Xuchitl Vázquez Pallares
Michoacán el alma…
Jueves 5 de Noviembre de 2015
A- A A+

En el México prehispánico se tenía gran reverencia a “el alma”, existía el conocimiento de trascender a la muerte mediante el desarrollo espiritual. Se creía firmemente en que todos somos almas y que al morir el cuerpo físico, el alma trascendía; es decir, se concebía el alma como inmortal.
Desde tiempos ancestrales, la humanidad se ha preguntado por qué y para qué venimos y a dónde vamos tras morir.
En muchas culturas, en diversas partes del planeta, independientemente de sus creencias religiosas o ubicación geográfica, se tiene la misma creencia: somos almas con un cuerpo físico, y al morir éste, nuestra alma permanece viva. De ahí que en muchas culturas se le rinda honor a la muerte, que no es otra cosa que trascender a otra vida.
En México es una de las principales celebraciones que existen, ha subsistido a través de siglos, incorporando algunas adecuaciones por el sincretismo con la religión traída por los españoles.
Michoacán es sin duda referente nacional e internacional para esta celebración. Año con año las familias esperan a las almas de sus seres queridos con respeto y mucho cariño. Se les preparan sus alimentos preferidos, los cuales se colocan en un altar que forma parte de todo un ritual que comienza desde las primeras horas del día 1º de noviembre, que es cuando se hacen los altares en las casas y/o sobre las lápidas de sus familiares. Los altares tienen un gran significado, por ello las familias pasan largas horas trabajando en ellos. Muchos de ellos son obras de arte, que reflejan dedicación y creatividad de las personas para expresar su cariño y agradecimiento a sus seres queridos que ya partieron.
Son ofrendas a la muerte y a la vida, son ofrendas a los que ya partieron y ofrenda a la vida por aún estar aquí. Son ofrenda de agradecimiento por tener que comer, agua para saciar la sed y velas para alumbrar la oscuridad.
Es ofrenda florida al dador de vida, a la Madre Tierra, a los que nos antecedieron y nos enseñaron y dieron tanto de sí mismos que somos parte de ellos.
Esta festividad de origen prehispánico tiene profundo significado e importancia. Los pueblos originarios guardaron siempre gran respeto a la vida y la muerte. La muerte y la vida agarradas de la mano conforman lo que conocemos por vida. Cada día morimos y renacemos. Cada día debe ser vivido como único para apreciarlo en toda su magnificencia.
Esta celebración, que forma parte de la cosmovisión ancestral de los pueblos originarios, va más allá de sus usos y costumbres. Era como concebían la vida y la muerte. Esta cosmovisión fue transmitida de padres a hijos a pesar de la reticencia de los españoles que consideraban esta celebración como pagana.
La resistencia indígena está llena de amor a estas tierras y al conocimiento legado por los mayores. Gracias a ellos no se perdió este conocimiento y la tradición de festejar la muerte y la vida en acto único.
No les ha sido fácil el preservarlo. Durante siglos fueron señalados quienes en el corazón de sus hogares elaboraban ofrendas a quienes habían partido. El que las realizaran era objeto de persecución y hasta de muerte. No obstante, continuaron haciéndolo, inteligentemente fueron adicionando elementos de la religión católica a las ofrendas, poniendo imágenes religiosas lograron que siguiera con vida esa celebración ancestral.
La muerte, representada por una mujer vestida a la usanza española, coqueta y catrina, se pasea por los caminos de Michoacán, atrayendo miradas y admiración de los vivos. Sin embargo, es gracias a la raíz indígena, al respeto a la vida y la muerte, que conforman la cosmovisión ancestral de estas tierras, el que ella subsista.
Incluso se ha convertido en fiesta distintiva de estas tierras. Las imágenes de las indígenas purépechas, arrodilladas frente a las tumbas de sus ancestros cubiertas de cempasúchiles, recorren el mundo. Miles de personas vienen estos días a Michoacán. Este año, sólo en el rubro restaurantero hubo ingresos por 128 millones de pesos. La comida michoacana, sobre todo la de origen indígena, es considerada Patrimonio de la Humanidad. Mucho nos han legado los pueblos indígenas, mucho dan a estas tierras y a México, tanto que se dice que Michoacán es el alma de México.
Los pueblos originarios son quienes han logrado que el alma de México siga viva a pesar de los embates.
Sin duda esta celebración netamente indígena deja buenos dividendos, ¿pero nos hemos puesto a pensar cómo la viven ellos con la invasión de gente extraña a sus panteones y comunidades?, ¿qué les ha dejado?, ¿acaso ha mejorado su nivel de vida?, ¿tienen mejores escuelas y hospitales de calidad? Sobre todo, ¿reciben respeto?
Si usted, respetado lector, ha ido al concurso y al tianguis artesanal que se lleva a cabo en Pátzcuaro en esos días, habrá observado la enorme capacidad artística de nuestros artesanos, quienes elaboran verdaderas obras de arte.
También habrá observado que durante los últimos años se han introducido nuevos objetos que nada tienen que ver con su cultura o cosmovisión, pero por su bajo costo son muy vendibles a los turistas y por lo tanto, prefieren elaborar estos aunque sean de mala calidad para que sí se los compren.
La artesanía de calidad, la culinaria, la vestimenta, la arquitectura tradicional, la lengua, deben rescatarse, preservarse e incentivarse en todas las comunidades.
Parte importante de las ganancias que obtiene el estado por el rubro turístico debiera emplearse en este sentido ya que, de seguir como vamos, las comunidades indígenas perderán su identidad. Las trojes ya casi no se construyen, las que existen son vendidas por no ser valoradas pues se les ha enseñado que “el desarrollo” es tener casas de cemento que nada tienen que ver con su cultura, pero en su anhelo de ser iguales a los demás han dejado de construirlas. Lo mismo pasa con la indumentaria, los jóvenes, deseosos de no ser “mal vistos”, han ido dejando la manera de vestir tradicional. El idioma, por ser mal visto ser indígena, no se enseña a los pequeños.
Es prioritario sanear el lago. Sin agua limpia no hay vida posible. Se tiene que realizar una reforestación intensa con especies nativas. Es urgente cuidar los pocos manantiales que quedan, es cuestión de vida parar la extinción del lago, el cual ha perdido sus antiguas dimensiones. Al sanear el lago se brindaría agua limpia a los pobladores de toda la ribera, sería posible producir alimentos sanos y limpios. El paisaje sin duda sería también maravilloso.
Se podría decir que los indígenas son reflejo del lago y éste, de ellos. Michoacán ha vivido gracias a ellos y sin embargo no se les valora ni se les respeta. Es urgente sanear la visión y actitudes que se tienen hacia ellos.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…