Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Cotidianeidades
Miércoles 25 de Noviembre de 2015
A- A A+

Los atentados de París, la caída del crecimiento económico pronosticada por la OCDE y el descomunal crecimiento de la deuda pública pueden obnubilarnos para observar lo cotidiano, lo que nos golpea diariamente. El desempleo, que según el Inegi repunta; la violencia, a pesar de las cifras del “nuevo comienzo”.
Cotidianamente enfrentamos múltiples desafíos. Quienes abordan diariamente el transporte público enfrentan accidentes, muchos atribuibles a violaciones al reglamento de tránsito de los choferes de combis y otros transportes. Igualmente, motociclistas o ciclistas violan flagrantemente el reglamento de tránsito. Claro, los automovilistas lo hacen peor.
Muchos medios y autoridades achacan a estas situaciones ignorancia, desconocimiento del reglamento de tránsito, abuso de todo tipo. Pero estas quejas rebasan las incidencias reales. Los automovilistas, motociclistas, ciclistas y peatones no leen, o no les importa su vida, o desdeñan el reglamento o son analfabetas funcionales, como muchos en México.
Este escribano conduce su automóvil diariamente, tanto hacia el trabajo como para llevar, sano y salvo al hijo a la UMSNH. Las preocupaciones más letales se circunscriben a taxistas, combieros, micros –lo que eso signifique–, ciclistas y automovilistas que jamás respetan su vida. No el reglamento. Simple y llanamente no les interesa vivir.
Al parecer, a combieros, taxistas, microbuseros y similares, automovilistas, motociclistas, bicicleteros, no les interesa mucho su vida. Incluso a corredores que van en el arroyo de vías como Camelinas y lo que antaño era el Periférico. He sabido de conocidos, además de haber visto a desconocidos, con horror, que han perdido la vida en esas vías.
El presidente municipal independiente heredó ingentes problemas, pero a poco más de dos meses de haber arribado al Ayuntamiento moreliano todavía no tiene brújula. Muchos anuncios mediáticos, sonrisas, discursos y una que otra onerosa contratación. La administración de Morelia no puede fincarse en supuestos ejemplos de otros estados.
Sin duda, la observación de acciones y resultados en diversos temas (seguridad, urbanización) en otras entidades ofrece un espejo sobre las carencias, inercias y problemas, pero pretender aplicar sin un diagnóstico local, propio, no conduce a nada. Las experiencias externas son importantes, su aterrizaje no puede ser acrítico.
En Michoacán, Morelia y ciudades medias importantes, se carece de una visión propia, analítica y crítica de los problemas. Sabemos de la urbanización caótica, la ausencia de planeación en el crecimiento urbano, la inseguridad que cotidianamente enfrentan los ciudadanos, el colapso de modelos urbanos que se consolidaron a pesar del caos.
Con todo, los gobiernos municipales han sido incapaces y omisos al administrar sus demarcaciones, simulan planes y programas de desarrollo urbano, favorecen la construcción caótica, promueven acciones inconexas con la movilidad de la población, benefician áreas de asentamientos pudientes y al automóvil.
Prácticamente todas las cabeceras municipales en la entidad presentan problemas urbanos urgentes. No se trata nada más de la urbanización caótica y la ausencia de planeación, sino también de la explotación sin límite de los recursos naturales, la presión poblacional, la construcción en áreas sensibles, la mercantilización del territorio.
Varios de los problemas cotidianos a los que aludimos están relacionados con el crecimiento urbano que atenta contra el bienestar colectivo e individual. Morelia es quizás el gran ejemplo, pero Zamora, La Piedad, Apatzingán, entre otras ciudades michoacanas, están pagando su cuota al cambio climático. Es necesario revisar los cimientos de la urbanización.
Obviedades. 1. Los politiqueros que escriben enjundiosos libros sobre Morelos, y quienes los alaban, por años han lucrado en las burocracias y antesalas de los gobiernos de cualquier color, traicionándolo cotidianamente; sus llamados a cumplir los ideales del héroe de la Independencia mexicana resumen hipocresía. 2. El “nuevo comienzo” presume mediáticamente del supuesto descenso en secuestros y otras cifras delincuenciales, pero las ejecuciones y los feminicidios continúan. Todos los días ejecutan y asesinan a mujeres. ¿Política y turísticamente es incorrecto declarar la Alerta de Género o da lo mismo, como en el Estado de México, donde el asesinato de mujeres continúa y la Alerta de Género es una simple nota mediática. 3. Guillermo Padrés, ex gobernador de Sonora, es buen ejemplo de ese PAN corrupto que añora la Presidencia de la República y busca hacer pactos perversos con el PRI para detener a AMLO. Manipuló a los dolidos sonorenses que perdieron a sus hijos en la Guardería ABC y jamás resolvió el atroz asesinato, se construyó una presa con dinero público para uso privado y después la destruyó, dejó a ese estado una deuda de 30 mil millones de pesos, de los que trece mil millones fueron favores a ayuntamientos y cuates, y el SAT descubrió que “perdonó” más de mil millones a cercanos, parientes, colaboradores y empresarios en impuestos federales. 4. De risa vergonzosa el discurso del imberbe Anaya, cuyo mayor sello político es el moche a diestra y siniestra, en el que afirma que al depredador Felipe Calderón lo extrañan los mexicanos, critica a AMLO e intenta deslindarse de su gran aliado en la corrupción, el PRI. 5. La broma de la semana. La actriz y diputada federal, Carmen Salinas, fue elegida consejera del PRI. 6. La realización del examen del Servicio Profesional Docente el domingo, parapetado en un fuerte dispositivo policiaco, podría arrebatarle al supuesto magisterio democrático uno de sus más preciados privilegios: la no evaluación y que nadie lo cuestione su dizque lucha social. El problema es qué nuevo privilegio se le está otorgando para evitar la confrontación, la amenaza de boicot y el marchómetro. 7. Efectivamente, como apunta El Quijote de este periódico, en la lista de los aspirantes a dirigir la CEDH salen sobrando más de la mitad, pero este escribano agregaría que a lo sumo cuatro personas tienen el perfil que esa instancia requiere; los demás destacan por chambistas, políticos hueseros, supuestas glorias del godoyismo, arribistas, ex funcionarios de universidades privadas y un largo etcétera de la politiquería moreliana. 8. La derecha festeja la derrota del kirchnerismo, ese raro desdoblamiento de una izquierda latinoamericana que se debate entre los modos de la derecha, el neoliberalismo, el castrismo, el chavismo y la nada. 9. Los atentados terroristas de París se están tornando en otra carnicería de Occidente contra miles de sirios que habitan el llamado Califato del Estado Islámico, mientras las amenazas (Bélgica) y los atentados (Malí) crecen. ¿Y dónde quedó el #TodossomosMalí, o es que nada más la civilización occidental blanca y cristiana importa? 10. La estupidez humana refrenda el vacío político al votar por “desarrollo personal” y “pobreza cero” del argentino Macri. Claro, el kirchnerismo tampoco tenía mucho que ofrecer.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”

Ayotzinapa o los jóvenes bajo sospecha

La política migratoria de EPN ¿Parteaguas?

¿La crisis perpetua?

Educación y suicidio

Una cultura de la violencia

¿Eso es todo?

Michoacán, entre el caos y la debacle financiera