Salvador Molina Navarro
Derecho a qué…
Ser mujer también es nuestra lucha
Martes 1 de Diciembre de 2015

En cuanto se concede a la mujer la igualdad con el hombre, se vuelve superior a él.

Margaret Thatcher, La Dama de Hierro

A- A A+

He vivido la mayor parte de mi vida en un seno familiar lleno de mujeres, a la muerte de mi padre, mi familia la conformaron mi madre y mi hermana –a quienes les reconozco gran parte de mis valores y de mi ideología en relación con la mujer–, así me identifique mucho con la lucha de la mujer en sus aspectos sociales, educativos, laborales, sentimentales; en fin, la mujer como persona humana que es, después llega a mi vida una mujer más, mi esposa, es otra gran mujer, soñadora, hermosa, capaz y luchadora, siguieron mis hijas, puras mujercitas. En el transcurso de mi vida profesional, haciendo un balance, la mayoría de mis superiores han sido mujeres, en sí, la vida me ha acercado mucho a este género, sé de la lucha de una mujer, la he vivido, la he sentido, la he sufrido, he acompañado a amigas, familia, compañeras de trabajo en su día a día.
Ahora sabemos de una diversidad de esfuerzos estatales, nacionales e internacionales existen dependencias municipales, estatales y federales para atender la lucha de una mujer, su problemática, ya no por la igualdad, sino por querer ser respetada como una persona humana, para no ser usada para fines del discurso político, para no ser un pretexto para arrojar resultados en programas políticos sociales, existe una gama inmensa de asociaciones civiles que atienden el tema, hay un movimiento mundial para acompañar a la mujer, protegerla, dotarla de oportunidad, existen en cada partido político espacios destinados a la mujer. Y para qué, con todo este esfuerzo económico, político y social, en teoría debemos estar ante un gran cambio en favor de la igualdad de género, de empoderamiento de la mujer, de respeto a la mujer.
Por favor, he vivido entre mujeres, muchas de ellas ni siquiera conocen los links de Internet para acceder a estas instituciones, ¿quién sabe, de todas mis querid@s lector@s que existe una página de Internet dedicada a proteger a las mujeres ?, ¿quién de mis lector@s sabe que existen tratados internacionales en el tema, leyes federales y estatales, programas de los tres niveles y órdenes de gobierno?, poc@s, ¿por qué no se sabe, por qué no llega a donde se necesita la información?, no es culpa de la mujer, es falta de enfoque a la difusión, nos creemos sabedores del hilo negro, estamos acostumbrados al bombo y al platillo cuando generamos un programa político social, cuando somos institución, cuando tenemos que sujetarnos a estadísticas y a comprobar gastos de dineros públicos. En pocas ocasiones ha importado el resultado real, el verdadero beneficio social, nuestros gobernantes son temerosos de que se les acabe el discurso; ¿qué pasaría cuando la mujer que llegue golpeada al Ministerio Público, más aún, a la Fiscalía especializada contra la violencia familiar, sea atendida con calidad y respeto, o de menos sea atendida?, sé del caso de muchas amigas que en esa oficina de nuestra Procuraduría General de Justicia les niegan el espacio, las desalientan, se burlan; ¿qué pasaría cuando al interior de un partido político en los espacios destinados a la mujer, las propias mujeres se dispongan a impulsar los mejores perfiles y no se preocupen por ver de cuál espacio pueden adueñarse por ser siempre las mismas las que encabezan –incluso, la mayor de las veces ni siquiera llegan a las mismas, se queda en la misma–¿, que en los espacios políticos de la mujer no se violenten los derechos de las propias mujeres, ¿qué pasaría si se ve la equidad de género como una propuesta seria para garantizar el desarrollo de la mujer y no como un dolor de cabeza que ha provocado solamente llenar espacios a regañadientes para poder cumplir con ese requisito y después armar un discurso sin compromiso real?; ¿qué pasaría si deja de investigar o divulgar quién es la esposa y quién es la amante de cierto funcionario y mejor se empieza a descalificar esa actitud y a señalar para que esas conductas no se repitan?; ante estos escenarios podremos hablar entonces de resultados concretos en favor de la igualdad de género, podremos decir que estamos avanzando en el camino a un ideal social y humano, incluso internacional, mientras sigamos viviendo una realidad dolorosa de la mujer en su sociedad, entonces no hay nada, no hay más allá de eventos sociales, de discursos políticos, de instituciones creadas, de leyes, convenios o tratados firmados y creados, no hay más allá de acciones que han perdido su enfoque y su esencia, que no son eficaces ni eficientes, de datos nulos.
La mujer debe verse no como un ser desprotegido, no como un sector violentado, la mujer debe verse como una persona humana, con capacidades, oportunidades, posibilidades y limitantes como todos, igualitos, no discriminemos más con posicionamientos errados, se necesitan programas sociales y políticos que ayuden a la mujer como persona, que se provoquen los resultados esperados, que se señale las deficiencias de los programas de gobierno, que se garantice el cumplimiento del sinfín de leyes y normatividades existentes, que se hagan sentir los beneficios generados, que se señale al partido político que violente la dignidad de la mujer como persona, aunque sea al interior mismo del espacio destinado a la mujer, que se pugne por una real y verdadera igualdad social y de género, que se señale al funcionario o funcionaria que actúe en contra de los derechos de las mujeres.
La mujer y su lucha es tarea de todos, es responsabilidad de todos respetar su esencia, reconocer e impulsar sus capacidades, facilitar su crecimiento, desaparecer un sentimiento de desigualdad, terminar con el acoso; es tarea de todos crecer como sociedad, es tarea de todos ser siempre, cada día una mejor persona, la igualdad de género para hombre y mujer, somos iguales e iguales debemos crecer, iguales debemos sentirnos y vernos, así lo expresó el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon .
Con esta columna, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer –25 de noviembre–, reconozco a la mujer como mi par y agradezco a la vida la oportunidad que me ha dado de caminar de su mano, de ser impulsado por grandes féminas a lo largo de mi vida y de mi profesión, en lo personal me comprometo a facilitar la victoria en esta tan grandiosa y justa lucha.
FB. Salvador Molina
Twitter: @SalvadorMolina_

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa