Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Las Truchas, frustraciones y posibilidades
Sábado 21 de Noviembre de 2015
A- A A+

A principios del siglo pasado Porfirio Díaz estableció nuevos límites entre los estados de Guerrero y Michoacán. Dispuso que el Río Balsas fuera el límite natural entre las dos entidades para que todo el territorio que se ubicara en su margen derecha fuera michoacano y todo lo que quedara en la margen izquierda sería del estado de Guerrero. De este modo los yacimientos ferríferos que antes pertenecían a Guerrero quedaron del lado michoacano, en la desembocadura del Balsas.
Estos yacimientos y el procesamiento del mineral constituyen los elementos centrales que explican la historia y la realidad actual del Puerto Industrial Lázaro Cárdenas, así como de las expectativas que genera para el desarrollo regional y estatal, en contexto contradictorios entre el interés nacional y los intereses extranjeros.
Los antecedentes son amplios: en 1918 fue otorgada concesión a la empresa Minas de Fierro Las Truchas SA, subsidiaria de la Bethlehem Steel Corporation, de Estados Unidos. Más adelante, en 1936, el presidente Cárdenas revoca la concesión e incorpora los yacimientos ferríteros a las reservas nacionales. En 1947, se crea la Comisión del Tepalcatepec y se le encarga “estudiar y proyectar el aprovechamiento de los yacimientos ferríferos de Las Truchas, hasta establecer una planta siderúrgica”. Luego, en 1960, la Comisión del Río Balsas absorbe a la del Tepalcatepec e inicia la construcción de la Presa El Infiernillo, y más adelante de la Presa La Villita. En 1969, por acuerdo presidencial, se crea la Empresa Minera y Siderúrgica Las Truchas, que diez años después es incorporada como zona del país para el desarrollo de puertos industriales. El corolario final se registró en 1988, cuando las empresas estatales vinculadas con el fierro y el comercio internacional fueron privatizadas mediante su venta a particulares.
Los esfuerzos, los recursos y los sueños de tres cuartos de siglo terminaron con la sustitución del bien público por el bien privado, del beneficio general por el bien particular. Por un lado quedaron los trabajadores y el gran conjunto de la población y, por el otro, las empresas nacionales y extranjeras. La siderúrgica, que en un tiempo llevó el nombre de su gran impulsor, Lázaro Cárdenas, ahora se llama ArcelorMittal y pertenece a inversionistas hindúes.
En sus orígenes, el Complejo Industrial Lázaro Cárdenas-Las Truchas tenía como objetivos sustituir las importaciones de productos siderúrgicos, fomentar las exportaciones, descentralizar la producción industrial e integrar un polo de desarrollo en una región estancada de Michoacán. Pudo considerarse que un centro industrial y puerto marítimo, podría generar actividades con elevada capacidad para inducir cambios y multiplicar sus beneficios en la región y en la entidad. Lázaro Cárdenas esparciría sus beneficios a los municipios vecinos, transformando simultáneamente las mentalidades de todos los michoacanos.
Sin embargo, contra lo que se esperaba, distintos indicadores permiten considerar que Lázaro Cárdenas, devino en un enclave económico y social, con limitada influencia en su entorno regional y estatal. Lázaro Cárdenas pudo convertirse en un “mundo aparte” alejado de Michoacán, con su propia dinámica y sus problemas de distinto tipo. Con todo, debe reconocerse que la industria siderúrgica, significó un cambio profundo en la estructura económica, demográfica y cultural del viejo municipio de Melchor Ocampo, que en 1970, cambió de nombre para llamarse en lo sucesivo Lázaro Cárdenas.
Por otra parte, el conjunto de procesos de Lázaro Cárdenas tienen carácter irreversible. Es a partir de las condiciones objetivas que presenta, donde habrán de diseñarse las soluciones a los problemas que la orientación de los cambios han provocado.
La construcción de las presas, la reactivación de la minería, la construcción del complejo industrial y las obras del puerto marítimo explican el impresionante crecimiento demográfico hasta finales del siglo XX. En estos años, llegaron a Lázaro Cárdenas trabajadores de otras regiones de Michoacán y del país, atraídos por sus oportunidades ocupacionales. En 1950 el municipio apenas tenía cinco mil 045 habitantes. 60 años después, en 2010, la población había crecido hasta los 178 mil 817 habitantes. En seis décadas la población creció 36 veces, siguiendo las pautas marcadas por la demanda de trabajo.
No obstante, como resultado de la orientación privatizadora que produjo profundas desigualdades sociales y pobreza, al lado de la disminución en la inversión federal, Lázaro Cárdenas despidió al siglo XX perdiendo su condición de tierra de esperanza para convertirse paulatinamente en tierra de desencanto y frustración, desempleo y crecimiento de la pobreza. Su población, en lugar de crecer, comenzó a disminuir por la emigración hacia otras partes del país y Estados Unidos. Por ejemplo, en cinco años, del 2000 a 2005, el número de personas disminuyo en ocho mil 103, con una tendencia de más de mil por año.
Sin suficiente inversión, con desempleo, subempleo e informalidad, los desequilibrios laborales han tenido presencia cotidiana, incluyendo los hechos de violencia e inseguridad, más las acciones de presión sindical y de organizaciones proveedoras reclamando espacios de ocupación e ingreso. Lo último ha sido el anuncio que el pasado 4 de noviembre hizo la empresa ArcelorMittal, procediendo al despido de dos mil 500 obreros, que afecta a diez mil familias con un total estimado de 50 mil personas.
Acontecimientos graves, sin duda, que debieran inducir al replanteamiento integral de las estrategias que hacia adentro, permitan el éxito del complejo portuario y hacia fuera detone el desarrollo de la Costa y del conjunto de municipios ubicados en la margen derecha del Río Balsas, desde San Lucas hasta su desembocadura.
La iniciativa para otorgar a Lázaro Cárdenas el estatus de Zona Económica Especial es una oportunidad que en modo alguno debe minimizarse.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!