medio consigue ser enviada pero la cita tarda varios meses, se corrobora el diagnóstico y la operan, mastectomía radical más radiaciones y quimioterapia medio año después de haberse detectado la “bolita”. Con frecuencia no había el medicamente y lo tenía que comprar, tres mil pesos la caja. Un buen día la señora inicia con tos continua, acude a su clínica, le indican que “se abrigue bien y tome muchos líquidos”. Obviamente sigue tosiendo, viaja a urgencias, espera dos días en una silla pues no hay camillas, diagnóstico, derrame pleural; como ahí no hay servicio de Oncología la obligan a solicitar una nueva cita a ese servicio, días después llega pero el derrame ya es bilateral, se realiza punción y drenaje y se corrobora lo peor, metástasis generalizadas. Se propone nuevo ciclo de quimio previa tomografía, pero no hay medio de contraste, luego el tomógrafo se descompone, luego el radiólogo sale de vacaciones. Un calvario hasta el fallecimiento de la paciente. Esa es la atención oncológica del IMSS. Esa es la otra cara de la campaña del “moñito rosa”
Si usted, paciente lector, tiene aún alguna duda sobre esta triste realidad, puede leer también el relato que hace M. Levario en la revista Etcétera sobre otro ilustrativo caso en el sitio http://www.etcetera.com.mx/articulo/40572.
Esa es la ominosa realidad del IMSS en la actualidad. Una institución que fue grande, modelo de avances y tecnología y ahora es un ineficiente cascaron.
drvazquez4810@yahoo.com

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia