Xuchitl Vázquez Pallares
Dejemos de tolerar la intolerancia…
Jueves 19 de Noviembre de 2015

Y por este destino habremos de actuar. Lo que ha pasado es el prólogo. Lo que viene tú y yo lo habremos de efectuar.

William Shakespeare, 1611.

A- A A+

¿Por qué se ha asesinado a miles de niños inocentes?, ¿por qué se han invadido países, acabado con culturas maravillosas y con gran parte del planeta?, ¿por qué habiendo tanta superficie para plantar, tanta riqueza, existen el hambre y la miseria?, ¿por qué hay tanta intolerancia hacia lo diferente, hacia lo que no es como nos han enseñado que deben ser las cosas?, ¿por qué hemos permitido tanta violencia?, son preguntas que deberíamos plantearnos y hacer algo al respecto.
La violencia nos rodea, está presente como un ser omnipotente, como si fuera parte del destino de los individuos, pueblos y naciones. Todos sabemos lo que sucedió el pasado viernes 13 en París, estos eventos originaron conmoción y polémica porque lo que ahí sucedió sucede a diario en muchas partes del orbe.
Las voces del mundo se unieron por las redes sociales reclamando justicia a nivel planetario. El tema traspasó de París a un grito de la humanidad contra la injusticia, la intolerancia y la muerte injusta de miles, de todas edades, de todos los colores, de todas las ideologías en aras de motivos que las más de las veces se ocultan tras miles de mentiras y justificaciones.
Tanto lo sucedido en París, como en Siria, Palestina, Nigeria y en todo México tienen la misma raíz: la avaricia, la ignorancia y la intolerancia. Eso es lo que hay que entender, eso es lo que todos tenemos que combatir.
Las redes sociales de repente se tornaron espejo de por qué está el mundo como está. Tras la voz de muchos pidiendo alto a la violencia y la intolerancia, se desataron voces que se tornaron sin desearlo intolerantes, al cuestionar por qué solamente se hacía referencia a lo sucedido en París, cayendo así precisamente en lo que se debe combatir: la división y el no respeto al otro. Cayendo en lo que se nos ha querido hacer caer y se nos induce a seguir repitiendo, el divisionismo. Recordemos como Francia, Inglaterra, Siria, Escocia, Venezuela, Canadá y muchos más se solidarizaron de inmediato con Ayotzinapa y con mucho de lo que sucede en nuestro país.
¿Hasta cuándo nos uniremos todos los hombres y mujeres más allá de banderas, países y diferentes maneras de pensar, o nombrar al ser supremo?, ¿hasta cuándo seguiremos tolerando la intolerancia?, ¿hasta cuándo pararemos cada uno de nosotros de contribuir, aunque sea indirectamente, o de manera inconsciente con la violencia existente que nos aplasta y está a punto de acabar con todo?
Justamente la división, la intolerancia, la ceguera y los fanatismos son base del sistema económico, político y social imperante, y eso justamente es lo que tenemos todos que cambiar.
Estamos tan imbuidos, tan compenetrados, de manera subliminal e inconsciente que no nos damos cuenta que hemos permitido que la violencia sea parte de nuestra vida y de la de todos.
Lo sucedido el viernes 13 es sólo un punto más en el camino que las grandes corporaciones fomentan para finalmente hacerse de todo. Del petróleo, del uranio, del agua, de la vida y manera de vivir de cada uno de los habitantes del planeta.
Dejemos ya de tolerar y reproducir la intolerancia. Veamos los rostros humanos más allá de las banderas sobrepuestas a los cuerpos y los países.
Es inminente la posibilidad de una guerra mundial. Toda guerra es injusta porque finalmente sólo son para satisfacer intereses económicos y políticos de unos cuantos, que basan su poderío en el miedo. Y la gente con miedo acepta hasta las peores cosas con tal de continuar conservando sus “seguridades y/ o comodidades”. Así se fortaleció el fascismo, así se han justificado dictaduras y masacres.
La violencia nunca ha sido ni será generadora de paz. Estados Unidos y Francia lanzan ataques supuestamente para traer paz y seguridad al mundo. Mayor falacia y error no hay.
Lo visto hasta hoy en lo concerniente a exterminio masivo es nada comparado con lo que la industria armamentista posee hoy y puede llevar a cabo.
La tecnología existente en lo referente a comunicación ha hecho al mundo más pequeño, en el sentido de que nos podemos enterar de lo que sucede al otro lado del planeta prácticamente de manera inmediata. También lo ha hecho más grande en el sentido de que muchas personas, gracias a tener acceso a la información, emiten una respuesta rápida y contundente de repudio ante las atrocidades que ocurren. Es importante no ser selectivos ante las tragedias. Seamos solidarios y expresemos nuestra indignación no sólo para lo que nos afecta de manera directa. Convirtámonos todos en ciudadanos del mundo, en los hechos, con acciones conjuntas.
Esa unidad más allá de fronteras, partidos, idiomas o religiones es la que necesitamos fortalecer para no permitir más que nos infundan miedo, que nos paralicen, que nos dividan, que nos separen, que nos estereotipen o que nos induzcan a estereotipar.
El ser humano cuenta con infinidad de recursos para su desarrollo y/o para su extinción definitiva. Está en cada de uno de nosotros no permitir más que nos manipulen, está en nosotros no reproducir más la violencia absurda existente en todos los ámbitos, cual ente con vida propia.
Seamos forjadores de nuestro presente y de nuestro futuro, de nuestro destino. Al decir “nosotros” me refiero a la humanidad en su conjunto, porque los que quieren matar para hacerse del poder no pueden ser considerados humanos.
Forjemos pues el mundo anhelado, donde impere la paz como consecuencia de la justicia, la igualdad y el respeto. No como consecuencia de la opresión, el miedo, la violencia y el uso de las armas.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La dadora de vida…

Hacer realidad los sueños…

Por fin se valorará la historia y la cultura…

¿Buen Fin…?

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…