Alejandro Vázquez Cárdenas
Islam, la violencia
Miércoles 25 de Noviembre de 2015
A- A A+

Desde hace muchos años no pasa prácticamente un solo día sin que no tengamos cuando menos una nota sobre un acto violento relacionado con el Islam en algún lugar del mundo. La lista es muy extensa: cotidianos incidentes mortales en la Franja de Gaza, atentados en Uzbekistán, múltiples asesinatos en Nigeria por el sanguinario grupo islámico Boko Haram, sentencias de lapidación a una mujer por un supuesto adulterio, fatwa en contra de un escritor por \"faltarle al respeto\" al Islam, las Torres Gemelas, Bali en 2002 con más de 200 muertos, la mayoría turistas, Estación de Atocha en Madrid en 2004, el Metro de Londres en 2005, el vuelo 103 de Pan Am en Lockerbie con más de 250 pasajeros muertos, el avión ruso de Metrojet hace unas semanas en Egipto, con 224 persona a bordo y así podemos mostrar una larga, muy larga lista de sangrientos atentados del Islam radical.
El viernes 13 de noviembre es una fecha que vivirá en la infamia para Francia y el resto del mundo civilizado, cuando un grupo de fanáticos del Islam pertenecientes al criminal grupo ISIS, en un acto coordinado, asesinaron a 129 personas inocentes.
Semejante acto de extrema violencia contra civiles inocentes desencadenó una rápida reacción de solidario apoyo a toda Francia y a París en lo particular por parte de prácticamente todo el mundo civilizado. Y digo prácticamente todo el mundo pues fue notorio que existió un pequeño pero ruidoso grupo, ese que mayoritariamente se identifica con la izquierda más primitiva, que sacando a flote sus más cavernarias y deleznables fobias se dedicó a “justificar” o cuando menos matizar, abierta o veladamente, los asesinatos de inocentes perpetrados por el Islam radical. Algunos de esos comentarios eran notoriamente cargados de odio hacia lo que Francia representa, y ya de paso, incluían en sus insultos a Inglaterra, pero sobre todo a sus odiados Estados Unidos; otros de plano incluyeron en los insultos a todos los miembros de la OTAN.
Abundaron dentro de esta “invasión de imbéciles” (Umberto Eco dixit) justificaciones a ISIS, múltiples comentarios que evidenciaban una profunda estupidez y una sublime ignorancia geográfica e histórica en relación con el ancestral conflicto entre el Islam y Occidente. Los más lerdos llegaron a rebuznar como justificación: “Es que Francia atacó a Siria”, sin saber ni de qué estaban hablando.
La Jornada pontifica: “Las de Madrid, Nueva York, Londres y París son las matanzas que nos han mostrado. Las que ellos cometen, ¿dónde están?”. Y en El Financiero Pérez Gay responde: “La pequeña miseria, la gárgara fanática para aclarar la voz de la secta no condenan los atentados; a los editores de ese periódico les parece una de cal revolucionaria por las que van de violenta arena capitalista: para que vean lo que se siente”.
En México abundaron los indigentes intelectuales, saturados de rencor social, que se indignaron por la solidaridad con Francia alegando que en México también existían muertos por el terrorismo, olvidando en su infinita estulticia que lo uno no invalida lo otro. Dentro de estos especímenes encontramos a varios “analistas” y amanuenses de medio pelo, lamentablemente algunos en este diario.
Hay quienes pretenden establecer “escalas” y “comparaciones” porque esta es la forma que tienen para llamar la atención. Si logran minimizar la noticia que domina en un momento dado, han logrado su objetivo, poner su causa por encima de las otras. Razonan así: “Mi tragedia (los 43 de Ayotzinapa, los desaparecidos, los muertos por el narco, etcétera) es más tragedia que la tuya… tu causa es menos causa que la mía”. Nada más vil y despreciable que querer establecer un ranking de una tragedia humana.
Es evidente que amplias franjas de la izquierda en el mundo no incorporaron en su ideario los valores de la tolerancia, para ellos el que opina distinto siempre será el enemigo y, por lo tanto, algo que debe destruirse. De ahí que ese tipo de izquierda primitiva es capaz de identificarse con ópticas fundamentalistas, como las que sustentan el terrorismo. El director de Charlie Hebdo, Laurente Sourisseau, señala que ellos ya están “acostumbrados a la complacencia repugnante de algunos sectores de la izquierda con el terrorismo islamista”.
Cuidado con esa “izquierda”.
drvazquez4810@yahoo.com.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba