Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Plan de Desarrollo, método y compromiso
Viernes 6 de Noviembre de 2015
A- A A+

En las economías de mercado, la planeación del desarrollo constituye un método que sólo tiene validez para el sector gubernamental y al nivel de cada empresa particular. Los planes globales de desarrollo, de cumplimiento forzoso, desaparecieron junto con la derrota socialista a escala planetaria.
Sin embargo, la planeación, como método que implica la identificación de objetivos y medios para alcanzarlos, es invariablemente útil para el conjunto de la economía, las unidades empresariales, el funcionamiento de los diferentes sectores de la sociedad y aún de los individuos. Planear es lo contrario a improvisar y corregir, para retornar otra vez a la improvisación y la corrección.
En el caso de México y de Michoacán disponen de un marco jurídico que obliga a los ejecutivos a la elaboración de planes de Desarrollo con vigencia para sus periodos de gobierno, que sin tener un carácter coercitivo expresan lo que el gobierno se propone hacer, como intenciones generales del trabajo público y de las formas con que se busca influir en el ritmo y orientación de toda la actividad social.
En Michoacán, tanto la Constitución como la Ley de Planeación conceden al Ejecutivo estatal el plazo de un año para hacer del conocimiento del Congreso y de la ciudadanía, el Plan para el Desarrollo Integral, de acuerdo con los procedimientos que permitan la participación de los distintos sectores de la sociedad. Parecería que la finalidad consiste en lograr el consenso entre lo civil y público, sobre las orientaciones y las rutas para el desarrollo del estado.
Esta vez, con el gobierno estatal que comienza, los tiempos parecen apresurarse. En el discurso pronunciado al asumir el cargo, el gobernador Aureoles expresó de manera contundente que “dentro de los primeros 100 días de mi gobierno elaboraremos el Plan de Desarrollo Estatal 2015-2021, que tendrá objetivos medibles, concretos, a través de indicadores que nos permitirán evaluar objetivamente nuestro camino”.
Conviene destacar, considerando que los primeros 100 días del nuevo gobierno prácticamente cubren los últimos tres meses del año en curso, Michoacán podrá disponer de su Plan de Desarrollo a partir de los primeros días de enero del año entrante. Un trimestre es un periodo rápido que ahorra tiempo, pero que tiene algunas otras implicaciones.
En administraciones estatales anteriores la elaboración de los planes integrales de Desarrollo de Michoacán incorporaba los insumos provenientes de las campañas electorales, los foros de análisis y de propuestas, que procuraban obtener las recomendaciones de los sectores informados y con experiencia, así como de los profesionistas, académicos e investigadores, más la propia experiencia de las instituciones públicas, que podría sistematizarse por los funcionarios entrantes durante los primeros meses de trabajo.
Ahora no será necesario un año para terminar el Plan, sino que 100 días serán suficientes. De ocurrir así, habrá de tratarse de un Plan estrictamente gubernamental, que refleje los compromisos del gobierno en torno a los cinco ejes señalados por el gobernador: 1) gobernabilidad democrática, justicia y paz, 2) política social incluyente, justa y equitativa, 3) educación pública de calidad, salud, cultura y recreación para todas y todos, 4) recuperación de la economía para el desarrollo integral y sustentable y 5) administración pública moderna y transparente.
Se trata, sin duda alguna, de temas centrales que no alcanzan todavía a dibujar con claridad la sociedad michoacana del futuro, como esencial objetivo del mismo Plan. Las novedades metodológicas en su tiempo incluyeron lo que se llama “planeación estratégica”, que pronto fue considerada prácticamente, como la única alternativa válida para la racionalización de la actividad colectiva.
No obstante, la planeación se puede realizar de distintas maneras, con diversos métodos y técnicas, para cumplir con distintos propósitos. Un método conocido y experimentado internacionalmente, olvidado en México, es el llamado Método de Planeación Prospectiva. Esto es, el método que obliga a pensar primero en el futuro que se desea y que es posible, para construirse con medios y herramientas que hacen viable el inicio del proceso de construcción creativa.
Evidentemente, la sociedad necesita pensar en futuros y en procesos, en lugar de “vivir hoy, puesto que mañana quién sabe”, de igual modo que en la constancia que impide el que cada acción sea punto final, en lugar de un momento en el movimiento incesante que vincula el pasado con el presente y este presente con el porvenir. Los grandes momentos en la historia fueron de relevantes definiciones de nuevos futuros. Un plan prospectivo es un instrumento, debe ser un medio de educación para pensar y repensar los futuros que los michoacanos se merecen.
Un futuro, por lo pronto, con igualdad de oportunidades para que cada quien y todos puedan realizar sus potencialidades, donde los derechos individuales y colectivos estén reconocidos en estricta justicia y donde la libertad y la democracia abran las más amplias posibilidades al pensamiento, el florecimiento del arte y la creación de una cultura de la sociedad michoacana, sustentada en los valores y principios de mayor profundidad humana.
En otras palabras, un futuro con trabajo y bienestar para todos, sin pobreza, con florecimiento de la ciencia, la tecnología y el pensamiento social, con respeto a las diferencias, con seguridad y sin miedos, en la confianza y el disfrute del arte y la cultura.
No se trata de una cuestión de enfoques, sino del reconocimiento que a toda forma corresponde forzosamente un determinado contenido.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!