Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
VIH, tiempo, espacios y cuerpos
Miércoles 2 de Diciembre de 2015
A- A A+

La numeralia que desde el Centro Nacional de Atención del VIH Sida (Censida) se genera sobre los casos en México; en México una de cada tres personas con VIH no conoce su diagnóstico, la primera pregunta la difusión de la información no llega, no tiene el impacto o no ha generado la conciencia social de cuidado del cuerpo de la población.
Datos del Censida expresan que existen 124 mil 718 personas que viven con VIH y que conocen su estatus serológico (13 de noviembre de 2015). La meta que tiene México a través de sus estructuras de salud sexal es alcanzar para 2020 el diagnosticar a 171 mil (90 por ciento) de las personas que viven con VIH, una tarea difícil mas no imposible si se conecta con las organizaciones de la sociedad civil, si se realizan acciones de prevención y se genera un programa incluyente y responsable de acciones para el fortalecimiento de la salud sexual y reproductiva de la población clave.
En 2015 la Secretaría de Salud destinó 48 millones de pesos para la adquisición de pruebas rápidas de detección para mejorar la detección oportuna de las personas con VIH, con énfasis en poblaciones clave y vulnerables; el gran problema es que 48 millones podrán ser suficientes para la población clave y vulnerable; no obstante, se deja de atender a cientos de jóvenes o que no se acercan a tomar la prueba rápida o no están informados, en este sentido la política pública de información y difusión debe estar acompañada de un trabajo de transversalización de derechos humanos, no discriminación y de igualdad de género para que todos los jóvenes puedan ser beneficiarios de estos acciones públicas, sólo hay que recordar el número de personas jóvenes, entre los doce y 29 años que viven en México, más de 32 millones.
Por otro lado, y es importante destacar el apoyo que el gobierno federal otorga a las organizaciones financiando proyectos de inversión social, así, durante 2015 se han financiado 22 proyectos operados por OSC para la detección comunitaria con pruebas rápidas en poblaciones clave, por un monto de 19.4 millones de pesos. Para fortalecer el trabajo para el desarrollo y conciencia social de las poblaciones de jóvenes, hombres que tienen sexo con hombres, usuarios de drogas inyectables, desde 2013 se instauró el último viernes de noviembre como el día nacional de la prueba de VIH, en Michoacán las autoridades de salud han salido a la plaza pública a promover las pruebas rápidas.
Toda vez que el tema de la sexualidad aún es un tabú, aquellas personas piensan que hacerse la prueba rápida de VIH constituye un ejercicio para asomar su sexualidad al escrutinio social, la verdad es que no es así, las autoridades de salud son responsables y mantienen el secreto y sigilo de las mismas, por lo que se considera que todas las personas con relaciones sexuales deben hacerse la prueba de VIH por lo menos una vez en la vida, esto incluye a mujeres y hombres, incluye a intersexuales y a transexuales que forman parte de lo que es la orientación sexual.
Pero por otro lado, hay un segmento de población, que ya lo mencioné arriba, que son las denominaciones sociales o categorías sociales de hombres que tienen sexo con hombres, mujeres trans, trabajadores del sexo comercial (concepto acuñado en la CNDH) y personas que utilicen drogas inyectables (incluyendo esteroides, hormonas o silicón) se deben realizar la prueba por lo menos cada seis meses.
Bien conocemos que hemos impulsado el trabajo para aminorar la violencia de género, sobre todo trabajando el modelo de atención a las nuevas masculinidades, no obstante, cuando hablamos de las diferentes dimensiones de la violencia (física, verbal, patrimonial, psicológica y sexual) y si la violencia se generó una violencia sexual, y si derivado de la misma se le ha diagnosticado con alguna infección de transmisión sexual, como sífilis o lesiones por Virus del Papiloma Humano (VPH) o con tuberculosis o hepatitis C debe realizarse la prueba de VIH, esto es fundamental para mejorar la condición y calidad de vida de la paciente o del paciente.
La prueba también debe ofertarse entre las mujeres que planean embarazarse y mujeres embarazadas deben realizarse la prueba dos veces durante el embarazo, recordemos que la lecha materna también está cargada de VIH.
Según el Censida, en México el tratamiento antirretroviral es de acceso universal y gratuito desde 2003, y su inicio debe ser lo más pronto posible, con énfasis en mujeres embarazadas. El tratamiento antirretroviral normaliza la sobrevida de las personas con VIH y disminuye el riesgo de transmisión del virus en un 96 por ciento, por lo que es parte fundamental de la respuesta rápida para acabar con el Sida. La meta para 2020 es que el 81 por ciento de las personas con VIH estén en tratamiento (153 mil 900 personas para 2020).
En México, según datos del Censida, el número de personas en tratamiento antirretroviral aumentó un diez por ciento en 2014 (de 88 mil 673 diciembre de 2013 a 97 mil 541 en diciembre de 2014). Se ha duplicado el número de personas en tratamiento ARV en la Secretaría de Salud en los últimos cinco años (de 35 mil 749 en septiembre de 2010 a 71 mil 286 en septiembre 2015), 103 mil 726 personas tenían acceso al tratamiento antirretroviral (junio, 2015), dos de cada tres personas con VIH en tratamiento antirretroviral se atienden en alguna de las 137 unidades de la Secretaría de Salud, siendo 72 mil 778 personas en tratamiento antirretroviral en la Secretaría de Salud (21 de noviembre de 2015).
En México, al día de hoy y de conformidad con datos del Censida, existen 394 unidades médicas especializadas para la atención de personas con VIH en el Sistema Nacional de Salud y 218 unidades para los casos pediátricos. En la Secretaría de Salud, al cierre 2015, estarán operando 138 servicios especializados en atención del VIH (Capasits y SAI) en los que se oferta el tratamiento antirretroviral.
Por otro lado y gracias a los acuerdos internacionales, se ha disminuido el costo promedio anual por tratamiento en la Secretaría de Salud de 75 por ciento en los últimos doce años (de 37 mil pesos en 2015 a 150 mil pesos en 2003), de ahí que seguimos pensando que es más importante asignar recursos a la prevención para evitar los gastos catastróficos que genera la atención del VIH Sida.
Si bien las y los niños son el interés superior del Estado, actualmente existen mil 898 niñas y niños menores de 18 años en tratamiento en la Secretaría de Salud, principalmente en Veracruz, Chiapas y Tabasco.
A finales del 2014 únicamente el 34 por ciento de las personas con VIH tenían carga viral indetectable.
Otro acierto del Sector Salud es que la guía de manejo antirretroviral de las personas con VIH se encuentra en constante revisión con el fin de mantener las recomendaciones más actualizadas y prescribir tratamientos antirretrovirales cada vez más efectivos y con menos efectos tóxicos. No obstante, la tasa de mortalidad por Sida no ha disminuido como se esperaba, por ello es necesario es necesario intensificar las acciones de detección oportuna, vincular a la personas detectadas con VIH a los servicios de atención, así como mejorar la retención y adherencia terapéutica.
Mucho por hacer, aquí ni las organizaciones para la atención, para la prevención o para la atención especializada de mujeres viviendo con VIH Sida, o para evitar la discriminación son suficientes, las personas que viven con VIH Sida deben sumarse a la respuesta inmediata al VIH Sida. Con información del Sector Salud.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria