José María Carmona
El salario mínimo
Miércoles 25 de Noviembre de 2015
A- A A+

El asunto de la semana ha puesto a debate del salario mínimo en dos sentidos: en el aumento al mismo y su desindexación, y como está demostrado, los salarios en México son los más bajos del mundo, en especial por lo menos en los últimos diez años, en que los salarios mínimos han perdido un 70 por ciento de su poder adquisitivo.
Ahora este nivel salarial está por debajo de la línea de bienestar de acuerdo con el Consejo para la Evaluación de la Política Social (Coneval), lo que significa que no alcanza para comprar los bienes necesarios para una familia.
En el país, el 35 por ciento de la Población Económicamente Activa u ocupada percibe entre uno y dos salarios mínimos que resultan insuficientes para satisfacer las necesidades de una familia de cuatro integrantes en promedio.
El artículo 123 constitucional de la Ley Federal del Trabajo establece que el salario mínimo tiene que satisfacer las necesidades materiales y recreativas del trabajador y su familia.
Uno de los argumentos de por qué no se aumentan los salarios mínimos en el país consiste en que resultaba una política inflacionaria porque el salario mínimo desde 1977 fue utilizado como unidad de cuenta para el cobro de multas y recargos de los gobiernos federal, estatal y municipal.
Además, los créditos a los trabajadores sobre las viviendas estaban indexados a los salarios mínimos y muchos de los precios de los bienes públicos se pactaban en salarios mínimos, incluyendo los impuestos.
Por iniciativa del gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera y su secretario de Desarrollo Económico, Salomón Chertorivski Woldenberg, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la desindexación del salario mínimo y posteriormente el Senado de la República ha hecho lo mismo con la finalidad de iniciar una política gradual de recuperación salarial sin que resulte inflacionaria.
Ante un entorno internacional adverso en términos financieros y económicos donde el sector externo está en proceso de desaceleración, para el gobierno federal no queda otra alternativa que buscar mecanismos de reactivación del mercado interno.
Sin embargo, en el supuesto de una política de recuperación del poder adquisitivo de los salarios, y a su vez dando por hecho un aumento de la productividad laboral, los salarios nunca alcanzaran aumentar a la velocidad, por lo menos de los niveles inflacionarios.
El salario es el precio del trabajo y constituye una variable fundamental de la economía, sin embargo los salarios siempre crecen por debajo de las tasas de ganancia del capital, de lo contrario, las empresas perderían ingresos.
En términos marxistas, el salario es sólo el precio del valor de la fuerza o capacidad productiva del trabajador que en una jornada laboral de ocho horas, sólo en cuatro horas de trabajo productivo el trabajador produce el valor del salario y las otras cuatro horas son un plustrabajo, el cual se apropia el empresario o capitalista.
Así pues, en el capitalismo, el trabajador únicamente cuenta con su fuerza de trabajo y a su vez no tiene ningún medio de producción, es decir, maquinaria, herramientas y materia prima para elaborar alguna mercancía y poderla vender en el mercado, por lo tanto no le queda más remedio que vender su fuerza de trabajo bajo la apariencia de trabajo al empresario o capitalista para poder sobrevivir.
El empresario o capitalista, en términos formales, arriesga su dinero convertido en capital a través de la compra de maquinaria y equipo de herramientas para producir mercancías y a su vez contratar trabajadores a los cuales se les paga un salario supuestamente por su trabajo, pero en realidad lo que compra es fuerza de trabajo que en el proceso productivo, dentro de una jornada de ocho horas, se convierte en trabajo necesario y excedente, el primero es el pago del valor de la fuerza de trabajo del trabajador y el segundo es el plustrabajo que se apropia el empresario o capitalista, de esta manera se consuma la relación social de explotación capitalista, fuente de todas las ganancias.
De esta forma cualquier manera de incremento de los salarios mínimos no anula la relación del explotación del trabajo asalariado, aunque existan mecanismos compensatorios para que no únicamente el salario en sí mismo aumente, sino también las prestaciones sociales que a lo largo de muchas luchas sindicales han logrado los trabajadores conquistar.
Por lo pronto, estos cambios en la legislación y la homologación del salario mínimo si bien resultan en apariencia un beneficio para la clase trabajadora, en los hechos no anula en el mediano y en el largo plazo la explotación del capital sobre el trabajo, porque al final de cuentas lo único que importa para el empresario o capitalista es incrementar su capital a costa de los salarios.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Marichuy Patricio, una candidatura independiente de los trabajadores

Paquete Económico para un año electoral

Quinto Informe de Peñalandia

Se tambalea el TLCAN

Renegociación a la defensiva del TLCAN

¿Reforma o revolución democrática?

El capital de Marx, a 150 años de su publicación

Por la insurrección del pueblo venezolano para derrocar a Maduro

Desarrollo social, demográfico y urbano

Salarios, desempleo y sindicalización

Larga vida para Cambio de Michoacán

Legalización de drogas, autodefensas y libertad a presos políticos

Condenemos el espionaje

Los precios por las nubes y los salarios caen

La economía política electoral

Evolución positiva de las finanzas públicas

¿Nos callamos o nos callan?

Deuda pública estatal bajo la opacidad

AMLO, con su gobierno de magnates y sus escándalos

Crece la economía mexicana

Reforma universitaria nicolaita integral

Arantepacua: toda la verdad

Las instituciones públicas deterioradas

Ajuste en el gabinete gubernamental

Ni populismo ni neoliberalismo: gobierno de los trabajadores

¿Más mercado o más Estado en 2018?

Inflación y crecimiento económico

La última palabra la tiene el rector

Por un congreso universitario para la reforma integral

Migrantes y remesas

Política económica de ajuste

La Constitución centenaria mutilada

El final de la era del libre comercio

Peña, arrodillado ante Trump

Respuesta a Peña Nieto

Piñata financiera navideña

Precandidata indígena independiente en 2018

La huida de Carstens y el miserable aumento salarial

La Revolución cubana y el adiós de Fidel Castro

La economía mexicana bajo la guillotina de Trump

Están apeñejados frente a Trump

La elección estadounidense, entre la dama y el vagabundo

Conflicto nicolaita y la defensa de las pensiones y jubilaciones

La investigación económica y financiera en Michoacán

Cuatro décadas de docencia económica en Michoacán

Por un diálogo público y transparente entre universitarios nicolaitas

Gobierno, administración y política pública

El peso cae por el despeñadero

Paquetazo económico de hambre y miseria

La universidad nicolaita neoliberal

Simplemente Juan Gabriel

Una propuesta profesional en gobierno y asuntos públicos

El Primer Informe de un gobierno independiente

Lección magisterial e implicaciones económicas

A punta de gasolinazos y tarifazos eléctricos

Medir la pobreza es una perversidad

Medir la pobreza es una perversidad

Eficaz política tributaria

La transición a la crisis económica

Good bye Europe

¡Justicia para Nochixtlán!

La decadencia del imperio norteamericano

Crecimiento económico amenazado

Apoyo total a la huelga del SUEUM

Solidaridad con la lucha magisterial y los presos políticos

Una propuesta para la reforma integral de la Universidad Michoacana

La seguridad social en México

El fundamentalismo monetario del Banco de México

Los pobretólogos

Las huelgas

Por la defensa del pleno derecho a huelga del SPUM

Primer ajuste financiero

La desaceleración de la economía global

Claroscuros financieros

Anticonstitucional, la reforma a la Ley Orgánica de la UMSNH

Impacto económico de la Universidad Michoacana

¿Ya llegó la crisis económica y financiera?

Escalera: el dólar sube; serpiente: el petróleo cae

Gélido invierno financiero

Poder presidencial devaluado

Planeación a la michoacana para un nuevo comienzo

El salario mínimo

Por el imperialismo, llora París

La renovación sindical en el SPUM

El espejismo de las Zonas Económicas Especiales

Docencia e investigación económica en Michoacán

Por la defensa del régimen de pensiones y jubilaciones en la UMSNH

No al examen de evaluación educativa

Ni populismo, ni neoliberalismo, gobierno de los trabajadores

El debate sobre los negocios internacionales

Abrir el debate académico en el Ininee, no a la persecución política

Discapacidad y el derecho al trabajo

El principio del fin del gobierno peñista

La devaluación del peso mexicano

Radiografía de los pobres en Michoacán

Peña, buena estancia en París: El Chapo Guzmán

El pueblo griego dijo “No” a la Troika

25 años no son nada, en medio de la tragedia griega

Por la unidad para defender las conquistas laborales del SPUM

Por una renovación democrática de la dirección del SPUM

Votación pulverizada

Decrece la economía

Empleo, remesas y consumo, motores del crecimiento

No hay democracia con presos políticos y desaparecidos

La situación de las finanzas públicas del país

Pulso económico y financiero

Agenda de gobierno para Michoacán

Michoacán, entre la opulencia y la miseria, retos para candidatos

Apuntes sobre el presupuesto base cero

La economía mexicana camino a la recesión

De la intervención a la regulación estatal

La recuperación estadounidense golpea al peso

La defensa incondicional de las pensiones y jubilaciones en la UMSNH

A Peña Nieto se le cayó la economía

Las pesadillas presidenciales (segunda parte)

2014: Año de contrastes económicos y financieros

2014: Año de contrastes económicos y financieros 1

Señor rector Serna, le tomo la palabra

Aproximación crítica a El capital de Piketty

Por una reforma democrática en la Universidad Michoacana

A dos años, se cae Peña Nieto

Solidaridad con la caravana de Ayotzinapa

El precio del petróleo a pique

El precio del petróleo a pique

Actividad industrial en México

Iguala: la masacre perredista

Iguala: la masacre perredista

La política social en México

La política social en México

La Inversión Fija Bruta en México

Reprobado el gobierno de Peña Nieto

Presos políticos libres

Impacto en primer semestre de la Reforma Hacendaria

¿Y qué con el salario mínimo?

Ante la contrarreforma energética, la consulta popular

Los gigantes de la telecomunicación

Las leyes secundarias en Telecom no terminan con el monopolio

Libertad inmediata para Mireles y todos los autodefensas

Los retos del gobierno de Jara Guerrero

Asalto a la nación

¿Por qué no crece la economía mexicana?

¿Por qué no crece la economía mexicana?

La economía mexicana se mueve lentamente

Discusión sobre el salario mínimo

La polémica de la recesión económica

La falacia de la competencia económica

Por un primero de mayo combativo

Gabo y la insoportable enfermedad de la ternura

Continúa la desaceleración económica

Crisis financiera de la Universidad Nicolaita