Salvador Molina Navarro
Derecho a qué...
Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana
Martes 17 de Noviembre de 2015

Los terroristas intentan modificar nuestro comportamiento provocando miedo, incertidumbre y división en la sociedad.

Patrick Joseph Kennedy.

A- A A+

El mundo se ha cimbrado nuevamente con un evento terrorista, ha despertado el enojo y la condena de diversas naciones, entre ellas la nuestra; sentimos ese dolor, desesperación, esa impotencia, el miedo, la división social a la lejanía como si estuviéramos a salvo de los efectos del miedo, de la impotencia de la división social.
Terrorismo es definido por el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como la dominación por el terror o la sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror, en este sentido, lo acontecido en Francia y lo que hemos atestiguado en el mundo entero son actos terroristas, sin duda alguna han rebasado las fronteras y han forzado a que el mundo entero se pronuncie al respecto.
Estimados lectores, nuestro gobierno federal ha fijado su postura, total rechazo al terrorismo, la sociedad, los michoacanos nos hemos sumado a este sentir, lo vemos y sentimos distante, lo criticamos, lo rechazamos, reaccionamos… pero acaso no es terrorismo la impunidad, no es terrorismo que nosotros los ciudadanos tengamos que someternos al peligro de enfrentar en cualquier momento una actuación ilegal por parte de las autoridades, tememos que la fuerza pública nos extorsione, nos secuestre, nos siembre pruebas, nos imputen hechos falsos, no es terrorismo la corrupción que nos somete y nos divide como sociedad, no es terrorismo el vivir día a día soportando constantes y graves violaciones a nuestros derechos humanos, no es terrorismo la opacidad de aquellos quienes deben defender al ciudadano, no es terrorismo el desarrollar una actividad comercial preso entre barrotes por temor a ser robado, no es terrorismo la indolencia con las personas con discapacidad, no es terrorismo las vejaciones, humillaciones, maltratos que sufren nuestras mujeres michoacanas sin encontrar eco en sus reclamos, no es terrorismo la forma en que los mexicanos, los michoacanos vivimos sometidos ante un estado que ha fracasado en materia de justicia y seguridad pública, que ha fracasado en la lucha contra la pobreza debido a que los fondos destinados a esto son desviados, son robados, ante un estado cuyas prioridades son siempre los intereses políticos y partidistas y nunca a beneficio del pueblo.
Entonces, ¿por qué lo consentimos en la cercanía, por qué callamos, por qué nos mostramos apáticos, inertes, por qué nos congraciamos a vivir bajo el terror, por qué hemos permitido que nos dividan, por qué permitimos que nos arrebaten nuestros espacios ciudadanos, por qué no tomamos nuestra responsabilidad y alzamos la voz?
Como ciudadanos, como michoacanos, como personas, debemos combatir el terrorismo desde cualquier trinchera y en cualquier espacio, los invito a no permitir que nos dividan, a no dejar que nos sometan a vivir con temor, que nos inculquen la opacidad, que nos anulen como ciudadanos, jamás debemos cesar en el empeño para fortalecer, promover y facilitar la defensa de los derechos humanos.

FB. Salvador Molina
Twetter: @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa