Rafael Mendoza Castillo
Las Normales y el pensamiento único
Lunes 9 de Noviembre de 2015
A- A A+

El amo de la Secretaría de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, se niega a escuchar a los maestros y maestras de la CNTE, rechaza el diálogo, el encuentro con el otro e impone creencias, ideología y pensamiento conservador con su proyecto educativo neoliberal, reducido éste a un modelo de escuela empresarial (coste y rendimiento). Lo grave del asunto es que sus intereses responden al cumplimiento de los dictados de las corporaciones económicas y culturales internacionales (OCDE, FMI, UNESCO y otras ). Se observa que impone una ley punitiva, con máscara de educativa, pero en el fondo y la forma es laboral y administrativa, con sentido excluyente y con pérdida de derechos para el evaluado.
La leyes que se desprenden de la Reforma Educativa constitucional no pasaron por el escrutinio y discusión de la opinión pública, menos por los principales interlocutores, que son los docentes del país. Solamente decidieron los diputados y senadores, mismos que están al servicio del poder de dominación oligárquico.
En ese marco antidemocrático y autoritario no se puede esperar que el funcionario de la SEP y los gobernadores utilicen un razonamiento con argumentación racional, sino que escogen el camino andado por Díaz Ordaz, Luis Echeverría, Carlos Salinas, Felipe Calderón, es decir, la fuerza de las armas, la represión, la cárcel y la mentira, desde los medios de comunicación, adictos al régimen político.
El gerente de la SEP afirma que una minoría de docentes desprestigia a una mayoría de maestros y maestras, pero no se da cuenta este funcionario que representa a una minoría de empresarios nacionales y extranjeros que por la fuerza y la represión, no por la fuerza de la razón crítica y reflexiva, desprestigia, con la imposición de leyes excluyentes, en lo laboral y lo administrativo, a cientos docentes y a millones de mexicanos.
La minoría disidente para el autoritario nunca tiene razón y ésta no existe en su concepto de democracia liberal, porque la verdad es la que produce el poder de explotación. En ese absoluto el otro no entra. Como decía Carlos Marx: “Así lo quiero y así lo ordeno (dice el gobierno), es decir, lo que decido debe cumplirse en razón de que lo quiero”. Su querer es el fundamento.
Así el INEE ( Instituto Nacional de Evaluación Educativa), producto de leyes sin escrutinio público, nace como institución para servicio de intereses de corporaciones financieras y estas le dictan, a la primera, el currículum que las mutaciones del capitalismo está exigiendo como mano de obra, esto es el tipo de trabajador que requiere el aparato productivo. De ahí los perfiles (hoy competencias) que enuncia todo plan de estudio y programa escolar.
Frente a las mutaciones del capitalismo han surgido varios discursos y teorías que intentan comprender las complejidades y contradicciones que dicho fenómeno, forma social o relación social histórica, asume en el proceso de su desarrollo temporal y espacial. Teorías que analizan y discuten la relación de la economía y la educación, el poder y la educación, lo cultural y la educación, la reproducción y la educación, pedagogía crítica y educación, etcétera, etcétera.
En el marco del neoliberalismo, donde se privilegia la economía por encima de lo educativo, se esclaviza el trabajo, se privatiza lo público, se reduce el presupuesto público y se aliena a la conciencia humana, la DGESPE, crea el plan 2012, y cumpliendo con los dogmas de las tendencias mundiales de formación de docentes propone un perfil organizado en dos grupos de competencias: seis genéricas y nueve profesionales.
Estas se organizan en seis ámbitos que sintetizan la actividad docente: la planeación del aprendizaje, la organización del ambiente en el aula, la evaluación educativa, la promoción del aprendizaje de todos los alumnos, el compromiso y la responsabilidad con la profesión y la vinculación con la institución y el entorno.
En febrero de 2014 la SEP dio a conocer un documento denominado “Perfil, parámetros e indicadores para docentes y técnicos docentes y propuesta de etapas, aspectos, métodos e instrumentos de evaluación”, destinado a orientar el concurso de oposición para el ingreso al servicio profesional docente. Señalando en la introducción del documento lo siguiente: “Con fundamento en los cambios constitucionales y legales que reformaron la educación nacional y la operación del sistema educativo recientemente”.
Con base en lo anterior, la SEP tiene la atribución de diseñar los perfiles de docentes y técnicos docentes y proponer los parámetros e indicadores que definen los procesos de evaluación del concurso de ingreso al servicio público educativo”. Dichos perfiles hacen referencia al “saber”, ”conocer” y “comprender” una serie de elementos de la actividad docente, organizados en cinco dimensiones :
1. Un docente que conoce a sus alumnos sabe cómo aprenden y lo que deben aprender.
2. Un docente que organiza y evalúa el trabajo educativo y realiza una intervención didáctica pertinente.
3. Un docente que se reconoce como profesional mejora continuamente para apoyar a los alumnos en su aprendizaje.
4. Un docente que asume las responsabilidades legales y éticas inherentes a su profesión para el bienestar de los alumnos.
5. Un docente que participa en el funcionamiento de la escuela y fomenta su vínculo con la comunidad para asegurar que todos los alumnos concluyan con éxito su escolaridad.
Algunos estudiosos de la educación, entre ellos Ofelia Ángeles Gutiérrez, consideran que los parámetros e indicadores que integran los distintos perfiles parecen marcar un retroceso en cuanto a las teorías pedagógicas que los sustentan, ya que se mencionan parámetros e indicadores relacionados con el saber hacer o saber ser, no se advierte la forma en que podrán ser demostrados en las evaluaciones correspondientes. El problema de los perfiles sigue siendo una asignatura pendiente en las escuelas Normales. En la próxima entrega analizaremos las cuatro directrices propuestas por el INEE para la reforma integral en las escuelas Normales. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)

Reforma Educativa de excepcionalidad

La minoría gobierna a la mayoría

Liberalismo, autoritarismo y centralismo

Escribir y pensar sobre el poder de explotación

Lucha entre la identidad y el sujeto

El malestar en la infancia

El poder, la sexualidad y lo femenino

Salvador Jara Guerrero y el Estado de excepción

Salvador Jara Guerrero, los intelectuales y el autoritarismo

El bullying, punta del iceberg

Infancia, violencia y capitalismo

Discurso político e Iglesia católica

Educación y pensamiento crítico

El individuo y el sujeto

El sujeto se hace en la rebeldía

El poder y el secreto

Democracia oligopólica y poderes fácticos