Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Belisario Domínguez ennobleció a la patria
Viernes 13 de Noviembre de 2015
A- A A+

La grandeza del individuo en la historia es el resultado de su actuación en circunstancias en las que se reafirman o se crean principios, que trascienden lo temporal para adquirir validez definitiva. La grandeza no es equivalente a los eventos que se suceden, con significados válidos sólo para esos momentos. Por el contrario, la grandeza por lo que enseña es permanente y no puede acomodarse a las conveniencias coyunturales porque en ese intento se destruye a sí misma.
El 23 de septiembre de 1913, el senador por Chiapas, Belisario Domínguez, pronunció un discurso que resume los principios ideológicos, políticos y morales que le otorgan grandeza para siempre. En medio de la brutal represión y asesinatos de la dictadura de Victoriano Huerta, el doctor Belisario Domínguez dijo que los mexicanos no podían resignarse a tener como presidente de la República “al soldado que se apoderó del poder por medio de la traición y cuyo primer acto al subir a la Presidencia fue asesinar cobardemente al presidente y vicepresidente legalmente ungidos por el voto popular…”. Hizo un llamado categórico en cuanto a que “la representación nacional debe deponer de la Presidencia de la República a don Victoriano Huerta”, toda vez que “la patria espera que la honréis ante el mundo, evitándole la vergüenza de tener como primer mandatario a un traidor y asesino”.
Belisario Domínguez había previsto que aquellos pronunciamientos serían justificaciones suficientes para que la dictadura lo apresara, torturara y asesinara. Lo sabía perfectamente, pero colocaba por encima de todos los peligros su “deber” para con la “Patria”. Por ello, sin duda, fue y es un mexicano grande por su patriotismo, sus convicciones democráticas y su valentía por los valores morales que sustentaba.
Por su significado para México, en 1953, el presidente de la República Adolfo Ruiz Cortines, estableció el decreto que en su artículo 1° disponía: “Se crea la Medalla de Honor Belisario Domínguez del Senado de la República para premiar a los hombres y mujeres mexicanos que se hayan distinguido por su ciencia o su virtud en grado eminente como servidores de nuestra patria o de la humanidad”.
Merecedores de esta Medalla, han sido, entre otros:
-Antonio Díaz Soto y Gama (1958).
-Heriberto Jara Corona (1959).
-Isidro Fabela (1960).
-Jaime Torres Bodet (1971).
-Ignacio Chávez Sánchez (1975).
-Luis Padilla Nervo (1980).
-Jesús Silva Herzog (1983).
-Salvador Zubirán Anchondo (1986).
-Rufino Tamayo (1988).
- Andrés Serra Rojas (1990).
-Andrés Henestrosa Morales (1993).
-Carlos Fuentes (1999).
-Leopoldo Zea Aguilar (2000).
-Luis González y González (2003).
-Miguel Ángel Granados Chapa (2008).
-Antonio Ortiz Mena (2009).
-Javier Barros Sierra (2010).
-Eraclio Zepeda Ramos (2014).
Todos con méritos indiscutibles en el pensamiento y la acción política, la educación, la ciencia, la investigación y la cultura, cuya obra tiene como contenido fundamental el servicio a su país y la más amplia solidaridad social y humana. La diplomacia de Isidro Fabela y Luis Padilla Nervo, la ciencia de Salvador Zubirán en la eliminación del hambre, el arte de Rufino Tamayo y la literatura de Carlos Fuentes y Heraclio Zepeda, el pensamiento de Torres Bodet y Leopoldo Zea, así como la historia en Silva Herzog y Luis González y González, sólo para citar algunos, permiten identificar méritos “eminentes” en los mexicanos que han recibido la Medalla de Honor Belisario Domínguez.
Este año 2015 las condiciones han sido diferentes. El Senado de la República decidió conceder la Medalla al empresario Alberto Bailleres González, a propuesta de los Senadores del PRI. La decisión ha provocado comprensible y justificada polémica, en tanto implica cambios fundamentales en los principios, valores e intenciones con las que se califican los méritos de mexicanos y mexicanas, respecto de lo que es y significa el ejemplo de Belisario Domínguez.
Habría que señalar que las motivaciones en la vida de un empresario están relacionadas con las ganancias de sus negocios, al margen de cualquier otra consideración. Lo importante está en las utilidades medidas en efectivo. Un buen empresario gana, acumula y prospera. Este es el éxito. Por eso se dice comúnmente que “los negocios son los negocios”, sin familiares, amigos o compañeros. También por eso, en algún tiempo, cuando la política era entendida como actividad que buscaba el bien general, se decía que nunca había que juntarla con el dinero, puesto que sus finalidades eran incompatibles.
En el caso de Alberto Bailleres, dueño del Grupo Peñoles, dedicado a la minería y del corporativo El Palacio de Hierro, las características que se destacan no están vinculadas con causas diferentes al dinero. Al contrario, se destaca que su fortuna ha crecido espectacularmente, al pasar de mil 200 millones de dólares en 2001 a dos mil 800 millones en el 2006, a once mil 900 millones en 2011 para subir a 16 mil 500 en el 2013, y a 18 mil 200 millones de dólares en el presente. El éxito está en haber multiplicado 17 veces su capital en sólo quince años.
Aparte, el Grupo Minero Peñoles tiene concesiones en 21 estados de la República con un total de dos millones 261 mil 196 hectáreas y 97 centiáreas, que incluyen despojos y sufrimiento principalmente para familias de ejidatarios y comuneros. Consecuentemente, habría que preguntar, ¿cuál es el sentido de la decisión senatorial para entregar la Medalla Belisario Domínguez a un personaje empresarial severamente cuestionado?
La respuesta es congruente con el modelo de desarrollo vigente en el país, distinto del modelo revolucionario que México vivió la mayor parte del siglo pasado. Ahora, rigurosamente, ¿a Belisario Domínguez se intenta presentarlo como un consumado neo-liberal?

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El inicio de una nueva historia

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!